Shangri-lah: un nuevo festival para cerrar el verano

Un manifiesto utópico, ocho artistas y un día de verano único en el Autocine de Madrid: Así es la primera edición del Shangri-lah

Que este año está siendo nefasto para la cultura no es noticia. La situación de provocada por la pandemia de Covid-19 ha causado cancelaciones en la mayoría de festivales y programas en vivo para el resto del año a nivel nacional.

Sin embargo, y mientras se preserva la supervivencia de un sector que se ha probado seguro y necesario, surgen otras propuestas como resistencia y alternativa a las citas canceladas al aire libre.

Shangri-lah

“Esperando a que algo bueno pasara a nuestro alrededor durante el confinamiento” o “un lugar feliz aislado del mundo” son algunas de las palabras con las que describe la organización del Shangri-lah este nuevo festival, que se ha hecho realidad gracias al trabajo de un grupo de amigos y su ímpetu por ofrecer una alternativa a todas las propuestas canceladas delante de sus ojos en lo que va de verano.

Así, y con premisa de poder bailar bajo las estrellas, el próximo 29 de agosto se presenta como fecha elegida “para liberarse de todo lo acumulado en los últimos meses y llegar con fuerza a la segunda parte del año”, comentan desde la organización.

Si a esto se le suman los 25.000m2 del Autocine Race de Madrid, el Shangri-lah 2020 promete una experiencia única e irrepetible en la programación estival de Madrid.

Nueva propuesta, nuevo formato

“Veníamos observando que las propuestas de conciertos que se venían llevando a cabo hasta la fecha se alejaban un poco del concepto de espectáculo, así que queríamos que el público se sintiese como antes en el sentido de que pudiese bailar y estar con su grupo de amigos”, comenta a Tendencias Adrián Martín, parte de la organización del festival y encargado de la programación de esta primera edición.

Shangri-Lah festival Madrid
De un día de duración, el festival tendrá lugar en el Autocine Race de Madrid. Foto: Getty Images.

Como propuesta novedosa en este formato, el Shangri-lah incorpora la entrada grupal a la individual. “Queremos brindar la oportunidad a todos esos grupos de amigos que van juntos a los festivales de tener un espacio seguro donde abrazarse, bailar y disfrutar”.

Sin embargo, tampoco quedan fuera los asistentes individuales “que podrán disfrutar de espacios reservados para este tipo de entradas y en las mismas condiciones (20m2) de las que gozan el resto de miembros del público”, explica Martín.

Un día y ocho bandas

Junto con bandas ya habituales de la escena nacional, como Los Nastys, Naked Family o los barceloneses Mujeres, podrá verse a grupos tan sugerentes como los georgianos Murman Tsuladze o el francés Jonis Delacroix, que traerá su nuevo formato híbrido entre Live y Dj set por primera vez a la capital española.

Shangri-Lah festival Madrid
Los Nastys. Foto: Shangri-Lah.

Por su parte, la valenciana Ley Dj (habitual de festivales como FIB, Ibiza Rocks o Eyeife La Habana) conforma la última incorporación al cartel junto con la madrileña Penny Necklace, que traerá su atmosférica y elegante propuesta de electrónica hasta el Autocine Race como previa a su próxima gira prevista para invierno 20/21.

La propuesta de la madrileña Penny Necklace ha pasado por el Monkey Week, Sonorama Ribera, Festival Deleste, o el Sound Isidro en la capital

La oportunidad de descubrir

“Consideramos que hay muchas propuestas interesantes actualmente, así que hemos querido dar una oportunidad tanto a artistas para mostrarlas como al público para descubrirlas”, comenta Martín. “Además, creemos que es el momento perfecto para ofrecer estas propuestas que quizá antes no destacaban mucho por el exceso de oferta o a las que no se les había prestado mucha atención por otros motivos”.

Shangri-Lah Festival Madrid
Penny Necklace. Foto: Sofia Magan.

Precisamente la Covid, que ha interrumpido la mayoría de festivales y propuestas musicales desde el pasado marzo, también ha hecho en cierta medida que el público valore la música y la cultura en mayor medida que antes.

“Teniendo en cuenta la adversa situación por la que atraviesa la cultura es preciso entender la importancia que tiene en la sociedad. Desde la organización estamos convencidos de que es necesario demostrar que la cultura es segura y que ambos términos van de la mano”, tercia el responsable de Booking del festival.

Diversión segura

Por ello, Shangri-lah garantiza una experiencia dentro de la máxima seguridad, no solo mediante el uso de obligatorio de la mascarilla para acceder al recinto y permanecer en él sino a través de acciones extra como tomar la temperatura a todos los asistentes previa entrada al festival.

“En definitiva, nos gustaría que los asistentes al Shangri-lah 2020 dijeran que han disfrutado enormemente de un día lleno de música y que les ha dado un respiro de la situación actual en un contexto seguro”, reconoce Martín. “Y también que están deseando repetir en la próxima edición. Esto es solo el comienzo”.

a.
Ahora en portada