Una aerolínea que adopta la sharia despegará en 2016

Un emprendedor inglés ultima la presentación de la primera aerolínea que operará respetando el código moral y la ley religiosa islámica. Firnas Airways se presentará en junio y podría empezar a operar en 2016.

Un emprendedor británico lanzará la primera aerolínea del mundo que opera respetando los preceptos de la sharia o ley y código moral del Islam. Firnas Airways se presentará en junio en Londres y según sus impulsores podría empezar a operar en 2016 en el Reino Unido.

Aunque la operadora se dirige a todo tipo de pasajeros, profesen o no el Islam, la aerolínea seguirá el conjunto de principios que rigen la vida en sociedad de esta religión. Según sus fundadores, Firnas usará aviones tipo Airbus A330-200, los mismos que emplean las grandes compañías aéreas del Golfo.

Rodeada de cierto halo de misterio, Firnas ya ha abierto un concurso para elegir el eslogan de la marca. El ganador recibirá una tela con un relieve en tres dimensiones y el logo de la compañía: una paloma en pleno vuelo.

Empresarios

Sin aún sustanciar su propuesta comercial, lo cierto es que Firnas seguirá el modelo de otros negocios de Kazi Rahman, su creador. El emprendedor es fundador y consejero delegado de SunnaMusk, una start-up de perfumes y productos de belleza de inspiración islámica que ya tiene cuatro tiendas en todo el Reino Unido y confía llegar a las 20 en los próximos cinco años.

Si la idea llega a buen puerto, la compañía sería la primera del mundo en seguir a rajatabla los usos y costumbres del Islam. Hasta ahora, las aerolíneas de países en la que esta religión es mayoritaria, como Emirates, Etihad, Gulf Air, Turkish o Saudia, habían adaptado parcialmente los preceptos, especialmente en sus menús de a bordo. Además, muchos de los operadores no sirven alcohol a no ser que el pasajero lo solicite.

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones