Lufthansa condena al B747-400 (y seguramente al A380 también)

La crisis obliga a Lufthansa a dejar de operar la mitad de su flota, y entre los modelos que quedarán apartados se encuentran el B747-400 y el A340-600

La grave crisis financiera obliga a Lufthansa a tomar las mismas medidas que otras grandes aerolíneas: ajustar su flota y dar de baja aquellos aviones que consumen más combustible y provocan más emisiones.

El grupo alemán anunció que se desprenderá de 150 unidades de pasillo doble, y simplificará la variedad de modelos de 14 a ocho tipos.

Lufthansa cuenta con B747-400. Foto Oliver Rösler-Lufthansa
Lufthansa cuenta con B747-400. Foto Oliver Rösler-Lufthansa

Otro adiós a la Reina de los Cielos

Entre los caídos en desgracia se encuentran algunos gigantes de cuatro motores como los cinco B747-400 de la aerolínea germana y los 17 A340-600 que vuelan para el grupo.

En concreto, además de estos aviones, el conglomerado de Lufthansa (que también incluyen a Austrian Airlines, Brussels Airlines, Lufthansa Cityline y Swiss) dejará de volar con los B767-300 y los B777-200 entre los modelos de Boeing, los A330-20, A340-300 entre los de Airbus y los veteranos MD-11F.

Los A340-600 también serán retirados. Foto Oliver Roesler-Lufthansa

Lufthansa dejará de volar los veteranos B747-400, pero salva la vida a sus B747-8, la versión más moderna de los Jumbos

El Jumbo más moderno se salva

Lufthansa sí salva la vida a los B747-8, los modelos más nuevos de los Jumbo, de los que tiene 10 unidades activas y nueve aparcadas, según los registros de Airfleets.

Los anuncios de los recortes se realizaron cuando se presentaron los resultados anuales, que revelaron pérdidas por 6.725 millones de euros al grupo.

Los 747-8 sí seguirán en la flota de Lufthansa. Foto Lufthansa

El A380 en un limbo

La duda es qué pasará con los A380. Lufthansa cuenta con 12 aviones de este tipo aparcados en Fráncfort y Múnich, de los que seis ya habían sido señalados para ser retirados antes de 2022, fecha inicial para su jubilación.

Pero con gran parte de los vuelos paralizados por la pandemia, es muy improbable que estos gigantes de cuatro motores vuelvan a estar bajo las órdenes de Lufthansa en los próximos años.

El destino del A380 es incierto. Foto Lufthansa

Esperando los nuevos modelos

Más que hablar de recortes, los directivos de Lufthansa prefieren recurrir a la figura de ‘actualización’, porque recuerdan que seguirán operando los B777-300 y los A350-900.

Además tienen pendientes de recibir los modernos B787-9 Dreamliner y a 20 unidades del B777X, el bimotor más largo del mundo, que probablemente llegue para el 2023.

Lufthansa espera la llegada del B777-9 para el 2023. Foto Boeing

La compañía esperaba contar con este avión durante el año pasado para presentar su clase business, proyecto que quedó en papel mojado con la irrupción de la pandemia.

A pesar del retraso en la llegada del B777X, Lufthansa presentará su nueva clase business en el 2021

Sin embargo la aerolínea alemana aseguró que la flamante clase estará operativa el año que viene, con nuevos asientos, una disposición alterna que permitirá que todos los pasajeros tengan acceso al pasillo, y con más espacio en cada plaza.

a.
Ahora en portada