¿Perdido en el Metro? Un arquitecto le ayuda

Un arquitecto francés ha creado una estándard de diseño para simplificar los mapas de transporte metropolitano de todo el mundo. Jug Cerovic ha reinventado los intrincados planos de ciudades como Madrid, Barcelona, Londres, París o Moscú para hacerlos legibles al ciudadano de a pie.

Es usted de los que se pierde fácilmente en el metro de cualquier ciudad, incluso en el de la que vive? Un arquitecto francés acude a su ayuda. El urbanista Jug Cerovic, afincado en Francia, acaba de presentar un estándar de diseño que simplifica los mapas de transporte urbano de doce grandes capitales del mundo, incluyendo Madrid y Barcelona. La herramienta, bautizada como INAT, promete hacer los enmarañados planos herramientas legibles para el ciudadano común.

La idea es sencilla. El profesional ha redibujado los mapas trazando líneas sólo verticales, horizontales o curvas de 45º para las líneas de metro, autobús y tranvía. Asimismo, ha aplicado zooms sobre los centros históricos y un código compartido para paradas y otros elementos.
 

 
Los nuevos mapas son más simples, estilizados y fáciles de imprimir y leer

 
Además, ha simplificado el recorrido de las líneas, de manera que cada ruta no presenta más de cinco curvas de principio a fin. En algunos casos, como en el mapa del Metro de Madrid, el autor ha creado formas específicas para identificar las distintas líneas. Así, en Moscú y París utiliza círculos, en Shangay y Pekín; rectángulos, en Berlín y Seúl, formas ovaladas; y en Londres, paralelógramos.

Es usted de los que se pierde fácilmente en el metro de cualquier ciudad, incluso en el de la que vive? Un arquitecto francés acude a su ayuda. El urbanista Jug Cerovic, afincado en Francia, acaba de presentar un estándar de diseño que simplifica los mapas de transporte urbano de doce grandes capitales del mundo, incluyendo Madrid y Barcelona. La herramienta, bautizada como INAT, promete hacer los enmarañados planos herramientas legibles para el ciudadano común.

El resultado? «Mapas más fáciles de leer, memorizar e imprimir» que los oficiales, explica el autor. En efecto, cada uno de los mapas de las 12 ciudades conserva la legibilidad sin importar el tamaño de impresión, como la muestra simplificada del suburbano de Tokio (arriba).

a.
Ahora en portada