Adiós a una de las experiencias más lujosas de los A380

The Residences, las exclusivas suites que ofrecía Etihad en sus A380, son desterradas de la aerolínea, que elimina toda mención a estos aviones en su web

Las aguas se dividen entre las aerolíneas propietarias de los A380: las que están decididas a mantener a este gigante contra viento y marea, y las que han tirado la toalla y la han desterrado de sus flotas.

En el primer grupo están (por supuesto) Emirates, British Airways, All Nippon Airways, China Southern, Asiana, Korean Air y, si hay suerte, Qantas.

En el segundo vemos a Lufthansa y Air France, y ahora también Etihad.

Los A380 también se despiden de Etihad. Foto: Etihad
Los A380 se despiden de Etihad. Foto: Etihad

Adios virtual

Esta compañía del Golfo Pérsico no realizó ningún anuncio formal, pero la aerolínea ha eliminado cualquier mención del A380 en su web y en sus redes sociales.

En la web no hay ninguna mención a sus A380, como si nunca hubiera existido

O sea, cuando uno busca las características de su flota, es como si este avión de cuatro motores jamás hubiera formado parte de ella.

Allí solo se encuentran el A320, el B787 y el B777 (este último, también en la versión para carga).

Las aguas se dividen entre las aerolíneas propietarias de los A380: las que están decididas a mantener a este gigante contra viento y marea, y las que han tirado la toalla y la han desterrado de sus flotas.
El dormitorio recuerda al de un hotel de lujo. Foto Etihad

Poco entusiasmo con el A380

Etihad cuenta con 10 aviones de este tipo, y ya desde que se desató la pandemia y se vio forzada a aparcar sus aeronaves, nunca tuvo gestos de un posible regreso.

Al contrario, sus ejecutivos solo repetían sus dudas de que vuelvan a volar con el A380 alguna vez.

Porque si bien el cerrojo del coronavirus aceleró los planes de retiro, el mantenimiento de estos gigantes era un considerable lastre para la cuentas de la compañía.

El lujo de The Residence

Los fanáticos del A380 y aquellos que buscaban una experiencia de lujo en el aire lamentarán que la despedida de estos aviones supondrá también el adiós de The Residence, la suite que Etihad ofrecía a sus pasajeros más exclusivos.

Se trata de un micro apartamentos en sus A380, con una capacidad para dos personas, que se dividían en una pequeña sala de estar, un dormitorio y un baño privado.

Poder disfrutar de los exclusivos servicios de la suite The Residence tenía un coste de 20.000 euros por pasajero

A un precio medio de 20.000 euros, los privilegiados pasajeros de The Residence se sentían como un jeque de Oriente Medio en su avión privado.

Las aguas se dividen entre las aerolíneas propietarias de los A380: las que están decididas a mantener a este gigante contra viento y marea, y las que han tirado la toalla y la han desterrado de sus flotas.
Vista del salón de The Residence. Foto Eithad

La sala

El salón contaba con un sofá doble diseñado por Porsche, que tenía una extensión de dos metros y medio de ancho; además de dos mesas, una pantalla de plasma de 32 pulgadas y una pequeña nevera.

Todo el ambiente quedaba cerrado gracias a unas puertas que iban desde el suelo al techo del avión.

El dormitorio

En el dormitorio se desplegaba una cama doble de dos metros de largo, con juego de cama de algodón egipcio y con espacio para guardar objetos en la parte inferior, y acompañada por una mesa de noche.

Las aguas se dividen entre las aerolíneas propietarias de los A380: las que están decididas a mantener a este gigante contra viento y marea, y las que han tirado la toalla y la han desterrado de sus flotas.
Baño de The Suite. Foto Etihad

La parte posterior tenía un sistema de luces variables, y además de un armario, en la estancia había una pantalla de 27 pulgadas.

El baño

En tanto el baño contaba con ducha, un elegante tocador, secador de pelo y toallas.

Cada pasajero recibía un kit de amenities con producto de primera línea, así como un juego de pijamas; y sin olvidar de su menú de cinco estrellas (con detalles como el champagne Dom Perignom antes de despegar).

Sus pasajeros contaban con servicios como ‘mayordomo a bordo’ (en realidad, un tripulante de cabina) y un chofer para trasladarlo desde y hacia el aeropuerto.

a.
Ahora en portada