Los A350 dan la razón a los gansos: volar en formación es más sostenible

Dos A350 cruzan el Atlántico desde Toulouse a Montreal volando a muy poca distancia uno del otro. Como los vuelos en V de las aves, esta técnica permite ahorrar combustible y reducir emisiones

Dos A350 realizaron el primer vuelo de larga distancia en formación. Y no fue un viaje breve, sino que se animaron a cruzar el Atlántic, desde Toulouse hasta Montreal, donde cada aeronave estuvo a solo tres kilómetros de la otra.

Los dos A350 estuvieron separados por tres kilómetros. Foto Airbus

La naturaleza ya lo sabía desde hace millones de años, pero en el mundo de la aviación Airbus lo confirmó: volar imitando la formación de las aves ayuda a reducir el gasto energético. O sea, se consume menos combustible y se reducen las emisiones contaminantes.

Hace exactamente dos años Airbus había revelado sus investigaciones en torno a aprovechar la energía liberada por los aviones en vuelo.

El primer vuelo de prueba

La etapa de los cálculos en ordenador y las simulaciones quedaron atrás con el primer vuelo de prueba que organizó el fabricante para demostrar la viabilidad de la idea.

Dos A350 realizaron el primer vuelo de larga distancia en formación. Y no fue un viaje breve, sino que se animaron a cruzar el Atlántic, desde Toulouse hasta Montreal, donde cada aeronave estuvo a solo tres kilómetros de la otra.

Un ahorro de combustible importante

Cuando aterrizaron los aviones se comprobó que se habían ahorrado más de seis toneladas de CO2, lo que confirma que en los vuelos de larga distancia se podría ahorrar hasta un 5% de combustible.

Dos A350 realizaron el primer vuelo de larga distancia en formación. Y no fue un viaje breve, sino que se animaron a cruzar el Atlántic, desde Toulouse hasta Montreal, donde cada aeronave estuvo a solo tres kilómetros de la otra.
El avion de detrás aprovecha los vórtices que genera el de adelante. Foto Airbus

Al aterrizar el avión que iba detrás logró ahorrar un 5% de combustible y redujo sus emisiones de CO2 en seis toneladas

Estos cálculos son un interesante avance en la carrera hacia la sostenibilidad, en una época en que la industria aeronáutica es analizada con lupa.

Cómo fue el vuelo fello’fly

Durante el vuelo el avión de pruebas MSN1 lideró la formación y el MSN59 se ubicó detrás.

Gracias a los sistemas de control de vuelos desarrollados por Airbus el avión puede posicionarse de forma segura en la corriente ascendente que crea la estela del avión de adelante, y le permiten reducir el empuje del motor y el consumo de combustible.

Dos A350 realizaron el primer vuelo de larga distancia en formación. Y no fue un viaje breve, sino que se animaron a cruzar el Atlántic, desde Toulouse hasta Montreal, donde cada aeronave estuvo a solo tres kilómetros de la otra.
Explicación de las ventajas del vuelo en formación. Fuente: Airbus

Por qué los gansos vuelan en V

Eso es lo que hacen las aves migratorias como los gansos cuando vuelan en formación de V: el líder de la bandada se encuentra en el extremo superior de la formación, y el movimiento de sus alas crea vórtices que llegan al ave que se encuentra detrás.

Airbus calcula que a mediados de la década se implementarán este tipo de vuelos en formación

Cada uno de los gansos que le preceden aprovechan este vórtice para ahorrar energía, y a su vez, genera un movimiento que es aprovechado por el ave que está detrás, y así sucesivamente.

En cinco años llegarán los vuelos en formación

Según precisó la directora técnica de Airbus Sabine Klauke esta modalidad se podría implementar en los vuelos comerciales a mediados de la década. “Imaginen el potencial que tendría el despliegue de fello’fly en todo el sector”, dijo.

El fabricante europeo indicó que la puesta en marcha de este tipo de vuelos podrían impulsar de gran manera el rendimiento medioambiental de los aviones comerciales y contribuir a los objetivos de descarbonización del sector de la aviación de forma inmediata.

Dos A350 realizaron el primer vuelo de larga distancia en formación. Y no fue un viaje breve, sino que se animaron a cruzar el Atlántic, desde Toulouse hasta Montreal, donde cada aeronave estuvo a solo tres kilómetros de la otra.
Imagen del vuelo en formación de los dos A350. Foto Airbus

Cuando en la naturaleza están las respuestas

Este proyecto es uno de los tantos ejemplos de biomímesis que tiene Airbus en carpeta, o sea el diseño y la producción de materiales, estructuras y sistemas inspirados en la naturaleza.

Además de los vuelos en V la compañía trabaja sobre modelos inspirados en los extremos de las alas de las aves rapaces, así como en las de los búhos que les permiten reducir las turbulencias y en las de los albatros para reducir energía con el planeo.

Incluso los tiburones son fuente de inspiración, ya que sus aletas han servido para crear los sharklets, extensiones verticales en la punta de las alas que recuerdan a la aleta dorsal de estos grandes peces.

a.
Ahora en portada