Francia corta las alas a los vuelos de corto radio

El parlamento francés quiere vetar los vuelos que puedan ser cubiertos por tren en dos horas y media, una estrategia para reducir las emisiones

La medida salva a algunas de las rutas más transitadas de Francia, como la de París con Marsella, Tolouse y Niza

La avanzada del gobierno de Emmanuel Macron para recortar las emisiones tiene al sector aéreo como nuevo campo de batalla.

Los legisladores franceses aprobaron una iniciativa para prohibir aquellos vuelos domésticos que puedan ser cubiertos en tren en menos de dos horas y media.

Una medida edulcorada

En concreto el volumen de rutas afectadas es más simbólico que efectivo, porque implica que dejen de operar cinco conexiones sobre un total de 108 tramos que había antes de la pandemia, precisa One Mile at a Time.

La medida salva a algunas de las rutas más transitadas de Francia, como la de París con Marsella, Tolouse y Niza

Si avanza esta propuesta Air France y otras aerolíneas regionales francesas como Hop y Transavia dejarán de volar entre París-Orly y las ciudades de Burdeos, Nantes, Rennes y Lyon; y entre esta última y Marsella.

La medida salva a algunas de las rutas más transitadas de Francia, como la de París con Marsella, Tolouse y Niza
Air France se compromete a reducir sus vuelos domésticos un 40%. Foto Air France

Esta iniciativa es una versión suavizada de la propuesta del panel de expertos convocados por Macron, que sugería recortar aquellos vuelos que puedan ser cubiertos por cuatro horas de tren.

Pero desde el Palacio del Elíseo rechazaron esa idea. Según el ministro de Transportes, Jean-Baptiste Djebbari, esto habría aislado a varios territorios del país, sobre todo los ubicados cerca del Macizo Central, en la franja sur del país.

Las grandes rutas se salvan

Cabe recordar que con el veto de las dos horas y media se salvan las grandes rutas del espacio aéreo francés: las conexiones entre París y las ciudades de Tolouse, Niza, Marsella y Burdeos representan al 55% del tráfico aéreo, con más de un millón de pasajeros anuales, indica un estudio de Euroactiv.

Este veto también exime a los vuelos que entran y salen en el aeropuerto de París-Charles de Gaulle, usado para las conexiones internacionales.

La medida salva a algunas de las rutas más transitadas de Francia, como la de París con Marsella, Tolouse y Niza
Vistas del aeropuerto de Paris Orly. Foto Wikipedia

Rescate con condiciones

Los objetivos ambientalistas de la administración de Macron fueron clave para el rescate de la aerolínea Air France: el gobierno destinó 7.000 millones de euros a la compañía a cambio de una serie de medidas, como la reducción de los vuelos domésticos.

Air France anunció que reducirá un 40% de sus vuelos domésticos antes de fin de año

El director ejecutivo del grupo Air France-KLM, Benjamin Smith, había anunciado que la compañía francesa reducirá sus rutas domésticas un 40% antes de que termine el año.

Vigilia sobre los trenes

Francia tiene una de las redes ferroviarias más modernas del mundo, con 2.734 km de tendido de alta velocidad, el 4º más extenso del planeta.

Sin embargo la asociación de consumidores UFC-Que Choisir (que avala la prohibición de vuelos de hasta cuatro horas) advirtió a los legisladores que vigilen que la compañía de ferrocarriles estatales SNCF no aproveche la situación para inflar sus precios u ofrecer un servicio de peor calidad, informa The Guardian.

Otros vetos a los vuelos cortos

La iniciativa francesa es similar a la que puso en marcha Austria, que exigió a Austrian Airlines que deje de operar la ruta Viena-Salzburgo y que a cambio se refuercen los servicios ferroviarios entre ambas ciudades.

La medida salva a algunas de las rutas más transitadas de Francia, como la de París con Marsella, Tolouse y Niza
Solo cinco rutas serían dadas de baja si prospera esta iniciativa. Foto Air France.

Además las ayudas estatales a la compañía tenían como contrapartida reducir las emisiones en los vuelos domésticos a la mitad para el 2050.

En los Países Bajos los legisladores votaron por prohibir los vuelos entre Ámsterdam y el aeropuerto de Bruselas, separados por 150 kilómetros, pero como violaba los acuerdos de libre tránsito de la Unión Europea, quedó sin aplicar.

Sin embargo, la aerolínea KLM lanzó varias campañas en la que sugiere a sus pasajeros que no tomen sus aviones para trayectos cortos, y que se dedican por la opción más ecológica de viajar en tren.

a.
Ahora en portada