Airbus y Boeing cortan las alas a sus aviones estrella

La crisis del coronavirus obliga a Boeing a reducir la producción del 787 y el 777 y Airbus hará lo mismo con el A350

Con 24 horas de diferencia Boeing y Airbus coincidieron en recurrir a la misma medicina para salir adelante de la crisis provocada por el coronavirus: recortar la producción de sus aviones de doble pasillo, los más golpeados por el cierre de rutas y la reducción de operaciones.

Recortes en el B787

En el caso de Boeing disminuirá la fabricación del B787 a seis unidades mensuales para el año que viene. Es el tercer ajuste en los ritmos de producción del Dreamliner: hace un año las plantas de los estados de Washington y Carolina del Sur despachaban 14 aviones, que meses atrás disminuyeron a siete aeronaves.

Boeing analiza concentrar la fabricación del B787 en Carolina del Sur, en desmedro de la planta de Everett, en el estado de Washington

Airbus y Boeing cortan las alas a sus aviones estrella
Boeing decide ajustar la fabricación del B787 a seis unidades mensuales. Foto: Boeing

La compañía analiza concentrar la producción de este avión en alguna de las dos plantas. La que tiene más posibilidades de sobrevivir es la de Charleston, en el sureste del país, debido a que es la única que tiene las instalaciones adecuadas para construir el B787-10, el miembro más grande de esta familia.

El constructor de Chicago también pasa el lápiz rojo a los B777, de los que solo se fabricarán dos aviones al mes, uno menos que en la actualidad.

Airbus y Boeing cortan las alas a sus aviones estrella
El B777-9 no llegará antes de 2022. Foto: Boeing

Boeing confirmó que su sucesor, el B777X, no será entregado a las aerolíneas que lo compraron hasta el 2022, lo que confirma el temor de su principal cliente, Emirates, que ya había anticipado que no pensaba contar con este largo bimotor para el año que viene.

Y el B737 MAX que sigue sin volar

La compañía también desaceleró los planes para elevar la producción del B737 MAX, del que pretendía fabricar 31 aviones al mes para el año que viene.

De hecho todavía tiene que entregar 450 MAX que se acumulan en sus diferentes factorías.

Airbus y Boeing cortan las alas a sus aviones estrella
Boeing todavía tiene que entregar 450 B737 MAX que ya fueron fabricados. Foto: Boeing

Esta aeronave de pasillo único todavía no puede volar, y Boeing espera con ansiedad los resultados de las pruebas realizadas por la Administración Federal de Aviación de EEUU (FAA).

La compañía confirmó que el B747 se dejará de fabricar. Este gigante de cuatro motores solo se estaba produciendo para el sector del transporte de carga, y cuando se terminen las 15 unidades pendientes, para el 2022, bajará la persiana del avión más icónico de su historia.

Fuego cruzado

Además de la falta de pedidos y las numerosas cancelaciones Boeing se encuentra en medio del fuego cruzado de la guerra comercial entre la Casa Blanca y Pekín, que ha frenado en seco la demanda de grandes aviones para las aerolíneas chinas.

En su reciente presentación de resultados Boeing informó que perdió 2.046 millones de euros.

Boeing y Airbus planean despedir entre 30.000 y 34.000 empleados de sus fábricas

Airbus y Boeing cortan las alas a sus aviones estrella
Los A350 también son víctimas del ajuste de Airbus. Foto: Airbus

Tanto Boeing como Airbus planean una fuerte reducción de personal para campear la crisis. El primero subió de 16.000 a 19.000 la cifra de empleados que quedarán en la calle, mientras que el grupo europeo proyecta despedir a 15.000 trabajadores, lo que ha levantado una ola de protestas en las plantas españolas y de otros países del continente.

Menos A350 para fabricar

En el caso de Airbus, una de las variables del ajuste pasa por reducir la producción de A350, el avión de doble pasillo más moderno de su catálogo.

El fabricante anunció que se fabricarán cinco aviones al mes, tras haber disminuido el ritmo de 9,5 unidades a seis en abril.

La compañía, que registró una perdida de 3.744 millones de euros en el segundo trimestre, considera que habrá que esperar hasta el 2023 o 2025 para recuperar la demanda previa a la irrupción del coronavirus.

a.
Ahora en portada