Ibai, Piqué y el debut de Messi: duelo de audiencia frente a una nueva televisión

El acuerdo entre el ‘streamer’ Ibai Llanos y Gerard Piqué revela el crecimiento de los nuevos formatos como Twitch que plantan cara a la televisión abierta

El primer partido de Messi en el PSG logró una audiencia de 2,2 millones de espectadores en Telecinco, y de 300.000 personas con Ibai Llanos

Ibai Llanos en una transmisión de e-sports. Foto Victor Lerena | EFE

El pasado fin de semana Lionel Messi se estrenaba en la liga francesa con el PSG, su primer partido con la camiseta de otro club después de 20 años de carrera en el Barça.

En paralelo transcurría otro duelo: el partido del debut del astro argentino fue retransmitido simultáneamente en televisión en abierto y en Twitch, la plataforma para emisión de vídeo en directo en internet, propiedad de Amazon.

 Algo hasta ahora poco habitual en un mundo – el de los codiciados derechos de emisión del fútbol- que parecía terreno exclusivo para las grandes corporaciones mediáticas.

El primer partido de Messi en el PSG logró una audiencia de 2,2 millones de espectadores en Telecinco, y de 300.000 personas con Ibai Llanos
Gerard Piqué e Ibai Llanos en el anuncio del acuerdo. Foto Twitter G.Piqué

Un nuevo canal de difusión

La decisión fue de la empresa Kosmos, del futbolista del Barça Gerard Piqué, propietaria de los derechos televisivos de la máxima competición francesa, que quiso optar por una forma de distribución tradicional, Telecinco, y otra más disruptiva, Twitch.

El propio Piqué lo planteaba como una oportunidad para ver si Twitch podía hacer sombra a la televisión tradicional y animaba a sus seguidores en Twitter

¿Telecinco gana por goleada?

Si fue planteado como un duelo para medir fuerzas de la televisión frente a la plataforma del vídeo en directo, el ganador fue la televisión tradicional.

El primer partido de Messi en el PSG logró una audiencia de 2,2 millones de espectadores en Telecinco, y de 300.000 personas con Ibai Llanos

La emisión del partido en Telecinco, comentada por el periodista Manu Carreño, fue seguida por una media de más de 2.200.000 espectadores, mientras que la retransmisión a cargo del popular streamer (nombre con el que se conoce a las personas que emiten los directos en Twitch) Ibai Llanos contó con una media de algo más de 300.000.

Ahora bien, más que una derrota para Twitch, el duelo televisivo es una muestra de que una nueva televisión reclama su espacio y tiene su público.

Que la audiencia de televisión tradicional fuera muy superior era algo previsible de antemano teniendo en cuenta que la plataforma de vídeo en directo propiedad de Amazon es posiblemente desconocida por buena parte de la audiencia potencial del partido de fútbol, especialmente en las franjas de edades más elevadas.

El primer partido de Messi en el PSG logró una audiencia de 2,2 millones de espectadores en Telecinco, y de 300.000 personas con Ibai Llanos
Ibai Llanos cuenta con 40.000 seguidores en Twitch. Foto EFE

¿Tiene sentido la comparación de audiencias?

No la tiene. O al menos no sin hacerla con cierta prudencia. 

Un primer motivo sería que los sistemas de medición de audiencias son diferentes. En el caso de Twitch, se puede saber con exactitud el número de espectadores que se han conectado a una emisión. Eso sí, no quedaría reflejado, por ejemplo, si más de un usuario está viendo un mismo contenido desde un mismo ordenador. 

Las audiencias en televisión, por contra, son estimadas. A través de los datos de consumo televisivo de un grupo de hogares representativo (de un espacio geográfico concreto), se obtiene una estimación del número de espectadores que han seguido un determinado programa.

Un segundo motivo sería que el perfil de usuario de Twitch es distinto del de la televisión tradicional: un 41 % de los usuarios de Twitch tiene entre 16 y 24 años, según datos de la empresa Global Web Index especializada en análisis de mercado. Este dato constata que la plataforma es especialmente popular entre el público joven. 

Este público joven es, a su vez, el más desapegado de la televisión. Otro estudio del prestigioso Pew Research Center preguntaba en 2018 a los norteamericanos sobre cuán difícil sería renunciar a la televisión.

El primer partido de Messi en el PSG logró una audiencia de 2,2 millones de espectadores en Telecinco, y de 300.000 personas con Ibai Llanos
Gerard Piqué en la presentación de la Copa Davis en 2019. Foto EFE

Las diferencias entre edades fueron significativas: sólo un 16 % de los adultos menores de 29 años afirmaban que sería muy difícil frente a 48 % de los mayores de 65 años.

Además, considerando el total de la población adulta, el porcentaje de personas que consideraban muy difícil prescindir de la televisión bajó más de 10 puntos en una década, señalando una tendencia de cara a las próximas décadas.

El pastel publicitario

El reparto del pastel de los ingresos publicitarios (por ejemplo, los vinculados a las competiciones deportivas) está en juego de forma permanente, pues los anunciantes van a dónde está la audiencia, y por ello el crecimiento de Twitch inquieta a los canales tradicionales.

No obstante, pese al auge de plataformas como Twitch y su capacidad para generar audiencias cada vez más grandes, sería precipitado anunciar el ocaso de la televisión.

Diferentes estudios, entre ellos el último de la consultora Kantar analizando el año 2020, confirman que el consumo televisivo en España se sitúa de media en las 3,9 horas al día. Una cifra similar a la de otros países europeos y que, además, creció durante la pandemia. Y las televisiones tradicionales todavía aglutinan audiencias millonarias.

Cuatro de cada diez usuarios de Twitch tienen menos de 24 años

El fenómeno de Twitch recuerda que la transformación de la televisión tradicional continúa, impulsada también por otros cambios en los hábitos de consumo y fenómenos como el del vídeo bajo demanda.

Si una parte de la audiencia más joven se siente a gusto en plataformas como Twitch y siente menos apego por la televisión tradicional, esta tendrá que encontrar el modo de resultar atractiva para seguir captando más audiencia o reteniendo su audiencia en el futuro.

El primer partido de Messi en el PSG logró una audiencia de 2,2 millones de espectadores en Telecinco, y de 300.000 personas con Ibai Llanos
Llanos protagoniza la avanzada de Twich sobre los medios tradicionales. Foto EFE

Lo que viene: la alianza Piqué-Ibai

Tras esta última incursión con el debut de Messi en la liga francesa y un par de directos compartidos en Twitch, Piqué e Ibai han anunciado que vienen muchas colaboraciones más y hay sorpresas por desvelar durante las próximas semanas.

El futbolista del Barcelona, conocido por diferentes inversiones y su apuesta por las redes sociales, lleva tiempo forjando una relación con el popular streamer y ya había apostado por él en otras ocasiones.

Así, en junio, Ibai tuvo los derechos de emisión de la Copa América para retransmitirla en directo desde su canal. La final reunió en su Twitch a más de 500.000 espectadores y contó con la presencia de Piqué como comentarista.

Teniendo en cuenta que Kosmos es propietaria de los derechos de explotación de otros eventos como la Copa Davis de tenis (de la que ha remodelado el formato), sería posible que la incipiente alianza profesional entre Piqué e Ibai se extendiera a otros deportes.

Si los derechos de alguna otra competición se explotan en exclusiva, es posible que parte del público que no tenía hasta ahora ningún interés o ningún aliciente por asomarse a Twitch, acabe conectándose para poder ver el partido que le interese.

Los hitos de Ibai Llanos

Además, al margen de su colaboración con Piqué, Ibai Llanos, que despidió el año pasado dando las campanadas en la Puerta del Sol de Madrid, comenzó el 2021 consiguiendo otros muchos hitos.

La cadena de televisión Eurosport le contrató como narrador de los partidos de baloncesto de los JJOO de Tokio, la Liga nombró a su canal partner oficial y le cedió los derechos de emisión en abierto de un partido de primera división a través de su canal, y un combate de boxeo entre diferentes streamers organizado por él, con el apoyo de numerosos patrocinadores, consiguió reunir hasta un millón y medio de personas en su minuto de oro.

Más ejemplos de que una nueva televisión llega ya a muchas personas y, también, de que las sinergias entre los canales más tradicionales y Twitch también son posibles. Esas sinergias iluminan un camino distinto al que a veces parece plantearse como un enfrentamiento inevitable.

a.
Ahora en portada