Vueling y Stradivarius se promocionan juntas a 13.000 metros de altura

Stradivarius y Vueling han organizado una tienda efímera digital a bordo del avión que el pasado lunes voló entre Barcelona y Split. Los pasajeros pudieron comprar productos de la marca de moda con teléfonos móviles de la aerolínea, mientras volaban a 13.000 metros de altura.

De esta manera, Vueling y Stradivarius han realizado por segundo año consecutivo la ‘Summer Expedition’, un original evento que el verano pasado consistió en un desfile de moda a bordo.

Compras a mucha distancia

En este caso, una vez efectuado el embarque del vuelo entre Barcelona y la ciudad croata de Split, las azafatas entregaron teléfonos móviles y bonos-regalo a los 130 pasajeros, que pudieron comprar prendas de la última colección de Stradivarius a través de una aplicación desarrollada para esta ocasión.

Entre el pasaje se encontraba también un grupo de 10 conocidas blogueras de moda internacionales, que no dejaron de hacerse fotos y colgar en las redes sociales su experiencia. Al llegar a Split, en las cintas de equipaje, a todos los esperaban gafas de sol y sombreros como detalle de bienvenida.

Marcas que encajan

Esta iniciativa se suma a la que ambas compañías realizaron el año pasado: el primer desfile de moda aéreo. Desde Stradivarius se ha indicado que esta «pop up store digital es una acción puntual que pretende dar a conocer la experiencia de comprar online dentro de un avión. Y Vueling encaja muy bien con nuestro adn«.

Por su parte, la responsable de marketing de Vueling, Ana Arroquia, ha comentado que «Ã©sta es una manera de posicionar la aerolínea como una marca que hace cosas diferentes e innovadoras. Además, el evento también ha servido para presentar uno de nuestros destinos estivales con más tendencia, Split, en la costa croata».

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones