Ratatouille o cómo un vídeo de Tik Tok se convirtió en musical de Broadway

El musical Ratatouille recaudó un millón de dólares en solo un fin de semana. Y no se estrenó en ningún teatro, sino en la plataforma TikTok

Saint Laurent, JW Anderson, Louis Vuitton lo vieron claro. El pasado septiembre -mes por excelencia de las Fashion Weeks- y ante las restricciones impuestas por la pandemia y la imposibilidad de celebrar físicamente impresionantes desfiles, los grandes de la moda se arrojaron en brazos de Tik Tok. La red social se convirtió en un nuevo y mucho más democrático front row desde el que mostrar novedades y, más importante, conectar con la próxima generación de clientes (la Generación Z) con cada vez mayor decisión de compra. Ahora, la transformación de un éxito viral en un musical capaz de recaudar un millón de dólares en solo un fin de semana abre un nuevo frente: ¿será también Tik Tok el salvavidas que el teatro necesitaba?

El nuevo fenómeno tiktoker tiene nombre propio: Ratatuoille o, más bien, Ratatouisical, que es como se ha bautizado el musical que acaba de estrenarse en la plataforma. Ni Disney ni Pixar, los creadores de la película animada original, están detrás de fenómeno, que vendió entre el 1 y el 4 de enero, únicas fechas disponibles, más de 360.000 ‘entradas’ a 5 dólares, lo que hace un total de 1,8 millones de dólares en beneficio de The Actors Fund, la asociación benéfica que apoya a actores estadounidenses en dificultades.

La gente pide en Twitter camisetas y tazas del musical, que consiguió involucrar a artistas como Tituss Burgess, Wayne Brady, Adam Lambert o Ashley Park, a guionistas, coreógrafos, diseñadores, escenógrafos, cantantes, compositores y músicos, incluida la Sinfonietta de Broadway. Y todo surgió de un vídeo viral.

Ratatouille, el musical

Ahora volvamos al principio. Em Jaccs, una conocida tik toker neoyorkina de 26 años lanzó el 10 de agosto un vídeo con una canción, The ode to Remy, basada en el conocido ratoncillo con aspiraciones de gran chef que protagoniza la cinta de Disney Pixar de 2007. Empezó a gustar y a crecer de forma orgánica -esto es, sin ningún tipo de campaña orquestada por perfiles o marcas- y el algoritmo lo impulsó hasta hacerse viral (hoy tiene 1,1 millones de visualizaciones).

Personas de todo el mundo lo reprodujeron y añadieron sus propios videos cortos con canciones, coreografías, maquillajes o escenografías como en una especie de obra colaborativa sin ningún tipo de dirección hasta que alguien dijo ¿no sería estupendo que se hiciera un gran musical de Ratatouille basado en esa canción?

Claro, la idea se hubiera quedado ahí si no hubiera tenido algún impulso más que, en este caso, vino de la mano de la cantante australiana Gabbi Bot y el compositor y fan del teatro musical, Daniel J. Mertzlufft. Ella hizo una canción para el padre de Remy y él lanzó ideas sobre la materialización del musical. En los tweets comenzó a citarse a Brad Bird, el director de la película Ratatouille, y a Patton Oswald, el actor de doblaje que puso la voz a Remy en la versión en inglés. De ahí llegó a oídos de Disney y Pixar y a Broadway, donde comenzó a fraguarse esta especie de locura.

De Tik Tok a Broadway

En solo dos meses nació el musical, de manos de la productora de Broadway Seaview. Un tiempo récord en el que se contactó con los actores, se retomaron las canciones creadas por Tik Tok y se escogió el equipo de vídeo, guionistas y músicos que habrían de interpretar la historia, que sigue básicamente la de la película, en la que una ratita con mucho talento para los fogones conduce al humilde cocinero Alfredo Linguini a lo más alto escondiéndose debajo de su gorro de chef. 

Los actores y las actrices se grabaron desde casa, en formato vertical como exige la plataforma, con transiciones y filtros del propio Tik Tok.

Personas de todo el mundo lo reprodujeron y añadieron sus propios videos cortos con canciones, coreografías, maquillajes o escenografías como en una especie de obra colaborativa sin ningún tipo de dirección hasta que alguien dijo ¿no sería estupendo que se hiciera un gran musical de Ratatouille basado en esa canción?
Ratauousical, The Tik Tok Musical.

Remy, la ratita estrella, fue interpretada por Tituss Burgess (actor y cantante habitual de Broadway, además de actor en 30 Rock o Unbreakable Kimmy Schmidt), Wayne Brady (Cómo conocí a vuestra madre, 30 Rock) interpretó a Django y Kevin Chamberling (Wicked, La Familia Adams, CSI) fue el Chef Gusteau mientras el actor, director, cantante y coreógrafo de Broadway André De Shields hizo del temido crítico gastronómico Anton Ego.

El actor Andrew Barth Feldman se puso en la piel del cocinero Linguini mientras Adam Lambert, uno de los más aplaudidos, fue Emile. Para la chef Colette, que enseña a Linguini a cocinar, se contó con Ashley Park (Emily en París) y Mary Testa hizo el papel del malvado chef Skinner.

Las músicas se adaptaron o se reescribieron en apenas 3 semanas, con todos los artistas trabajando desde casa y sin verse, al igual que los escenógrafos, arreglistas y el resto de profesionales. Para el director, Lucy Moss, que venía de hacer Six: The Musical el mayor reto fue darle forma a materiales, contenidos originales de Tik Tok e incluso aspiraciones tan diversos. «A pesar de estar en un formato a la vanguardia de la tecnología y lo más Gen-Z del mundo, la gente aspiraba a ver un musical clásico». El desafío, concluye, «fue hacerlo en el escenario menos teatral de todos lo tiempos».

a.
Ahora en portada