El B747 del Señor de los Anillos está a punto de desaparecer. Pero puede ser rescatado

Los amantes de la aviación y seguidores de la saga de Tolkien unen fuerzas para evitar que el B747 que portaba la librea de la película de Peter Jackson sea desguazado

Una asociación de fanáticos de la aviación de Nueva Zelanda lanzó una convocatoria para rescatar de las fauces del desguace a un Jumbo emblemático por dos razones: fue el que llevó por el mundo la promoción de una de las películas del Señor de los Anillos, y es el último sobreviviente de los singulares B747-419.

Una asociación de fanáticos de la aviación de Nueva Zelanda lanzó una convocatoria para rescatar de las fauces del desguace a un Jumbo emblemático por dos razones: fue el que llevó por el mundo la promoción de una de las películas del Señor de los Anillos, y es el último sobreviviente de los singulares B747-419.

La asociación Bring Our Birds Home (Traigan nuestras aves a casa) ha realizado varios rescates de aviones cargados de historia en el mundo, pero con este Jumbo tienen una carrera contra el tiempo.

Carrera contrarreloj

Esta entidad realiza una doble convocatoria a los seguidores de la Reina de los Cielos y a los fanáticos del Señor de los Anillos.

Se necesitan 1,46 millones de euros antes del 9 de julio para comprar el avión, que se encuentra en el desierto de Roswell (Nuevo México), y llevarlo de vuelta a Nueva Zelanda.

La asociación Bring Our Birds Home necesita 1,46 millones de euros para comprar el B747 y llevarlo de vuelta a Nueva Zelanda

O a lo sumo, por lo menos buscan recaudar 590.000 euros para adquirir la aeronave, y ya se verá más adelante cómo hacen para trasladarla.

En los cinco días que llevan de campaña han obtenido menos de 20.000 euros de 466 donantes. El objetivo puede ser más duro de lo que se esperaba.

Una asociación de fanáticos de la aviación de Nueva Zelanda lanzó una convocatoria para rescatar de las fauces del desguace a un Jumbo emblemático por dos razones: fue el que llevó por el mundo la promoción de una de las películas del Señor de los Anillos, y es el último sobreviviente de los singulares B747-419.
El B747 con la librea del Señor de los Anillos. Foto Matt Taylor | Flickr

Uno de los cuatro B747-419

Esta aeronave, con matrícula ZK-NBV, debutó bajo Air New Zealand el 2 de noviembre de 1998 con el nombre de Ciudad de Christchurch.

Era uno de los cuatro B747-419 que han visto la luz, unidades diseñadas por Boeing exclusivamente para esta aerolínea. Los otros tres ya fueron desguazados, y a este le quedan pocas semanas de vida.

Promoción del Señor de los Anillos

El 13 de noviembre de 2002 fue revestido con la librea de la película Las Dos Torres, que la exhibió en los aeropuertos internacionales que aterrizaba.

Otros aviones de la compañía kiwi portaron la publicidad de gran formato de las películas de Peter Jackson, filmadas en la geografía de las dos islas neozelandesas. Inclusive la alianza llegó a los videos de seguridad que la aerolínea presentaba antes de despegar.

Este es el último de los cuatro B747-419 que Boeing diseñó exclusivamente para Air New Zealand

La historia del Jumbo de Frodo

Este Jumbo dejó de estar a las órdenes de Air New Zealand en septiembre de 2014 tras haber realizado 67.552 horas de vuelo.

En enero de 2015 fue adquirido por la compañía española Wamos Air, que lo usó para sus vuelos turísticos y lo alquiló a Saudi Arabian Airlines, El Al y Latam Chile.

El 31 de enero del año pasado voló por última vez desde Madrid al depósito de Roswell, donde permanece esperando su hora final.

Una asociación de fanáticos de la aviación de Nueva Zelanda lanzó una convocatoria para rescatar de las fauces del desguace a un Jumbo emblemático por dos razones: fue el que llevó por el mundo la promoción de una de las películas del Señor de los Anillos, y es el último sobreviviente de los singulares B747-419.
El B747-400 cuando pasó a Wamos. Foto Wikipedia

El destino del avión

En caso de tener éxito con el rescate Bring Our Birds Home sugiere que el avión sea destinado al museo aeronáutico de Wanaka, en la isla sur de Nueva Zelanda.

Otra opción es que se convierta en un hotel, como ya existe en varias partes del mundo, junto al aeropuerto internacional de Christchurch.

Otros aviones en que esta asociación está negociando su rescate son DC-10-30 que se está oxidando en el aeropuerto de La Habana (“el último que queda de ese modelo”, dicen en su web), un DC-8-52 de 1965 que esta en Manaos (Brasil) y un B737-219 abandonado en Carolina del Norte, entre otros.

a.
Ahora en portada