Teruel deja de ser solo un cementerio de aviones

Además de ser uno de los mayores parkings de aviones del mundo, el aeropuerto de Teruel ya comienza a recibir vuelos de aerotaxis

El aeropuerto de Teruel da un paso más para diversificar sus actividades. No solo es el centro de almacenamiento y reciclaje de aviones más grande de Europa, sino que ahora también comenzó a operar como base para servicios de transporte discrecional de pasajeros. O sea, aerotaxis.

Foto Aeropuerto de Teruel

El aeropuerto de Teruel da un paso más para diversificar sus actividades. No solo es el centro de almacenamiento y reciclaje de aviones más grande de Europa, sino que ahora también comenzó a operar como base para servicios de transporte discrecional de pasajeros. O sea, aerotaxis.

El vuelo inaugural fue de la empresa Taespejo, una firma de Portugal con sede en Madrid que cuenta con dos Cessna en su flota (uno de nueve plazas y otro de siete), y espera recibir a un tercer avión, un Cessna 560 de ocho plazas, el mes que viene.

El piloto de rallies Carlos Sainz fue el primer pasajero en el debut de los vuelos comerciales del aeropuerto de Teruel

Junto con los tripulantes del primero vuelo viajaron el piloto de rally Carlos Sainz, el copiloto Lucas Cruz y el expiloto y director del equipo X-Raid Sven Quandt.

El aeropuerto de Teruel da un paso más para diversificar sus actividades. No solo es el centro de almacenamiento y reciclaje de aviones más grande de Europa, sino que ahora también comenzó a operar como base para servicios de transporte discrecional de pasajeros. O sea, aerotaxis.
Carlos Sainz estuvo entre los primeros pasajeros. Foto Aeropuerto de Teruel

Según el gobierno de Aragón, que estos personajes del motor sean los primeros pasajeros “ha sido fruto de la casualidad”.

Un aeropuerto más rentable

El consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, precisó que la incorporación de nuevas actividades al aeródromo turolense ayudará a “rentabilizar las instalaciones y para generar más flujo económico en la zona”.

La adaptación para los vuelos comerciales se inició en 2019 para que, además de los vuelos ejecutivos que ya podían aterrizar, también tuviesen cabida este tipo de servicios de transporte de viajeros.

En junio del año pasado el Ministerio de Transportes dio luz verde a modificar la autorización del aeropuerto para que pueda acoger vuelos comerciales en aeronaves de hasta 19 personas.

El aeropuerto de Teruel da un paso más para diversificar sus actividades. No solo es el centro de almacenamiento y reciclaje de aviones más grande de Europa, sino que ahora también comenzó a operar como base para servicios de transporte discrecional de pasajeros. O sea, aerotaxis.
Uno de los Cessna usados como aerotaxi. Foto Aeropuerto de Teruel

Nuevos servicios

El director del aeropuerto, Alejandro Ibrahim, recordó que para ofrecer estos servicios la terminal incorporó un arco detector de metales y equipos de inspección de rayos X para equipajes y otro detector de trazas de explosivos y drogas.

El aeropuerto de Teruel cuenta con 340 hectáreas para alojar 250 aviones, hasta el gigantesco A380

Además existe la triple medida de seguridad y de control sanitario de uso para pasajeros, con medición de temperatura a distancia por infrarrojos e inspección visual.

Gran capacidad

El mismo día en que el pequeño avión despegaba llegaba a Teruel otro A380 para quedar aparcado por una larga temporada.

Este aeropuerto cuenta con 340 hectáreas con capacidad para alojar a 250 aeronaves, inclusive esos gigantes de cuatro motores que esperan tiempos mejores para volver a volar.

El aeropuerto de Teruel da un paso más para diversificar sus actividades. No solo es el centro de almacenamiento y reciclaje de aviones más grande de Europa, sino que ahora también comenzó a operar como base para servicios de transporte discrecional de pasajeros. O sea, aerotaxis.
Un B747 de carga en la meseta de Teruel. Foto Aerorpuerto de Teruel

Ubicado en medio de la solitaria planicie aragonesa, cuenta con un clima seco que le otorga el marco natural ideal para que allí descansen los aviones que fueron aparcados durante la crisis del Covid-19.

Allí opera la empresa Tarmac Aerosave, dedicada al estacionamiento, mantenimiento y reciclaje de aeronaves. La compañía, participada por Airbus, llegó a Teruel en el 2013, y en sus primeros cinco años ha almacenado más de 160 aviones y reciclado más de 50 unidades de todo el mundo.

a.
Ahora en portada