El A380 de Hi Fly entra en la historia con su último vuelo

El A380 de Hi Fly vuelve a Toulouse, la ciudad que lo vio nacer. Repasamos la historia de un avión que en tres años conquistó varios hitos

Y finalmente le llegó la hora al A380 de Hi Fly, el único avión de este tipo que tuvo una vida, aunque efímera, en el mercado de segunda mano.

El avión de cuatro motores, que conquistó a los spotters y los seguidores de este gigante de Airbus, se hizo famoso por su librea que pedía “Salvemos los arrecifes de coral”, con un colorido dibujo de estas formaciones en azul y turquesa.

Y finalmente le llegó la hora al A380 de Hi Fly, el único avión de este tipo que tuvo una vida, aunque efímera, en el mercado de segunda mano.
El último vuelo del A380 de Hi Fly con destino a Tolouse. Foto Hi Fly

El último vuelo

Este jueves realizó su último vuelo desde la base de la compañía en Beja, Portugal, hacia Tolouse, la ciudad que lo vio nacer hace 12 años. En aquel entonces, marzo de 2008, fue entregado a Singapore Airlines, que lo recibió con los brazos abiertos para dotarlo de un nivel de lujo y exclusividad como pocas aerolíneas pueden presumir.

La aerolínea asiática rescindió el alquiler que había firmado con el fondo Doric Asset Finance, su propietario, y el A380 fue a parar a Hi Fly.

En sus tres años el A380 de Hi Fly aterrizó en 53 aeropuertos, muchos de ellos por única vez

En julio de 2018 pasó a integrar la flota de aviones en régimen wet lease, o sea listos para despegar con la tripulación, los permisos y hasta el combustible cargado.

Y finalmente le llegó la hora al A380 de Hi Fly, el único avión de este tipo que tuvo una vida, aunque efímera, en el mercado de segunda mano.
El avión llevó su mensaje ecologista a todo el mundo. Foto Hi Fly

Pero no fue tan buen negocio como se esperaba. El A380 fue una eficaz herramienta de marketing gracias a su campaña ecológica pero un fiasco en términos comerciales.

Sí solucionó problemas de emergencia a compañías que necesitaban un avión de gran porte urgente, como fueron los casos de Norwegian Air o Thomas Cook. Pero la mayor parte del tiempo, este gigante se quedó descansando en los hangares de Hi Fly.

El primer (y único) A380 de carga

Con la irrupción de la pandemia Hi Fly le dio un cambio de rumbo: en vez de transportar pasajeros, le quitaron los asientos y se convirtió en un avión de carga.

A pesar de ser el avión comercial más grande del mundo, el A380 no está configurado para el transporte logístico. Sin embargo, cuenta con una capacidad de 340 metros cúbicos, capaz de llevar 68 toneladas de carga.

Hi Fly quita 300 asientos de su 380 y lo adapta para el transporte de carga. Foto: Hi Fly
Hi Fly adaptó el A380 para el transporte de carga. Foto: Hi Fly

En los primeros meses de la pandemia este cuatrimotor voló entre Asia y Europa para llevar insumos médicos. Pero los número seguían sin cuadrar, y Hi Fly decidió no renovar el contrato con el fondo propietario, que expira en diciembre.

Este avión realizó una vuelta al mundo de más de 33 horas, desde Portugal a China, de ahí a República Dominicana y regresar a su base

El último vuelo contratado fue el 9 de diciembre, cuando puso rumbo desde Portugal a Seul, y al regreso, realizó una parada técnica de 24 horas en Shanghái antes de regresar a Europa, para dejar un lote de equipamiento médico en Hamburgo.

Las hazañas de este A380

El vuelo final de hoy cierra la historia de un avión que marcó varios hitos: este A380 aterrizó en 53 aeropuertos de 33 países; algunos de ellos por única vez, como los de Oslo, Reunión, El Cairo, Caracas, Buenos Aires, Las Palmas y Santo Domingo.

También fue el primer A380 que voló entre Londres y Nueva York, realizó el vuelo doméstico más largo del mundo (de la isla de Reunión a París), y realizó la hazaña de dar la vuelta al planeta en un viaje de 33:45 horas desde la ciudad china de Tinajin a Santo Domingo.

Y finalmente le llegó la hora al A380 de Hi Fly, el único avión de este tipo que tuvo una vida, aunque efímera, en el mercado de segunda mano.
El A380 de Hi Fly conquistó hitos que lo hicieron único. Foto Hi Fly

Recuerdos en el último vuelo

A bordo de su cabina vacía, en su camino al descanso final en Toulouse, el A380 llevaba una caja con mensajes, fotos y obras de arte creadas por los fanáticos de este avión que fueron enviadas a Hi Fly, y que estuvo en exhibición en la sede de la compañía en Lisboa.

No se sabe el destino final de este gigante. Esta misma aeronave es testigo del fracaso de un mercado de segunda mano, por lo que el camino final más probable sea el desguace. Y cuando llegue ese momento, este A380 pasará definitivamente a la historia.

a.
Ahora en portada