Boeing anuncia el enésimo retraso del B777X

El esperado B777X no llegará, con suerte, hasta fines de 2023; y su producción inicial se reducirá de 400 a 350 aeronaves

El Boeing 777X no llegó el año pasado. Ni lo hará en el 2022 como luego se anunció. Con suerte, el primer vuelo comercial tendrá lugar a fines de 2023, aunque algunas aerolíneas que firmaron órdenes de compra no creen que podrán recibirlos hasta el año siguiente.

El director financiero de Boeing Greg Smith anunció el nuevo retraso en las entregas durante la presentación de resultados trimestrales de la compañía.

El B777X llegará, con suerte, para fines de 2023. Foto: Boeing

Un pésimo año para Boeing

Boeing perdió 9.800 millones de euros el año pasado, 20 veces más que en el 2019, debido a la casi nula demanda de aviones por el coronavirus y la crisis desatada por el coronavirus.

El fabricante entregó a sus clientes la mitad de aviones comerciales respecto al ejercicio anterior, 157 aparatos, además de sufrir un récord de 655 cancelaciones.

Durante el año pasado Boeing perdió casi 10.000 millones de euros, 20 veces más que en el 2019

En cuanto al B777X, el retraso del programa de este avión representó una carga negativa de 5.375 millones de euros para la compañía.

Boeing reducirá la fabricación de nuevo avión de 400 a 350 unidades. Foto Boeing

Las causas del nuevo retraso

El directivo de Boeing precisó que los retrasos en lanzar comercialmente al B777X obedecen a tres razones principales: el impacto de la pandemia, que alteró la cadena de montaje de las aeronaves; las demoras en obtener los requisitos de certificación global y las necesidades de los clientes.

Indirectamente, el nuevo retraso sobre las fechas de entrega programadas representa un alivio para las aerolíneas que se interesaron en este bimotor, que será el más largo del mundo cuando entre en operaciones.

Alivio para las aerolíneas

Este avión tiene casi 300 órdenes de compra, de las cuales la mitad corresponden a pedidos de Emirates.

De hecho su consejero delegado Tim Clark, en vistas de las demoras de Boeing, se había resignado a recibir los primeros aviones recién para el 2024.

El sistema de alas plegables permitirá acomodar su gran envergadura. Foto Boeing

Lufthansa confía en ser la primera compañía en recibir al B777X. La aerolínea germana estuvo esperando en vano su llegada el año pasado para poder presentar su nueva clase business.

Las demoras de Boeing con el B777X son un alivio para las aerolíneas, que han recortado muchas rutas de largo radio por la crisis del coronavirus

Pero con la crisis de la pandemia, la compañía tiene aparcada a buena parte de su flota, sobre todo los aviones dedicados a los viajes de largo radio, como el A380, segmento donde encajarían los nuevos B777X.

Menos aviones de los esperados

Por otra parte Smith indicó que la producción programada de este nuevo avión se reducirá de 400 a 350 aeronaves.

Esto implica un recorte del 12,5%. Reducir las expectativas de fabricación en 50 unidades quizás no sean demasiadas, “pero representa que el programa estaba ligeramente en la dirección equivocada”, dijo el analista de Credit Suisse Robert Spingarn a Flight Global.

Las luces de la cabina del B777X convierten a los techos en espacios interactivos. Fotos: Boeing y Lufthansa.

Precisamente hace un año Boeing realizaba los primeros vuelos de prueba del B777X. Las cuatro aeronaves recorrieron los cielos del estado de Washington cientos de horas para certificar las performances de la nueva aeronave.

Las dos opciones del B777X

El nuevo avión se presenta en dos variantes: el B777-8, más pequeño con 69,8 metros del morro a la cola; y el B777-9, que llega a los 76,7 metros.

En ambos casos, su envergadura será de 71,8 metros, que se reducen a los 64,8 metros gracias a un sistema de alas plegables que le permiten ser guardados en los hangares.

a.
Ahora en portada