Los proyectos más insólitos para el avión más grande de la historia

Desde competidor del A380 a lanzadera de cohetes: cada tanto la compañía Antonov presenta planes para terminar de construir el segundo An225-Mriya

La estructura inconclusa de un segundo Antonov An-225 Mryia espera que algún día pueda ver la luz como un nuevo avión. Estamos hablando de la aeronave más grande y pesada jamás construida, un mastodonte de seis motores y 32 ruedas del que solo hay una unidad que pueda volar.

Este avión se construyó a principios de la década de los ’80, cuando la Unión Soviética necesitaba trasladar las fases del cohete Buran.

Producto de la Guerra Fría

El primer y único An-225 voló en 1988, y un par de años después la URSS colapsó. Este avión quedó en poder de Ucrania, donde muy de vez en cuando realizaba operaciones de transporte a gran escala, desde llevar tanques de guerra a generadores de electricidad o locomotoras.

El primer y único An-225 voló en 1988, y un par de años después la URSS colapsó. La segunda unidad quedó inconclusa en Ucrania.

Con la irrupción de la pandemia la demanda logística tuvo al An-225 como uno de sus inesperados protagonistas. Era la oportunidad perfecta para el gigantesco avión, que puede transportar hasta 250 toneladas de equipos en un solo vuelo.

La estructura inconclusa de un segundo Antonov An-225 Mryia espera que algún día pueda ver la luz como un nuevo avión. Estamos hablando de la aeronave más grande y pesada jamás construida, un mastodonte de seis motores y 32 ruedas del que solo hay una unidad que pueda volar.
El único Antonov An-225 aterrizando en el aeropuerto de Hostomel, en Ucrania. Foto Wikipedia

Nuevos planes de resurrección

Con esta súbita demanda la compañía Ukr Oboron Prom, matriz de la firma Antonov reflotó los planes para buscar inversores que estén interesados en terminar la segunda aeronave, que desde la caída de la Unión Soviética quedo sin terminar.

Según su propietaria el avión está construido en un 70%. Ya están el fuselaje y las alas, pero le faltan sus componentes vitales: los motores, los sistemas de navegación, los trenes de aterrizaje, la cabina, etcétera.

Algunas de estas piezas pueden ser tomadas de su hermano menor, el An-124, pero otras tienen que ser fabricadas desde cero.

En búsqueda de inversores

Representantes de la compañía, que depende del estado ucraniano, participaron de la feria Aero India 2021, la mayor reunión de fabricantes de defensa aeroespacial de Asia, que se realizó entre el 3 y el 7 de febrero.

Todavía no se sabe si las gestiones tuvieron buen resultado, pero esta es una de las periódicas iniciativas de Antonov para poder sacar a este elefante blanco de su letargo.

Anna Aero recopiló las principales propuestas que Antonov tuvo sobre la mesa para poder terminar el segundo An-225, algunas imposibles de llevar a la práctica.

La estructura inconclusa de un segundo Antonov An-225 Mryia espera que algún día pueda ver la luz como un nuevo avión. Estamos hablando de la aeronave más grande y pesada jamás construida, un mastodonte de seis motores y 32 ruedas del que solo hay una unidad que pueda volar.
El An225 tiene seis motores y necesita 32 ruedas para aterrizar y despegar.

Lanzadera de cohetes

Uno de los primeros planes para el segundo An-225 fue ser usado como plataforma de lanzamiento de cohetes, como hace Virgin con su Cosmic Girl.

Este era el programa Mask, que fue arrastrado al olvido tras la disolución de la URSS en 1991.

Dos años más tarde diferentes compañías de Rusia, Alemania y Reino Unido tuvieron en cuenta al gigantesco avión para programas espaciales.

Y de hecho las alas, que totalizan una envergadura de 88,4 metros, se trasladaron desde Tashkent (Uzbekistán) a Kiev, pero nunca fueron montadas.

Competidor contra el A380

En el 2010, tres años después del vuelo inaugural de A380, un comunicado de prensa de Antonov afirmó que la compañía proyectaba un avión de pasajeros que pueda competir con el cuatrimotor de Airbus.

En 2010 la compañía Antonov aseguró que el An-225 podía ser un competidor del A380, con un modelo capaz de transportar hasta 715 pasajeros

Se pensaba en una aeronave capaz de transportar entre 605 y 715 pasajeros. Pero como el primer An-225 ya estaba operando en el sector logístico, era la oportunidad para terminar de construir la segunda aeronave. Pero nadie se interesó por el proyecto.

La estructura inconclusa de un segundo Antonov An-225 Mryia espera que algún día pueda ver la luz como un nuevo avión. Estamos hablando de la aeronave más grande y pesada jamás construida, un mastodonte de seis motores y 32 ruedas del que solo hay una unidad que pueda volar.
Comparativa de tamaño de los mayores aviones de la historia. Foto Wikipedia

Transporte de Putin

Al año siguiente el ministerio de Defensa ruso se mostró interesado en el Myria, y el 1 de abril de 2013 Antonov anunció que el segundo An-225 se construiría para servir como avión presidencial.

Pero dado que hay pocos aeropuertos del mundo que pueden recibir a esta aeronave, y que además paraliza el tráfico aéreo por 15 minutos por la perturbación del aire que causa, es inviable para el transporte de pasajeros o de mandatarios.

El futuro frustrado en China

Los planes más serios para revivir al segundo avión fueron mantenidos en 2016 con la compañía de Hong Kong AICC, subsidiaria de AVIC, la corporación de la industria de la aviación de China.

La idea era transformar el An-225 en una plataforma comercial de lanzamiento de satélites. Incluso la sociedad hongkonesa quería ir más allá del avión inconcluso, aspiraba a crear una flota de 1.000 unidades inspiradas en ese modelo.

Pero la cesión de los derechos del diseño y otros desacuerdos paralizaron los proyectos. A la larga, la AICC se disolvió al año siguiente de la firma de los acuerdos.

La estructura inconclusa de un segundo Antonov An-225 Mryia espera que algún día pueda ver la luz como un nuevo avión. Estamos hablando de la aeronave más grande y pesada jamás construida, un mastodonte de seis motores y 32 ruedas del que solo hay una unidad que pueda volar.
Su operatividad como avión de pasajeros es muy limitada.

Desilusión y nuevo entusiasmo

En abril de 2020, el anterior CEO de Antonov Oleksander Donets tiró la toalla y dijo que terminar el segundo An-225 era inviable. A un coste mínimo de 332 millones de euros, y con menos de 20 vuelos logísticos anuales, los números no cuadran por ningún lado.

Pero el ministerio de Industria ucraniano aseguró que gobierno de Turquía estaba interesado en el avión para sus fuerzas armadas, parte de las negociaciones mantenidas por ambos estados el año pasado.

Con la llegada de Sergyi Bychkov al máximo puesto en Antonov, la compañía busca, una vez más, insuflar vida al segundo An-225, cuya estructura hace décadas que duerme en un hangar en Kiev.

a.
Ahora en portada