El vuelo más largo del mundo regresa con un nuevo récord

Singapore Airlines vuelve a operar la ruta desde Singapur a Nueva York, y en esta oportunidad el maratónico recorrido será un poco más largo

Singapore Airlines, contra viento y marea, volverá a operar el vuelo más largo del mundo, que conecta a esta ciudad-estado con Nueva York. Pero tendrá un cambio.

Hasta el 23 de marzo, cuando por la expansión de la pandemia la compañía suspendió sus vuelos internacionales, la aerolínea llegaba al aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey, tras realizar una ruta de 15.343 kilómetros.

Unos kilómetros más

A partir del 9 de noviembre, según anunció la línea aérea, los Airbus de Singapore Airlines aterrizarán en el aeropuerto JFK, en el ejido urbano de Nueva York, que se encuentra un poco más lejos: 15.347,5 kilómetros.

Al vuelo más largo del mundo ahora Singapore Airlines tendrá que incrementar un par de kilómetros más por el cambio de aeropuerto

Es una diferencia imperceptible para pasajeros y tripulantes, pero los amantes de las estadísticas no dejarán de advertir que el vuelo más largo del planeta cuenta con un par de kilómetros adicionales de recorrido.

Singapore Airlines vuelve a batir el récord del vuelo más largo del mundo. Foto: Singapore Airlines
Singapore Airlines vuelve a batir el récord del vuelo más largo del mundo. Foto: Singapore Airlines

Un viaje demasiado largo

El tiempo de duración será igual de agotador, a menos de que uno tenga la oportunidad de viajar en las lujosas butacas de la clase business.

El viaje de ida hacia EEUU insume unas 18,05 horas, y el regreso al Sudeste Asiático se extiende por 18,40 horas.

Si se produce esta diferencia se debe a que los aviones aprovechan la ‘autopista aérea’ que crean los chorros de aire de este a oeste, lo que permite reducir los tiempos de viaje notablemente.

Lo llamativo es que por la diferencia horaria el vuelo desde el aeropuerto de JFK al de Chiangi llegará dos días después de la partida.

Los A350 de Airbus de ultra largo radio

Los vuelos, como antes, serán operados por los A350-900 ULR, acrónimo de Ultra Largo Rango; aeronaves adaptadas para trayectos que pueden superar los 15.000 kilómetros.

Singapore Airlines prevé que los vuelos tendrán un incremento del transporte de mercancías, y posiblemente un importante descenso de pasajeros

Estos Airbus presentan una distribución de 187 plazas en clase económica, 24 en la económica premium y 42 en la clase business, cuyos asientos pueden inclinarse 180 grados y convertirse en una cama.

La comodidad de la clase business en el A350-900. Foto Singapore Airlines
La comodidad de la clase business en el A350-900. Foto Singapore Airlines

Más carga y menos pasajeros

La aerolínea sabe que está frente a una apuesta arriesgada: por la pandemia los ciudadanos de casi todo el mundo tienen la entrada prohibida a Singapur.

Solo pueden cruzar la frontera los residentes, los que hayan obtenido una visa de trabajo o estudios, o los viajeros de países como Australia, Brunei, Nueva Zelanda y Vietnam.

A lo sumo los ciudadanos de algunas provincias chinas, así como de Malasia, Japón y Corea del Sur pueden entrar si son invitados por una compañía de Singapur.

Ante esa situación los directivos de Singapore Airlines reconocieron que los vuelos tendrán un incremento de su volumen de carga, sobre todo de equipamientos médicos, de productos comprados por comercio electrónico y de firmas tecnológicas, dijeron en un comunicado.

a.
Ahora en portada