Iberia lanza precios ‘chollo’ para volar antes y después del verano

Iberia acaba de lanzar una campaña especial en la que ofrece precios muy atractivos para viajar antes y después del verano. La oferta abarca desde fines de semana en capitales europeas hasta grandes viajes a Nueva York, Chicago o Cuba.

La aerolínea ofrece, para viajar antes que nadie, cualquier destino de la península o Ibiza desde solo 29 euros por trayecto; a Oporto, Faro, Biarritz o Perpiñán desde 39; a París o Casablanca desde 45 euros; a Milán, Roma o Venecia desde 59 euros; o a Londres y Zúrich, desde 65 euros.

Ahorro garantizado

Si el cliente prefiere viajar a un destino americano, la aerolínea brinda también precios muy económicos para viajar tanto antes como después del verano. Por ejemplo, a Costa Rica, Santo Domingo, Puerto Rico o Nueva York desde 249 euros por trayecto; a La Habana desde 269; a Montevideo o Sao Paulo desde 279 euros; a Los Ãngeles, Cali o Medellín desde 309; a Santiago de Chile, México o Buenos Aires desde 349 euros ida y vuelta….

Asimismo, la aerolínea también incluye en esta oferta la posibilidad de contratar el vuelo hotel, o vuelo coche en el mismo paquete. Por ejemplo, vuelo de ida y vuelta a París 2 noches de hotel desde 189 euros, a Londres 2 noches de hotel desde 199 euros o vuelo de ida y vuelta a La Habana 7 noches de hotel desde solo 739 euros.

Si el cliente prefiere contratar el vuelo coche, tiene a su disposición vuelos de ida y vuelta a Tenerife alquiler del coche 7 días desde 149 euros; o a Miami, también vuelo de ida y vuelta 7 días de alquiler desde solo 529 euros, entre otros muchos.

Esta oferta es válida para compras que se realicen hasta el lunes  18 de abril, para volar a Europa entre el 8 de abril y el 15 de junio, y a América desde ahora hasta el 15 de junio, o del 1 de septiembre al 30 de noviembre.

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones