KLM: su revolucionario avión con forma de V comienza a volar

El innovador diseño del Flying-V es más que un proyecto: el prototipo desarrollado por KLM y TU Delft realiza con éxito su primer vuelo de prueba

En octubre del año pasado, en coincidencia con su centenario, KLM presentó un innovador modelo de avión con forma de V. Muchos creían que el proyecto quedaría guardado en un cajón, pero el primer prototipo es una realidad. Y vuela de maravillas.

El Flying-V es desarrollado por la aerolínea neerlandesa con la compañía TU Delft, y cuenta con el patrocinio de otros gigantes como Airbus.

El primer vuelo

En una base aérea de Alemania los ingenieros de estas empresas probaron el modelo a escala que pesa 22,5 kilos, de tres metros de largo y con una envergadura de 2,76 metros.

El Flying-V pudo despegar y girar sin problemas. Foto: TU Delft.
El Flying-V pudo despegar y girar sin problemas. Foto: TU Delft.

El avión con forma de V podría consumir un 20% menos de combustible que un A350, gracias a su mejor diseño aerodinámico

El vuelo se realizó sin problemas. El líder del proyecto, Roelof Vos confesó que una de las preocupaciones era que la aeronave a escala tenga problemas con el despegue, ya que los modelos informáticos habían detectado que podría tener dificultades para realizar los giros.

“La única manera de conocer el sabor de un pudding es probándolo”, dijo Vos. Y con alivio comprobó que el avión podía girar en la etapa del despegue a una velocidad de 80 km/h.

Puntos a mejorar

El equipo tuvo que cambiar el centro de gravedad de la pequeña aeronave y preparar una mejor antena para el control remoto.

Y entre los puntos a mejorar se encuentra el aterrizaje, que fue demasiado abrupto para lo que se esperaba.

El modelo a escala pesa 22 kg y mide tres metros de largo. Foto: TU Delft
El modelo a escala pesa 22 kg y mide tres metros de largo. Foto: TU Delft

Ahorro en el consumo

Gracias a su forma de V este avión podría ahorrar un 20% de combustible comparado con un A350, gracias a que su diseño aerodinámico es un 15% más eficiente.

El proyecto contempla que los 314 pasajeros, así como la carga y los tanques de combustible se ubiquen en las alas. O sea, es un avión sin fuselaje central.

Puede usar cualquier aeropuerto

Pese a no ser tan largo como estos bimotores de Airbus (65 metros frente a 66,89 metros) el avión tendría una envergadura parecida, lo que le permitirá, según explicó la compañía en un comunicado “utilizar la infraestructura existente en los aeropuertos”.

La idea es que el Flying-V pueda transportar a 314 pasajeros. Foto: TU Delft
La idea es que el Flying-V pueda transportar a 314 pasajeros. Foto: TU Delft

El director del proyecto considera que el diseño de tubo de los actuales aviones ha llegado a una meseta en términos de eficiencia energética

El diseño en forma de tubo de las aeronaves “ha llegado a una meseta en términos de eficiencia energética”, había dicho Vos en la presentación de octubre.

De ahí el nuevo diseño que permite crear “sinergias entre el fuselaje y el ala”. Según explicó, el fuselaje contribuye a la elevación del avión y crea menos resistencia aerodinámica.

KLM había presentado al innovador modelo en su fiesta del centenario. Foto: TU Delft
KLM había presentado al innovador modelo en su fiesta del centenario. Foto: TU Delft

Los próximos pasos

El próximo paso para este proyecto es que el modelo a escala pueda ser impulsado por combustibles más sostenibles, como el hidrógeno líquido.

También seguirán las pruebas en el exterior así como en el túnel del viento, para avanzar a un modelo que pueda liderar la revolución en la aviación.

a.
Ahora en portada