El accidente del B777 en Denver desata una tormenta en Boeing

El motor de un B777 se incendia en pleno vuelo y varios fragmentos caen cerca de Denver. Boeing recomienda paralizar los vuelos de este modelo hasta nuevo aviso

Foto de un vecino de Denver con el B777 echando humo desde el motor. Foto Hayden Smith-EFE OK

Foto de un vecino de Denver con el B777 echando humo desde el motor. Foto Hayden Smith-EFE OK

El accidente del sábado del B777 de United Airlines sumió a Boeing en una nueva crisis, aunque seguramente estará lejos de la tormenta desatada por las dos tragedias del B737 MAX.

Boeing recomendó suspender los vuelos de todos los B777 equipados con motores del tipo Pratt & Whitney 4000-112, una medida que ya había sido ordenada por la Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA), y que también replicarán los organismos reguladores de Japón y Corea del Sur, países donde opera este tipo de aviones.

Boeing entregó más de 1.650 aviones del tipo 777. Unos 128 de ellos están dotados de los motores Prat & Whitney como el que se incendió en Denver el sábado

La medida afecta a 128 aviones, de los cuales 69 estaban en operaciones y 59 se encuentran aparcados por las restricciones sanitarias en torno al coronavirus.

Las paralizaciones país por país

De esos aviones, 24 pertenecen a United Airlines, la única compañía de EEUU que los opera.

En Japón All Nippon Airways cuenta con 19 aviones de este modelo en su flota y Japan Air Lines tiene 13 de ellos.

El accidente del sábado del B777 de United Airlines sumió a Boeing en una nueva crisis, aunque seguramente estará lejos de la tormenta desatada por las dos tragedias del B737 MAX.
Un fragmento del motor del B777 cayó frente a una casa, en las afueras de Denver. Foto Broomfield Police Department-EFE

En tanto en Corea del Sur Korean Air tiene 16 aeronaves similares a la del accidente de Denver, de las que 10 ya estaban previamente aparcadas por las restricciones aéreas.

En otra compañía coreana, Asiana Airlines, también paralizaron los vuelos de sus nueve B777 dotados de motores Pratt & Whitney.

El accidente del vuelo de United Airlines

El sábado un B777 de United Airlines sufrió el incendio de uno de los motores, que como se ve en los vídeos, entró en llamas y comenzó a desarmarse en pleno vuelo.

Varias partes de la carcasa protectora de motor y de sectores del fuselaje cayeron en un suburbio de Denver.

Una de las piezas, con forma de aro, cayó en la entrada de una vivienda. Su imagen dio la vuelta al mundo.

Otros fragmentos se encontraron en zonas rurales del poblado de Broomfield, a 30 kilómetros de Denver.

Una de las piezas del motor, con forma de aro, cayó en la entrada de una vivienda. Su imagen dio la vuelta al mundo

El vuelo UA328 había despegado el sábado desde la capital del estado de Colorado con destino a Honolulu, Hawái.

Poco tiempo después se generó el incendio y el avión regresó al aeropuerto para un aterrizaje de emergencia. Los 231 pasajeros y los 10 miembros de la tripulación llegaron ilesos, y por suerte no hubo ningún herido en Denver tras la caída de fragmentos del avión.

El accidente del sábado del B777 de United Airlines sumió a Boeing en una nueva crisis, aunque seguramente estará lejos de la tormenta desatada por las dos tragedias del B737 MAX.
Fragmentos del B777 en una zona rural cercana a Denver. Foto Broomfield Police Department-EFE

Problemas similares en los motores

La FAA ordenó inspeccionar todos los aviones equipados con motores Pratt & Whitney, una medida tomada tras analizar el aspa hueca del ventilador que falló.

Las autoridades japonesas recordaron que el 4 de diciembre pasado un vuelo de JAL desde Naha a Tokio tuvo que regresar al aeropuerto por un problema similar en el motor izquierdo.

Las revisiones de los organismos de seguridad de ese país detectaron que dos aspas de los ventiladores estaban dañadas.

JAL pensaba retirar los B777 de su flota para marzo del año que viene.

El accidente del sábado del B777 de United Airlines sumió a Boeing en una nueva crisis, aunque seguramente estará lejos de la tormenta desatada por las dos tragedias del B737 MAX.
All Nippon Airways tiene 19 B777 paralizados tras el accidente.

El recuerdo de la crisis de los B737MAX

La suspensión de volar de estos B777 llega cuando Boeing pudo mitigar, tras casi dos años, la crisis desatada por el B737 MAX.

Tras dos accidentes fatales, uno en octubre de 2018 y otro en febrero de 2019, los organismos reguladores prohibieron sus operaciones en todo el mundo.

En noviembre el B737 MAX fue autorizado a volar en EEUU y a fines de enero la agencia europea EASA dio luz verde para el Viejo Continente.

Pero además del daño a la imagen pública, Boeing tuvo que pagar en torno a los 2.500 millones de euros para evitar ir a los tribunales.

El bimotor más largo del mundo

El B777 es un avión de pasillo doble y dos motores, utilizados para vuelos de media y larga distancia.

Entre las variantes -200 y -300 Boeing entregó 1.656 unidades de este avión, que espera el relevo con la llegada del B777X.

Boeing lleva realizando pruebas con cuatro prototipos de este modelo desde hace un año, pero debido a los problemas de producción por el coronavirus recién se entregará a las aerolíneas clientes a fines de 2023. Con suerte.

a.
Ahora en portada