El Hyperloop de Virgin ya puede llevar pasajeros

El sistema de transporte ultra rápido de Virgin Hyperloop realizó un viaje de prueba con pasajeros a 172 km/h, un 20% de su velocidad original

Virgin Hyperloop dio un paso de gigante en su objetivo de desarrollar un transporte ultra rápido por levitación magnética: la compañía realizó el primer viaje con humanos a bordo.

El corto trayecto experimental, de solo 500 metros, se realizó en una cápsula bautizada como XP-2, diseñada con una estética futurista y elegante por las firmas Bjarke Ingels Group y Kilo Design.

El interior fue diseñado por los estudios por las firmas Bjarke Ingels Group y Kilo Design. Foto Virgin Hyperloop
El interior fue diseñado por los estudios por las firmas Bjarke Ingels Group y Kilo Design. Foto Virgin Hyperloop

Los primeros pasajeros de la historia

La prueba se realizó el pasado domingo por la tarde en las instalaciones de Virgin Hyperloop en el desierto de Nevada.

Dos altos ejecutivos de Virgin Hyperloop fueron los primeros pasajeros en la historia que viajaron en estas cápsulas que se mueven levitación magnética

A bordo de la cápsula viajaron dos pasajeros, altos representantes de la empresa tecnológica: Josh Giegel, cofundador de la compañía de transportes y director de tecnología; y Sara Luchian, directora de Experiencia del Pasajero.

Josh Giegel y Sara Luchian, los primeros pasajeros del Hyperloop. Foto Virgin Hyperloop
Josh Giegel y Sara Luchian, los primeros pasajeros del Hyperloop. Foto Virgin Hyperloop

Con vestimenta convencional

En la cápsula estos dos ejecutivos no lucieron trajes espaciales ni nada sofisticado: apenas jeans y sudaderas con los logos de la empresa.

“Durante los últimos años Virgin Hyperloop ha estado trabajando para convertir su tecnología innovadora en realidad”, dijo Richard Branson, fundador del grupo Virgin.

«Con la prueba exitosa de hoy, hemos demostrado que este espíritu de innovación cambiará de hecho la forma en que las personas viven, trabajan y viajan en todo el mundo en los próximos años», aseguró.

En qué consiste el Hyperloop

El concepto de Hyperloop fue lanzado por Elon Musk, el fundador de Tesla, y Virgin fue una de las grandes compañías que se sumó al desafío.

La cápsula a punto de entrar en el túnel. Foto Virgin Hyperloop
La cápsula a punto de entrar en el túnel. Foto Virgin Hyperloop

La idea consiste en crear una red de tubos donde una cápsula pueda viajar por medio de levitación magnética, el mismo principio que tienen los trenes bala de Japón.

Como el tubo está sellado al vacío, la cápsula podría desarrollar velocidades superiores a los 1.000 km/h. O al menos así lo calculan los estudios teóricos de este medio de transporte.

La cápsula llegó a velocidad de 172 km/h en 15 segundos. Foto Virgin Hyperloop
La cápsula llegó a velocidad de 172 km/h en 15 segundos. Foto Virgin Hyperloop

Un 20% de la velocidad original

La prueba del domingo tuvo una fracción de la velocidad alcanzada, ‘solo’ unos 172 km/h, pero esta limitación se debió a la breve extensión del tubo creado para los ensayos.

Los participantes de la primera prueba aseguraron que apenas se siente la aceleración y negaron sentir consecuencias físicas 

Según precisó Luchian la aceleración fue suave y no tuvieron la sensación de estar en una montaña rusa, ni tampoco tuvieron consecuencias físicas como problemas en los oídos.

EEUU marca las reglas del juego

Hasta ahora Virgin había realizado unas 400 pruebas sin ocupantes. El proyecto es crear cápsulas donde puedan viajar 28 personas.

La prueba llegó un mes después que la compañía Virgin anunciara que construirá su Centro de Certificación Hyperloop (HCC) en Virgina Occidental.

Virgin Hyperloop había realizado 400 pruebas previas, pero nunca con humanos. Foto Virgin Hyperloop
Virgin Hyperloop había realizado 400 pruebas previas, pero nunca con humanos. Foto Virgin Hyperloop

En julio de este año el Departamento de Transporte de EE. UU. y el Consejo de Tecnología de Transporte Emergente y No Tradicional (NETT) detallaron el marco de orientación para un marco regulatorio para este futuro sistema de transporte, al menos, en ese país.

El sueño (frustrado) de España

Es que todo está por hacerse con el hyperloop: como si fueran los ferrocarriles del siglo XIX, sus instalaciones tienen que construirse desde cero, una red de tubos que -según las proyecciones- pudieran unir ciudades distantes a 600 kilómetros, como Madrid y Barcelona, en poco más de media hora.

El proyecto de Adif de convocar a Virgin para crear un centro de desarrollo del hyperloop en Málaga se truncó por la falta de financiación

España también se había sumado a esta iniciativa, con el proyecto de Adif de montar un centro de desarrollo en Bobadilla (Málaga).

Pero los 432 millones de euros que debía poner el gobierno nunca se materializaron, Virgin desistió de desembarcar en tierras andaluzas, y el proyecto quedó postergado.

a.
Ahora en portada