Un ex alto cargo denuncia una caza de brujas en Aena

Un ex alto cargo de Aena denuncia persecución por "opinar diferente" en el gestor semipúblico de aeropuertos. Sebastián Pérez, ex director regional de Navegación Aérea en Canarias, afea a la agencia su "soberbia" por vigilar los comentarios en Twitter.

Un ex alto cargo denuncia que Aena «castiga a quien piensa diferente». Sebastián Pérez, ex director regional de Navegación Aérea en Canarias, afea a la agencia por perseguir «la opinión diferente y la falta de sumisión». El también ex director del aeropuerto de Gran Canaria defiende al controlador aéreo degradado por criticar en Twitter, y lamenta que Aena vigile la red social.

En una carta abierta, Pérez, hoy jubilado y profesor de Gestión Aeronáutica en la Universidad de Las Palmas, vapulea a Enaire, matriz de Aena Aeropuertos, por mostrar «una soberbia impropia». Según él, la sociedad pone «la nota singular» al degradar al controlador Tomás Vidriales por sus opiniones.

Image and video hosting by TinyPic

Bajo su punto de vista, la IATA, las autoridades aeronáuticas de España o incluso empresas españolas «agradecerían a Tomás el trabajo hecho» si tuvieran la oportunidad. Cabe recordar que Vidriales fue cesado como jefe de sala diez días antes de jubilarse tras verter comentarios contra Enaire en Twitter.

Cuando Aena era líder

El profesional recuerda que a mediados de los años 90 Aena y España «eran líderes» en la región de influencia del archipiélago canario. En algún momento, sostiene Pérez, «alguien desde Madrid apartó a Canarias de cualquier participación internacional».

Además, la misiva revela que lo controladores canarios «se las veían para asignar corredores aéreos» en la misma época. La generación que trabajó en control aéreo en aquel tiempo, asegura, «luchó para mejorar la situación».

La dura misiva llega días después que Enaire confirmara el cese de Vidriales. Semanas antes, Aena instaba a cerrar una cuenta no oficial en Twitter que reportaba incidencias en el aeropuerto de Santander.

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones