Así resucita el avión más largo del mundo

El Stratolaunch, el avión con la mayor envergadura del mundo, vuelve a volar tras dos años de inactividad

Como tantos otros aviones de tamaño descomunal, el Stratolaunch corría el riesgo de quedar olvidado por siempre. El avión, con la mayor envergadura del mundo, solo había realizado un vuelo en abril de 2019, y nunca más había vuelto a despegar.

El gigantesco avión volvió a despegar tras dos años inactivo. Foto Stratolaunch

Como tantos otros aviones de tamaño descomunal, el Stratolaunch corría el riesgo de quedar olvidado por siempre. El avión, con la mayor envergadura del mundo, solo había realizado un vuelo en abril de 2019, y nunca más había vuelto a despegar.

Hasta la semana pasada.

El primer vuelo en dos años

El avión de doble fuselaje volvió a ver el sol en el desierto de Mojave, en California, y realizó un vuelo de prueba, el primero tras dos años de inactividad, que duró poco más de tres horas y superó los 4.260 metros de altura.

El Stratolaunch rompió dos años de inactividad y realizó un vuelo de más de tres horas y superó los 4.260 metros de altura

El Stratolaunch fue presentado en sociedad en 2017, y entre sus impulsores estaba el cofundador de Microsoft, Paul Allen.

Su fallecimiento, un año después, lastró la suerte del proyecto. El avión se concibió para lanzar cohetes con satélites, y reducir notablemente los costes de la puesta en órbita de estos dispositivos.

Como tantos otros aviones de tamaño descomunal, el Stratolaunch corría el riesgo de quedar olvidado por siempre. El avión, con la mayor envergadura del mundo, solo había realizado un vuelo en abril de 2019, y nunca más había vuelto a despegar.
Su futuro será de lanzadera de vehículos hipersónicos. Foto Stratolaunch

Nuevo rumbo

Tras su falta de perspectivas comerciales la gigantesca aeronave se vendió al fondo Cerberus Capital Management, quien decidió darle una nueva vida.

El avión se rebautizó como Roc, en referencia al ave mitológica de la cultura persa que era tan grande que podía levantar elefantes con sus garras.

La referencia fantástica no es casual: el nuevo destino de Stratolaunch-Roc es poder llevar aeronaves hipersónicas, que podrían ser entre cinco y seis veces más rápidas que la barrera del sonido; esto es, más de 6.000 km/h.

Cerberus está detrás de proyecto del avión Talon-A, que no aspira a ser una aeronave de pasajeros sino un prototipo para investigar el desarrollo de estas velocidades que, por ahora, solo están en tierra de la ciencia ficción.

Casi tan largo como un campo de fútbol

Al ver al Stratolaunch no es raro que se lo haya bautizado con el nombre de la criatura mitológica.

Como tantos otros aviones de tamaño descomunal, el Stratolaunch corría el riesgo de quedar olvidado por siempre. El avión, con la mayor envergadura del mundo, solo había realizado un vuelo en abril de 2019, y nunca más había vuelto a despegar.
El avión es tan largo como un campo de fútbol profesional. Foto Stratolaunch

El avión tiene una envergadura de 117 metros, casi tan largo como un campo de fútbol de portería a portería.

El Stratolaunch se rebautizó como Roc, en referencia al ave mitológica de la cultura persa que era tan grande que podía levantar elefantes con sus garras.

Con estas medidas, superó en 20 metros al gigantesco Hughes H-4 Hercules, que solo voló menos de un minuto en 1947; y en 28,5 al descomunal Antonov An-225, el avión en operaciones más grande del mundo.

Seis motores para despegar

Cuenta con dos fuselajes: la tripulación (piloto, copiloto e ingeniero de vuelo) se ubican en la estructura de la derecha, mientras que la estructura de la izquierda (como el resto de la derecha) están preparadas para llevar equipos de control o cargas de hasta 250 toneladas.

Como tantos otros aviones de tamaño descomunal, el Stratolaunch corría el riesgo de quedar olvidado por siempre. El avión, con la mayor envergadura del mundo, solo había realizado un vuelo en abril de 2019, y nunca más había vuelto a despegar.
Talon-A, la nave hipersónica de Stratolaunch. Foto Stratolaunch

Para poder levantar vuelo necesita movilizarse por la pista con sus 24 ruedas y recurrir a la potencia de seis turbinas, que fueron extraídas de dos Boeing 747.

Luego, como hizo el jueves pasado, necesitó tomar impulso en una pista de 3,5 kilómetros de largo. Y volver a sentir el aire en sus gigantescas alas.

a.
Ahora en portada