Abren las estaciones: así será esquiar esta temporada

Cuándo, dónde y cómo esquiar. Repasamos las principales medidas de seguridad en taquillas, alquileres, pistas y restaurantes de las estaciones españolas

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.

Baqueira Beret abrirá más zonas progresivamente. Foto Javi Alonso.

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.

La de 2020-2021 ya ha comenzado como una temporada de nieve extraña, con incertidumbre para gestores y aficionados, especialmente por las restricciones de movilidad. Tras la apertura de las pequeñas estaciones castellanoleonesas de Punto de Nieve de Santa Inés, Leitariegos y San Isidro es hoy, 14 de diciembre, cuando los esquiadores empiezan a llenar las pistas, especialmente por la apertura en bloque de las catalanas, entre ellas Baqueira Beret y las seis estaciones alpinas de Ferrocarriles de la Generalidad de Cataluña (La Molina, Vall de Núria, Espot, Port Ainé, Vallter 2000, Boí Taüll y Tavascan), así como Masella y Port del Comte.

Sierra Nevada iniciará la temporada el 18 de diciembre, mientras que las del grupo Aramón (Formigal, Cerler y Valdelinares) y Astún, todas en el Pirineo oscense, lo harán el 23, tras aprobarse el levantamiento del cierre perimetral y la movilidad regional, seguidas de Candanchú, que abrirá el 26 de diciembre.

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.
Esquiadores y snowboarders han empezado a llegar hoy a las estaciones catalanas. Foto: Ramón Gabriel | EFE

Deporte seguro

De cara al inicio de esta atípica temporada, aseguran desde la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montaña (ATUDEM), hay al menos una certeza y es que el esquí “se posiciona como uno de los deportes más seguros en la actual situación sanitaria. El espacio amplio y abierto, la distancia que tradicionalmente ya hay entre esquiadores y la protección que ofrece una vestimenta integral son los mayores aliados del esquí para evitar la propagación de la covid-19”.

«La experiencia de esquiar en nuestras montañas será más placentera que nunca, será una válvula de escape para muchos»

Jesús Ibáñez, ATUDEM

Desde el cierre de marzo, que dejó en 96 los días de apertura de las estaciones frente a los 114 de la temporada 2018-2019, según sus datos, las estaciones se han volcado en definir, de forma coordinada, medidas de prevención anticovid. Los resultados se han plasmado en una Guía de buenas prácticas, un protocolo de actuación común que recoge los criterios de seguridad e higiene en todas las pistas e instalaciones.

En este sentido, y según detalla a Tendencias el presidente de ATUDEM, Jesús Ibáñez, “El objetivo es que los usuarios puedan disfrutar del esquí de forma responsable y con todas las garantías de salud”. Y se muestra razonablemente optimista: “Si cumplimos todo ello y somos responsables, la experiencia de esquiar en nuestras montañas será más placentera que nunca, será una válvula de escape para muchos”.

Las medidas no extrañarán a nadie, pues no se contemplan exigencias que no estemos cumpliendo ya en otros lugares: “La mascarilla, el gel hidroalcohólico y la distancia social serán elementos de obligado cumplimiento en colas, remontes y lugares cerrados. Las escuelas de esquí impartirán clases en grupos reducidos y la compra online se hará más extensiva”, señala Ibáñez.

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.
Sierra Nevada abrirá la estación el 18 de diciembre. Foto: CETURSA.

Cómo será esquiar

A estos protocolos alude también el director comercial de Baqueira-Beret, Xavi Ubeira, que detalla medidas como la señalación que recordará la distancia social que deberá observarse en las colas, el uso de gel hidroalcohólico o el empleo de telecabina por parte de grupos de convivientes así como la limpieza constante de vehículo. En las colas y los remontes será obligatorio el uso de mascarilla homologada.

Evitar las aglomeraciones que se producen especialmente en taquillas, alquileres y remontes se convierte en el principal caballo de batalla para garantizar la seguridad

“Al considerarse un medio de transporte -e n este caso por cable-, subir a un telesilla será como hacerlo en el metro”, explica a Tendencias, “por eso las medidas son las mismas: no hay ninguna restricción actualmente”. Una vez esquiando, apunta, “en el espacio al aire libre que es la montaña y con la habitual distancia que se da entre esquiadores, no notarás nada diferente a otros años. Solo tendrás que preocuparte por disfrutar de la montaña”.

Rumbo al forfait digital

Evitar las aglomeraciones se convierte en el principal caballo de batalla para garantizar la seguridad. En el caso de las estaciones, los puntos más conflictivos son las colas que se forman en las taquillas para adquirir el forfait y el material del alquiler, además de los remontes.

En estos casos, desde ATUDEM se recomienda “la digitalización del forfait y la implantación de tecnología contactless”. Lo que ya era una tendencia se verá potenciado este año; esto es, conseguir que todo el que acuda a la estación lo haga ya con su forfait.

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.
Los remontes están considerados medios de transporte, en este caso por cable. Foto: Baqueira Beret.

Desde la estación de la Val d’Aran, que arranca la temporada solo con el sector de Baqueira abierto (en total, 13 remontes y 35 trazados que suman 35 km de pistas) y límites de aforo, se apuesta por sus soportes recargables online BaqueiraPASS (nominal) y BaqueiraTICKET. De hecho, En taquillas solo podrán adquirirse forfaits en caso de no haber superado el aforo diario, por lo que se recomienda la compra anticipada a través de la web o su APP.

También desde Aramon se trabaja en esta línea, fomentando la venta online de forfaits a través de la web, la APP, el envío de pases a domicilio. Según explican a este medio, se lanzarán tarjetas postpago como el Abono FLEX o un abono de temporada que incluye garantía covid.

Sierra Nevada por su parte limitará al 50% el aforo que permiten sus pistas y venderá exclusivamente el forfait de forma online. Diariamente se podrá ver en la web de la estación el porcentaje de forfaits disponibles, mientras que se bloquearán las jornadas que estén completas.

Alquiler de material

Respecto al alquiler de material, otro de los puntos calientes, “estamos trabajando en protocolos para en envío de forfaits y material a los hoteles”, señalan fuentes de Aramon. “En nuestros alquileres, los clientes encontrarán una taquilla única donde adquirir forfait y alquiler en el mismo punto, minimizando de esta manera el número de contactos y el tiempo de espera. También estamos desarrollando en este servicio, el click and collect que permite preparar el material antes de la llegada a pistas del esquiador, permitiendo, de este modo, una entrega rápida y sin esperas en estación”.

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.
Alquiler de material en la estación de Port Ainé (Lleida). Foto: Ramón Gabriel | EFE.

El grupo aragonés, que ha expresado que la apertura en estas condiciones “es un sacrificio en cuanto a rentabilidad”, también implementará un sistema cashless de pago en toda la estación.

La tónica en cualquier caso, señala Ubeira, será “la máxima limpieza y la desinfección constante en estos espacios” así como el respeto a las distancias de seguridad y la reserva previa del material a través de los canales habilitados, ya sea la agencia de viajes, la web o la APP.

Comer a pie de pista

Hemos comprado el forfait online y recogido el material, hemos guardado cola y disfrutado de la nieve como siempre y, ¿qué pasa cuando queremos parar a comer o tomar algo? Los restaurantes y bares a pie de pista, como locales cerrados, “deberán observar las mismas normas que en cualquier establecimiento hostelero”, señala el presidente de ATUDEM. Es decir, tendrán como obligatorias las mascarillas y la distancia social entre mesas, así como la eventual prohibición de consumir en barra o las limitaciones de aforo, según estipule la normativa en cada momento y en cada comunidad autónoma.

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.
Moët Winter Lounge. Foto: Baqueira Beret.

También aquí las estaciones tratan de ir un paso por delante: en el caso de Cerler o Formigal ofreciendo la posibilidad de reservar previamente o de obtener servicio take-away en algunos de sus restaurantes.

En otras como Baqueira solo se permitirá en consumo sentados, con pedidos a través de un código QR y servicio en mesa, de forma que se eviten colas en las barras.

Las estaciones han invertido en la modernización o renovación de forfaits que permitan la recarga previa y online para evitar puntos de contacto en pistas

Esquí sí, après-ski no

Para muchos casi tan placentero -si no más- que el propio esquí es el après-ski o, lo que es lo mismo, esas tapas, cervezas o lo que surja en espacios llenos de ambiente de las estaciones, muchas veces amenizados con música en directo o Dj’s. Oficialmente, la actividad deberá regirse por la normativa que sea de aplicación en cada lugar. Extraoficialmente, apunta Ibáñez, “no parece la mejor temporada para fomentar el après-ski, más bien al contrario”.

Idéntica percepción tiene Ubeira: “nada de un Moët a tope”, explica en relación al exclusivo winter lounge que tiene Baqueira en el sector Orri. “Este año tenemos que pensar que no habrá après-ski, hay que olvidarse de ello, será cero o casi cero”.

Fueron uno de los primeros sectores turísticos y económicos afectados por la covid-19, que obligó a echar el cierre masivamente a las estaciones de esquí a partir del 14 de marzo. En aquel momento, nadie podía imaginar que llegarían a la siguiente temporada con el virus aún presente, condicionando cada momento de nuestra vida y, por supuesto, también el ocio.
Lo que no veremos este año serán fiestas, conciertos o actividades masivas. Foto: Formigal-Panticosa.

Y para quien aún tenga dudas sobre si esquiar o no hacerlo, una buena noticia y también prácticamente generalizada: las políticas de cancelación serán mucho más laxas que en otras temporadas, garantizando la devolución de cualquier importe en caso de cierres de las estaciones o de positivos en covid por parte de los viajeros.

a.
Ahora en portada