Decora tu salón con turbinas y asientos de un Boeing

Boeing cuenta con una línea de sofisticados muebles elaborados con partes de aviones comerciales y militares. Y vende hasta guitarras con piezas del B747

La gran mayoría de los aviones que dejan de volar terminan sus días en un desguazadero. Una selecta minoría se salva de ser vendida como chatarra termina sus días en un museo, reconvertido en un restaurante o transformada en un alojamiento alternativo.

Sin embargo, en algunos casos, las piezas de los aviones que pasaron a la historia resucitan como muebles u objetos decorativos. Y no aptos para cualquier bolsillo.

Ya hemos hablado en otras oportunidades de artesanos del metal que se dedican a reciclar partes de aviones como muebles, pero ahora ponemos el foco en el mayor fabricante aeronáutico del mundo: Boeing.

Una mesa creada a partir de un motor de 727-200. Foto Boeing

La tienda de Boeing

El gigante norteamericano tiene una tienda online donde se puede ver un llamativo catálogo para decorar un hogar con aspiraciones de modernidad.

Los muebles reciclados de ventanas, motores y partes del fuselaje se venden entre los 2.000 y 20.000 euros

Son artículos hechos a mano, de ediciones limitadas, lo cual justifica que el rango de precios sea entre los 2.000 y los 20.000 euros.

Mesa de conferencias con partes de un B727.

Su catálogo se divide en tres secciones: muebles, decoración de oficina y decoración para paredes.

Muebles para un hogar sofisticado

El primer apartado presenta los productos más exclusivos. De todos ellos, el rey es un inquietante sillón eyectable del cazabombardero McDonnell F-4 Phantom II, que fue usado por la Fuerza Aérea de EEUU entre 1969 y 1973.

Hasta hace pocos días se podía ofertar poco más de 10.300 euros por este asiento equipado con arneses, cinturones de seguridad y toda clase de mecanismos.

Pedales de un bombardero B-52. Foto Boeing

Hay que tener un gusto muy particular para adquirirlo, porque no parece ser muy cómodo para descansar mientras se lee o mira una película.

Con mejor gusto se despliegan varias mesas bajas realizadas con partes de turbinas, del fuselaje o de ventanas de aviones como el B737, el B757, el B727 o el Douglas DC-9.

En algún caso, los compartimientos que hay entre las partes del motor son ideales para guardar botellas de vino, que se exhiben por debajo de la mesa de vidrio.

También hay sillones que recuerdan al diseño futurista de los años ’50 y ’60, realizados con la estructura de un antiguo motor de un Douglas DC-9 JT8D, tapizado en cuero de vaca.

Algunas partes pueden transformarse en obras de arte. Foto Boeing

O una innovadora barra de vinos de estructura circular, construido a partir de la turbina Pratt & Whitney de un B727, que se vende por 8.700 euros.

Más económicos son los objetos decorativos realizados con las estructuras de las ventanillas de un B747, entre los 2.000 y los 2.200 euros y los indicadores de altitud, presurización y otros comandos de aviones de pasajeros y de guerra (unos 870 euros).

Artículos decorativos

Las luces de las puertas del supersónico F-4 Phantom II se transforman en objetos decorativos preparados para ser colgados en la pared tras pagar 7.000 euros.

Gran parte de los muebles se construyen a partir de turbinas, ventanas y partes del fuselaje de aviones comerciales y de guerra de Boeing

También los pedales de los viejos P-51 y los bombarderos B-52, así como de clásicos B747 y B-727, se presentan con plaquetas de aluminio y con una foto alusiva que describe su origen.

Por poco más de 2.000 euros puede decorar el despacho o salón de cualquier fanático de la aviación.

La elegante mesa para vinos fabricada con el motor de un DC-9

La guitarra con partes del B747

En el mercadillo virtual de Boeing se pueden comprar desde juguetes a ropa inspirada en sus aviones, pasando por tazas, posavasos y botellines.

Pero donde no se sabía que podía llegar el reciclaje es en la música. Pues sí, Boeing ofrece la Boeing 747 Fender Stratocaster, un modelo de guitarra creado en 1954, que está fabricada con fragmentos de aluminio del fuselaje de un Jumbo.

Guitarra Fender fabricada con partes de un B747. Foto Boeing

Un antiguo logotipo de Boeing, con dos alas al lado, recuerdan el origen aeronáutico de este instrumento, que se puede comprar por 3.700 euros.

a.
Ahora en portada