Muere Pierre Cardin, el diseñador que democratizó la alta costura

Pierre Cardin fallece a los 98 años en Francia. Logró que la alta costura deje de ser un sector elitista gracias a la democratización emprendida con el prêt-à-porter

Fue un humilde hijo de inmigrantes italianos que se convirtió en uno de los íconos de la moda francesa. Y mundial. Con el fallecimiento de Pierre Cardin se cierra un capítulo en la historia de la moda, donde la elegancia y la innovación fueron sus huellas de identidad.

Pierre Cardin Foto EFE

Fue un humilde hijo de inmigrantes italianos que se convirtió en uno de los íconos de la moda francesa. Y mundial. Con el fallecimiento de Pierre Cardin se cierra un capítulo en la historia de la moda, donde la elegancia y la innovación fueron sus huellas de identidad.

Cardin falleció a los 98 años en la ciudad de Neuilly, a las afueras de París, la ciudad a la que llegó ni bien terminó la Segunda Guerra y con la que mantuvo un romance que revolucionaría su talento.

La renovación de la alta costura

Junto con André Courrèges y Paco Rabanne renovarían la alta costura francesa en los años ’50 y ’60, pero para Cardin esto no era suficiente: sabía que la sofisticación tenía que ir de la mano de la comodidad, y sentó las bases del prêt-à-porter.

Cardin con André Courrèges y Paco Rabanne renovarían la alta costura francesa en la posguerra

Comenzó su pasión por la moda cuando a los 14 años fue asistente de un sastre en la ciudad francesa de Saint-Étienne, y de allí pasó a la firma parisina Paquin, donde tuvo la oportunidad de diseñar el vestuario y las máscaras para la producción de Jean Cocteau ‘La bella y la bestia’.

Fue un humilde hijo de inmigrantes italianos que se convirtió en uno de los íconos de la moda francesa. Y mundial. Con el fallecimiento de Pierre Cardin se cierra un capítulo en la historia de la moda, donde la elegancia y la innovación fueron sus huellas de identidad.
Libertad de movimientos, color y comodidad, las claves de su diseño. Foto EFE

La relación con Christian Dior

En la ciudad luz pasó por las principales casas de alta costura, y mantuvo una interesante y sana competencia de talentos con Christian Dior.

Entre ambos crearon el traje de chaqueta que sería el símbolo de la compañía, con el surgimiento de ‘new look’ con un diseño ajustado en la cintura y con volumen en las faldas.

La creación del imperio Cardin

En los ’50 Cardin quiso volar solo y fundó su propia marca, que se convertiría en uno de los grandes emporios de la moda, donde se decidió a romper los corsés de la alta costura con la producción industrial de prêt-à-porter, pero sin renegar los orígenes artesanales y de calidad.

Fue un humilde hijo de inmigrantes italianos que se convirtió en uno de los íconos de la moda francesa. Y mundial. Con el fallecimiento de Pierre Cardin se cierra un capítulo en la historia de la moda, donde la elegancia y la innovación fueron sus huellas de identidad.
Pierre Cardin coqueteó con el futurismo en sus diseños. Foto EFE

Sin embargo, los fundamentalistas de la alta costura nunca le perdonaron lo que consideraron una traición al sector más refinado de la moda.

Sus diseños coquetearon con el futurismo, y hasta atrajeron las miradas de los ingenieros de la NASA

Calificado de futurista por sus diseños, tomaba la crítica como un halago, y tuvo como mandamiento que los diseños aporten libertad a la figura femenina.

Aunque se veía como conservador, en realidad siempre buscó aquellos espacios que faltaban por llenar en el mundo de la moda, con una marcada apuesta por las prendas unisex con formas, colores y texturas adelantadas a los tiempos.

Fue un humilde hijo de inmigrantes italianos que se convirtió en uno de los íconos de la moda francesa. Y mundial. Con el fallecimiento de Pierre Cardin se cierra un capítulo en la historia de la moda, donde la elegancia y la innovación fueron sus huellas de identidad.
Cardin creó un emporio que traspasó los límites de la moda. Foto: EFE

El pionero

Fue el primer modisto en aparecer en Time, logró que la Plaza Roja de Moscú sea una pasarela de moda y su talento para el diseño se expandió a campos tan diversos como el teatro (su gran pasión), los muebles y los automóviles. Y por supuesto, el cine, como modisto de cabecera de grandes estrellas.

Cardin estaba retirado de los focos por su avanzada edad. Ni siquiera asistió al desfile en su honor que en enero preparó su protegido Jean Paul Gaultier, quien comenzó a trabajar con el gran modisto a los 17 años. Pero sabía que su legado seguiría vigente por muchas décadas más.

a.
Ahora en portada