Bronca por la misa de recuerdo a las víctimas del Germanwings

La ceremonia de recuerdo de las víctimas del accidente del vuelo 9525 de Germanwings ha derivado en bronca oficial. La misa, programada para el próximo lunes en Barcelona, excluirá a otras religiones por deseo del arzobispo local, Lluís Martínez Sistach. 

La ceremonia oficial de recuerdo a las víctimas españolas del vuelo 9525 de Germanwings ha derivado en una pugna entre autoridades por el carácter religioso del acto memorial. El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, quiere vetar a otras religiones de la misa, algo que soslaya al gobierno catalán y a algunos familiares.  

Al parecer, Sistach se opone a que representantes de otras confesiones –como la ortodoxa, judía y musulmana- tomen la palabra durante el acto, algo que sí ocurrió en una ceremonia similar celebrada en Colonia (Alemania) el 17 de abril. El líder religioso se escuda en que hubo víctimas católicas en el siniestro, que segó la vida de 150 pasajeros en marzo.

El cardenal arzobispo sí es partidario de que los representantes de otras confesiones tomen la palabra después del acto, algo que no gusta al gobierno catalán. Una portavoz del departamento de Governació ha confirmado que «hay peticiones de familiares para que el acto no sea sólo católico», y que el ejecutivo de Mas «quiere respetar esas peticiones».  

Autoridades

Cabe recordar que al oficio, que se celebrará el lunes 27 por la tarde en la Sagrada Familia de Barcelona, acudirán autoridades de primer nivel. Se espera la presencia de SS.MM. Los Reyes de España, además del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Preguntados por el carácter de la ceremonia, fuentes de la delegación del Gobierno en Cataluña han confirmado que «los detalles aún no están cerrados».

No obstante, medios de inclinación religiosa recuerdan que «la Iglesia Católica cree en la eficacia de las Misas celebradas por los difuntos», una creencia que no comparten «los protestantes, judíos ni musulmanes», por lo que dan por seguro el carácter católico del acto. 

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones