El Tinder del aire: vuelos a ninguna parte para encontrar el amor

La compañía taiwanesa EVA Air organiza citas rápidas en sus vuelos a ninguna parte

Ya tiene experiencia en vuelos a ninguna parte, como el que organizó el pasado agosto y que tuvo como protagonista uno de sus aviones totalmente customizado con Hello Kitty, pero la aerolínea taiwanesa EVA Air ha decidido ir un paso más allá. Así, a los vuelos panorámicos para observar el paisaje en Australia o los de carácter religioso que rodean lugares pagodas y monasterios en Tailandia, se suman los de citas rápidas.

Con el nombra de ‘¡Vuela, el amor está en el aire!’ el programa desarrollado por EVA Air y la compañía de experiencias Mobius ofrece vuelos circulares para que personas sin pareja puedan conocer al amor de su vida a 9.000 m de altura.

El amor está en el aire

Con tres únicas fechas, los días de Navidad, Nochevieja y Año Nuevo, estos vuelos de alrededor de tres horas de duración que tienen el Aeropuerto Internacional Taoyuan de Taipei como punto de origen y destino, ofrecen el entorno perfecto para que personas sin pareja entablen contactos y, quién sabe, que surja el amor.

Además del vuelo de tres horas, la experiencia incluye una cita en tierra

“Cuando hombres y mujeres solteros viajan, además de disfrutar del viaje en sí, es posible que deseen conocer a alguien, como en una escena de una película romántica”, explicó a CNN Chiang Tsung-Wei, portavoz de You and Me, la división de citas rápidas de Mobius.

Durante el vuelo se animará a conocer a los otros viajeros mientras se degustan las propuestas culinarias del chef Motoki Nakamura, galardonado con tres estrellas Michelin y colaborador habitual de EVA Air.

Azafatas de Cupido

Si hay algún match -como sucede en la popular red social de citas cuando dos personas manifiestas su interés mutuo- las parejas pueden pasar más tiempo juntas ya que la propuesta incluye una cita de dos horas en tierra.

Los vuelos ofrecerán diferentes perspectivaas de Taiwán. Foto Thomas Tucker | Unsplash
Los vuelos ofrecerán diferentes perspectivaas de Taiwán. Foto Thomas Tucker | Unsplash

Cada uno de los viajes será diferente; así, mientras el de Navidad se seguirá de una cita para el té de la tarde una vez aterrizados en Taipei, el de Nochevieja ofrecerá la cena antes de embarcar en el avión, donde se compartirá el momento de las campanadas. El vuelo de Año Nuevo coincidirá por su parte con el desayuno, quién sabe si para empezar 2021 con una nueva pareja.

Además, mientras los vuelos diurnos sobrevolarán la costa este de Taiwán, pasando sobre las cadenas montañosas que se extienden desde la ciudad de Hualien, en el norte, hasta Taichung, en el sur, los nocturnos permitirán ver desde el aire la costa occidental de la isla y las ciudades brillando en la oscuridad.

La compañía de citas busca personas «solteras», «serias» y de perfiles similares para garantizar el éxito de las citas

Parejas por sorteo

A diferencia de los vuelos tradicionales, los asientos no son automáticamente asignados ni se pueden escoger sino que los organizadores determinarán las parejas por sorteo. En caso de que no haya feeling, siempre se pueden levantar -siempre llevando mascarillas- para charlar con otros viajeros.

Los tres itinerarios, señalan desde Mobius, terminarán con una sesión de ‘confesiones’ donde los participantes revelarán si encontraron o no a ese alguien especial.

Cada vuelo tiene capacidad para entre 32 y 40 personas -mitad hombres y mitad mujeres- y, según la web de Mobius, deben ser solteros con título universitario o superior y residencia permanente registrada en Taiwán. Ni siquiera así es fácil conseguir una plaza. La actividad tiene un precio desde 8.388 yuanes taiwaneses (247 euros al cambio) y todas las plazas para el primero de los vuelos, el de Navidad, están ya agotadas, con más de 400 solicitudes para esa salida.

Escoger a los participantes correctos, según Chiang, es la clave del éxito de esta iniciativa: “Además de reunir a participantes con suficiente poder adquisitivo, también atrae a un grupo de personas solteras que aman viajar”. Compartir valores, a su juicio, ayuda a romper el hielo y facilita que tengan más fácil entablar conversaciones.

Los primeros 40 asientos se vendieron en una semana; ya están abiertos los plazos para comprar los siguientes vuelos.

a.
Ahora en portada