¿Llega el fin de jet lag?

La compañía Blackrock Microsystems desarrolla un dispositivo inalámbrico que regula los ritmos de reloj interno del cuerpo y destierra la fatiga tras los largos viajes en avión

Pero el ideal de viajes tan largos choca con una pared de cristal: el jet lag, esa sensación de agotamiento, malestar físico y sueño (mucho sueño) producto de tantas horas volando y haber cruzado a toda velocidad diversos husos horarios.

Más temprano que tarde los aviones comerciales podrán realizar vuelos de más de 20 horas sin escalas. El A350-900 ULR, con el que Qantas confía para su proyecto Amanecer, será una de las puntas de lanza de esta innovación tecnológica.

La pared de cristal

Pero el ideal de viajes tan largos choca con una pared de cristal: el jet lag, esa sensación de agotamiento, malestar físico y sueño (mucho sueño) producto de tantas horas volando y haber cruzado a toda velocidad diversos husos horarios.

Hay personas que se adaptan tras una siesta, otros prefieren llevar la resaca a cuestas hasta que llegue la hora de dormir, pero muchos necesitan un par de jornadas hasta poder recuperar el sueño y el bienestar físico.

Entre las numerosas iniciativas de la bioquímica para acabar con el jet lag llega una innovadora solución impulsada por la compañía estadounidense Blackrock Microsystems.

Pero el ideal de viajes tan largos choca con una pared de cristal: el jet lag, esa sensación de agotamiento, malestar físico y sueño (mucho sueño) producto de tantas horas volando y haber cruzado a toda velocidad diversos husos horarios.
El A350-900 de ultra largo radio de Singapore Airlines. Foto Airbus

El dispositivo salvador

Esta empresa, que trabaja con la Northwestern University, firmó un contrato con DARPA (Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa) por 27 millones de euros para desarrollar un dispositivo que ayude a recuperar el ritmo circadiano del cuerpo, el reloj interno que regula los cambios fisiológicos y mentales que transcurren durante una jornada.

El dispositivo NTRAIN aporta células con moléculas de aminoácidos llamados péptidos, que ayudan a estabilizar el equilibrio interno del cuerpo

El dispositivo NTRAIN (acrónimo de Normalización de la sincronización de los ritmos en las redes internas de los relojes circadianos) es inalámbrico, y lo que hace es generar moléculas con los aminoácidos que el cuerpo necesita para estabilizar su equilibrio interno.

Las moléculas necesarias

La idea es que el dispositivo aporte al cuerpo células que produzcan los mismos péptidos que el cuerpo produce para regular los ciclos del sueño.

Estas células manipuladas, al ser expuestas a la luz, “generan terapias con péptidos dosificados con precisión”, describe la compañía Blackrock Microsystems.

Pero el ideal de viajes tan largos choca con una pared de cristal: el jet lag, esa sensación de agotamiento, malestar físico y sueño (mucho sueño) producto de tantas horas volando y haber cruzado a toda velocidad diversos husos horarios.
El dispositivo ayuda a recuperar el ritmo del cuerpo en la mitad del tiempo. Foto Sammy Williams | Unsplash

De esta manera, en la mitad del tiempo habitual, el cuerpo humano puede recuperar el ritmo de su reloj interno y evitar los trastornos digestivos, dolores de cabeza, sensación de fatiga, insomnio y otros malestares asociados con los viajes en avión de muchas horas.

El dispositivo anti jet lag se proyecta, en un primer paso, para militares y socorristas. Pero si tiene éxito se expandirá a la población en general

«Estamos construyendo de manera efectiva el puente entre la biología y la bioelectrónica; el potencial es ilimitado. ¿Imagínese si podemos usar esta plataforma para tratar otros trastornos neurológicos?” se entusiasma Florian Solzbacher, cofundador y presidente de esa compañía tecnológica.

Primero para militares y socorristas

El programa de investigación tiene una duración de cuatro años y medio, y por lo pronto el primer público objetivo son los militares y socorristas.

Pero si tiene éxito, puede expandirse a la población en general, ya sea para los que realizan viajes de larga distancia como para los que trabajan muchas horas o en horarios irregulares, que a largo plazo puede afectar en la salud mental.

a.
Ahora en portada