Cinco aerolíneas fake que engañaron a todos

Algunas fueron un truco de marketing, otras fueron creadas para películas. Estas aerolíneas fantasma jamás tuvieron ni un avión ni un empleado

La historia de la aviación ha visto nacer y morir a un gran número de aerolíneas. Incluso muchas quedaron en proyectos, papeles e ideas sueltas en el aire.

Pero también hay varios ejemplos de aerolíneas de mentira. O aerolíneas fake, como se suele decir ahora.

Unas cuantas eran proyectos que no llegaron a materializarse, pero sus promotores con total descaro vendieron pasajes sin tener ni un avión alquilado.

Cercano a este círculo se encuentran varios fraudes, que cada tanto resurgen para atrapar a más de un distraído.

Pero también encontramos brillantes trucos de marketing, eficaces bromas del día de los inocentes (el April Fools), una operación de la policía para atrapar criminales y hasta una aerolínea creada solamente para que se estrelle en las películas.

Siguiendo la recopilación de Aerotime, conocemos algunas de estas aerolíneas de cartón piedra.

La aerolínea de Ikea

Los periodistas tenemos que tener un cuidado especial cada 28 de diciembre, el Día de los Santos Inocentes en España y el 1 de abril, el April Fools de EEUU y buena parte de Europa; porque ese día suelen publicarse noticias falsas.

¿Así serían los aviones de Flikea?

Algunas son demasiado surrealistas, pero otras -si están bien producidas- se terminan replicando por otros medios.

Varios medios informaron en 2017 que Ikea iba a lanzar una aerolínea de bajo coste. Pero todo era una broma del April Fools

Es el caso de Flikea, la supuesta aerolínea que iba a lanzar el gigante de la decoración Ikea.

El 1 de abril de 2017 salió la noticia que la compañía sueca presentaría una aerolínea en 2019.

Flikea será una compañía de bajo coste, de una sola clase, que volará a muchos destinos internacionales, incluido el primer vuelo sin escalas entre Suecia y Australia”, informaba.

Ese dato ya habría hecho saltar las alarmas, porque ningún avión comercial es capaz de volar 22 horas entre ambos destinos sin repostar. Sino, que lo diga Qantas con su Proyecto Amanecer.

Para darle un toque más realista, la noticia indicaba que Flikea tendrá los mismos principios de diseño, sostenibilidad, calidad, funcionalidad y precios bajos que las tiendas, lo que le permitiría reducir el peso de los aviones y bajar las tarifas.

Fraudes por Internet

Tanto en el amanecer de Internet como en tiempos posteriores han surgido numerosos fraudes de aerolíneas fantasmas.

Uno de los casos más cercanos, de 2018, es Germany AirLines y su compañía hermana Germany Airways, que presentaban páginas web muy bien diseñadas, perfiles en redes sociales, y datos de una supuesta compañía radicada en Suiza.

Sus precios para volar desde varios destinos alemanes a Prístina, la capital de Kosovo, eran económicos, pero tampoco de tarifas ridículas. Muchos viajeros se tentaron y compraron billetes.

La web de la fraudulenta Germania Airways

Pero dos días antes del vuelo, llegaba la noticia de la suspensión del viaje. Y comenzaba el peregrinaje de los reclamos.

Cuando las protestas llegaron a oídos de las autoridades, la web había cerrado, el perfil de Facebook quedó abandonado, y a lo sumo, las investigaciones apuntaron a una banda de estafadores originarios de Kosovo. Pero todo quedó en las tinieblas.

La aerolínea creada por un artista

WOW Air era una aerolínea islandesa de bajo que quebró en marzo de 2019. Sus aviones de un tono intenso de rosa eran famosos en los aeropuertos.

A fines de 2020 en varios medios se informó la llegada de la compañía MOM Air, con su correspondiente web, sus redes sociales, pero sin ningún avión registrado.

El logotipo era el mismo de WOW Air pero con las letras invertidas, y su color corporativo era un morado más tenue.

La aerolínea MOM Air no era un fraude, sino el proyecto artístico de un islandés inspirado en la compañía WOW Air, que había quebrado en marzo de 2019

Su lema “llegamos para hacer una revolución” sería otra más de las típicas consignas de las compañías low cost, pero cuando se precisaba que para bajar los precios los vuelos iban sin salvavidas o que se iba a cobrar por usar papel de váter, las sospechas de fraude comenzaron a flotar.

Billetes de Mom Air. Fuente: Facebook Mom Air

Al final el artista Oddur Eysteinn Friðriksson salió a aclarar que todo su proyecto de final de carrera de la Universidad de las Artes de Islandia.

Incluso dijo que recibió “docenas de quejas, miles de solicitudes de reserva, miles de seguidores en Instagram, múltiples solicitudes de empleo, miles de comentarios, cooperación de influencers, patrocinio de empresas, múltiples ofertas de servicios y más”.

Inclusive le contactaron empresas de alquiler de aviones “con servicio y tripulación de cabina”.

La broma artística había llegado demasiado lejos.

Una aerolínea para que sus aviones caigan (en el cine)

Nadie querría tomar un avión de una aerolínea protagonista de una película de catástrofes en el aire.

Para evitar problemas legales, en los años ’60 se creó Oceanic Airlines, que en ocasiones cambió por Oceanic Airways. Sus aviones tarde o temprano siempre tenían algún accidente en una docena de películas, series, videojuegos y cómics.

El avión de la aerolínea creada para las series y películas

Quizás el mayor protagonismo sea en la serie Lost (Perdidos), donde la producción se encargó de diseñar desde la imagen corporativa hasta publicidades.

Otras aerolíneas creadas para fracasar en el cine son Trans American Airlines, de la desopilante Aterriza como puedas o Windsor Airlines, de La jungla 2: Alerta roja.

La aerolínea para atrapar criminales

Puño Airlines, con ese nombre tan surrealista, fue una aerolínea ficticia creada en 1985 por el Departamento de Justicia de EEUU.

Uno de los sospechosos arrestados en la operación Puño Airlines

La supuesta compañía envió cartas a unos 200 criminales, desde señores de la droga a jerarcas nazis, en los que se les informaba que habían ganado un viaje a Bahamas, con vuelo y estancia en un resort y 350 dólares en efectivo.

Era demasiado absurdo para ser cierto, pero 14 fugitivos mordieron el anzuelo y se presentaron a reclamar el premio en el mostrador montado, horas antes, en el aeropuerto de Miami.

Cuando pasaron por el detector de metales (no vaya a ser que colaran un arma), los subieron a una furgoneta. Pero no llegaron a ningún avión, sino a los calabozos.

a.
Ahora en portada