5X: el nuevo avión de Boeing para plantar cara al A321XLR

Boeing no quiere perder mercado ante el nuevo modelo de Airbus, y propone reconvertir el proyecto del B797 en un avión de 250 a 275 plazas

Periódicamente regresan las informaciones que recuerdan que Boeing no ha tirado la toalla en su idea de desarrollar un avión que tome el relevo de los B757, y que ocupe el lugar vacante entre los pequeños B737 y los largos bimotores B777 y B787.

Periódicamente regresan las informaciones que recuerdan que Boeing no ha tirado la toalla en su idea de desarrollar un avión que tome el relevo de los B757, y que ocupe el lugar vacante entre los pequeños B737 y los largos bimotores B777 y B787.

Ese lugar pensaba ser ocupado por un modelo denominado NMA (acrónimo de Nuevo Avión de Mitad del Mercado), pero Boeing quiere reformularlo en un proyecto conocido como FSA (por Futuro Avión Pequeño), que sumaría las ideas de la iniciativa anterior y de las ideas para una quinta versión de la gama 737 MAX.

El proyecto 5X está dando sus primeros pasos con el diseño de una nueva cabina de vuelo, lo que evidencia que se trata de un avión construido desde cero

Según informa Aviation Week, el nuevo proyecto también es conocido como 5X, en referencia a un avión más pequeño de los modelos –6X y –7X que se pensaba desarrollar bajo el esquema del NMA.

Periódicamente regresan las informaciones que recuerdan que Boeing no ha tirado la toalla en su idea de desarrollar un avión que tome el relevo de los B757, y que ocupe el lugar vacante entre los pequeños B737 y los largos bimotores B777 y B787.
El nuevo avión tendría que ocupar el lugar entre los B737 y los B777

Un primer paso

Un primer paso es la convocatoria en secreto de Boeing a un equipo de ingenieros a diseñar un nuevo tipo de cabina, evidencia que se está planteando un modelo totalmente nuevo.

Este paso encaja con la directiva que el consejero delegado de Boeing, David Calhoun, había dado un año atrás cuando exigió que el proyecto del NMA vuelva a la casilla de salida.

“Tenemos que encarar un nuevo enfoque. Empezaremos de nuevo, y con una hoja en blanco”, dijo el directivo sobre el futuro avión que informalmente había sido bautizado como B797.

Periódicamente regresan las informaciones que recuerdan que Boeing no ha tirado la toalla en su idea de desarrollar un avión que tome el relevo de los B757, y que ocupe el lugar vacante entre los pequeños B737 y los largos bimotores B777 y B787.
La crisis del B737 y la pandemia paralizaron el proyecto del B797.

Cómo sería el avión 5X

Por lo pronto, el proyecto 5X abarcaría nuevos avances en la cabina, el desarrollo de innovadores sistemas de control de vuelo y en un replanteo de la relación entre los pilotos y la aeronave.

En carpeta está la configuración de una cabina dividida en dos clases, con una capacidad de 250 a 275 pasajeros, y con una autonomía de 9.260 kilómetros.

También se baraja una opción de cabina más reducida, de hasta 225 plazas, pero eso quedaría para un futuro más lejano.

Periódicamente regresan las informaciones que recuerdan que Boeing no ha tirado la toalla en su idea de desarrollar un avión que tome el relevo de los B757, y que ocupe el lugar vacante entre los pequeños B737 y los largos bimotores B777 y B787.
El 5X toma el relevo de los proyectos 6X y 7X del NMA de Boeing. Foto Leehan News

El proyecto que nunca despega

Las tragedias del B737 MAX y su paralización de volar por más de un año y medio, así como la crisis desatada por la pandemia, frenaron en seco el proyecto del B797.

Pero Boeing sabe que no puede perder más tiempo si quiere conservar el mercado de los aviones de corto y medio rango, donde Airbus se está imponiendo a manos del A320neo y con el refuerzo que significará la inminente llegada del A321XLR.

Boeing prefiere tener listo su nuevo avión para el 2027 y no tener que esperar al desarrollo de nuevas tecnologías como la de motores impulsados por hidrógeno

Para plantar cara a esta nueva aeronave el fabricante norteamericano prefiere tener listo su nuevo avión hacia el 2027, que funcionará con hidrocarburantes tradicionales, y no tener que esperar a que se desarrolle una tecnología que permita usar hidrógeno para sus motores.

a.
Ahora en portada