Ahora se puede volar entre Boston y Nueva York…en hidroavión

La compañía Tailwind Air ofrece vuelos de 75 minutos entre estas dos ciudades, un 40% más rápido que otras aerolíneas, gracias a que sus pequeños aviones amerizan muy cerca de los centros financieros

Los pasajeros de los vuelos entre Nueva York y Boston tienen una alternativa más rápida para viajar entre estas dos grandes ciudades: a bordo de un hidroavión, que comunica los centros financieros en menos tiempo que otros medios de transporte.

El hidroavión con los rascacielos de Boston al fondo. Foto Tailwind Air

Los pasajeros de los vuelos entre Nueva York y Boston tienen una alternativa más rápida para viajar entre estas dos grandes ciudades: a bordo de un hidroavión, que comunica los centros financieros en menos tiempo que otros medios de transporte.

La propuesta es de la compañía de taxis aéreos y vuelos chárter Tailwind Air, que este verano está ofreciendo sus primeros vuelos.

Cómo es el hidroavión que vuela entre Nueva York y Boston

Los viajes se realizan en un hidroavión Cessna Grand Caravan EX, que tiene capacidad para ocho pasajeros y dos tripulantes.

Este pequeño avión parte desde la terminal Skyport, en el East River, a un tiro de piedra del barrio de Union Square, en Manhattan.

Los vuelos en el hidroavión de Tailwind Air duran 75 minutos, lo que permite reducir los tiempos de viaje entre un 40% y un 60%

Tras 75 minutos de viaje ameriza en el sector de Fan Pier, cerca del paseo costero de South Boston. Para llegar hasta la aeronave es necesario tomar un taxi acuático durante unos minutos.

Los pasajeros de los vuelos entre Nueva York y Boston tienen una alternativa más rápida para viajar entre estas dos grandes ciudades: a bordo de un hidroavión, que comunica los centros financieros en menos tiempo que otros medios de transporte.
El Cessna Grand Caravan EX aterrizando cerca del puerto de Boston. Foto Tailwind Air

Para el viajero de negocios

Los viajes no están pensados para el turista convencional sino para el viajero de negocios. Antes de la pandemia, un millón de personas realizaban vuelos corporativos entre estas dos ciudades.

Y si bien actualmente los ejecutivos y las empresarias prefieren usar videoconferencias antes que subirse a aviones o trenes, Tailwind Air confía en captar un segmento de mercado lo suficientemente grande que les permita pisar fuerte cuando se recupere la normalidad.

Viajes más rápidos

Una de las cartas que esgrime Tailwind Air es la reducción de los tiempos de viaje. Su hora y 15 minutos de vuelo es entre un 40% y un 60% menor que el vuelo en un avión comercial, donde la reducción en tiempos está en evitar los traslados al aeropuerto y los habituales retrasos en las horas pico en las terminales.

En tanto, los viajes en tren entre Boston y Nueva York llevan no menos de 3,30 horas; recuerda la compañía aérea.

Los pasajeros de los vuelos entre Nueva York y Boston tienen una alternativa más rápida para viajar entre estas dos grandes ciudades: a bordo de un hidroavión, que comunica los centros financieros en menos tiempo que otros medios de transporte.
La propuesta está pensada para el viajero de negocios. Foto Tailwind Air

Cuánto cuesta volar en hidroavión

Los viajes cuestan entre 250 y 675 euros, pero los pasajeros habituales pueden adquirir bonos por 10 viajes a 5.048 euros o por 50 vuelos a 22.274 euros.

Desde Manhattan la compañía ofrece vuelos en hidroavión a sitios de descanso de las grandes fortunas como Nantucket, Martha’s Vineyard o The Hamptons.

Pero el Cessna de Tailwind Air no solo conecta a estas dos ciudades, sino que desde su base en Manhattan también puede llegar a diversos destinos de descanso de las grandes fortunas de la costa Este, como Nantucket, Martha’s Vineyard, The Hamptons o Fishers Island, así como a puntos de los estados de Vermont, Maine o Virginia que tengan un río o lago donde acuatizar.

Pros y contras de los viajes en hidroavión

Por ahora la compañía ofrece solo cuatro frecuencias diarias, y por motivos de seguridad no pueden volar de noche ni con malas condiciones climáticas (dos puntos en contra frente a los viajes convencionales).

Dos contras de este servicio es que los hidroaviones no pueden volar de noche ni tampoco con malas condiciones de tiempo

Actualmente su temporada de vuelos se reduce desde marzo a principios de diciembre. Pero la llegada de compañías con servicios similares como Cape Air le sirve para testear este producto y consolidar un segmento de mercado con aquellas personas que tienen prisas por viajar entre Boston y Nueva York.

a.
Ahora en portada