>

Música, teatro y danza conquistan los castillos de Aragón

Artes escénicas contra la despoblación: la fortaleza de Loarre, en Huesca, inaugura la tercera edición de los Festivales de los Castillos de Aragón

En un panorama incierto, a veces desolador, con algunas pinceladas de esperanza, los festivales afrontan el verano pospandémico entre medidas de seguridad y distanciamiento social, pero también con la ilusión de organizadores y ganas -muchas- de un público que no quiere renunciar a la cultura. Entre los que no se rinden, Festivales de los Castillos de Aragón, que arranca el 25 de julio en Loerre.

Algunas de las fortalezas más impresionantes de la región acogerán este evento, nacido en 2018, que se extenderá hasta el 29 de agosto y que llevará a siete castillos de Huesca, Zaragoza y Teruel un total de 26 actuaciones vinculadas a las artes escénicas, con teatro y música, pero también danza, humor y magia.

Piedras con centenares de años de antigüedad serán testigo de montajes nacionales e internacionales, que servirán para acercar la cultura de primer nivel al entorno local, con artistas de la talla de María Luisa Merlo, Rafael Álvarez ‘El Brujo’ o Anthony Blake, además de más de 20 compañías aragonesas, pero también para promover sus propios atractivos turísticos y luchar así contra la despoblación.

Actuación en 2019 en el castillo de Sadaba. Foto: Festivales de los Castillos de Aragón.

Actuación en 2019 en Sádaba. Foto: Festivales de los Castillos de Aragón.

[Para leer más: Madrid: nuevos (y duros) tiempos para la música en vivo]

Primera parada: Huesca

La fortaleza de Loarre será la primera cita de los Festivales de los Castillos de Aragón. También será la primera vez que el festival ‘conquista’ un castillo de Huesca. Y no es uno cualquiera: este épico castillo, considerado la fortaleza románica mejor conservada de Europa, es una auténtica joya de la arquitectura del siglo XI, utilizada incluso como escenario de películas como El Reino de los Cielos, de Ridley Scott.

En su estreno, Loarre acogerá cuatro espectáculos de teatro y música los días 25 y 26 de julio, con actividades que comenzará con el vermut musical de Rosin de Palo. Los jovencísimos Samuel y Mario, contrabajo y percusión respectivamente, y flamantes ganadores de la última última edición del Ambar Z Music son exponentes de la música urbana más actual con un proyecto instrumental, luz Rushing / Standard Drink que juega con fusiones que van del hardcore-funk o al trap, hasta el jazz clásico.

Por la tarde será el turno de la música acústica del Sr Isasi (Roberto Isasi, excantante de la banda Juanita Calamidad), en la terraza superior del castillo, con vistas a la sierra de la Hoya y un repertorio de canciones de su primer disco en solitario, Empezamos, y del teatro, con el espectáculo Ingenioso hidalgo a cargo de Producciones Viridiana.

 

Rosin de Palo abrirá la tercera edición del festival en Loarre.

El domingo, vermut musical del dueto aragonés Vegetal Jam y su combinación de fandangos, scottish, mazurkas, arin arin, valses, rondos, polkas, fox-trot y jota entre otros géneros. Interpretados con chelo, acordeón y violín, sus temas son inspirados siempre en la tierra, por lo que suponen el broche perfecto para esta experiencia entre montañas.

Hasta el 29 de agosto

Tras la inauguración en Loarre, las actividades se trasladarán al castillo de Valderrobres (Teruel), del 6 al 8 de agosto, y Sádaba (Zaragoza), del 6 a 9 de agosto. Después, los turolenses Mora de Rubielos y Rubielos de Mora acogerán la agenda del XXXIV Puerta al Mediterráneo, del 11 al 22 de agosto. A continuación, Albalate del Arzobispo (Teruel), del 27 al 29 de agosto. El castillo de Mesones de Isuela (Zaragoza), previsto inicialmente para el 23 al 25 de julio, está pendiente de reubicarse en nueva fecha.

Las seis fortificaciones albergarán las actuaciones de grandes artistas que forman parte del patrimonio cultural español como Rafael Álvarez ‘el Brujo’, y su Lazarillo de Tormes, o María Luisa Merlo acompañada de Jesús Cisneros en la obra Mentiras inteligentes.

Este año, además, el festival hace una apuesta firme y comprometida por la creación escénica aragonesa en un claro apoyo al sector y para ello, en el apartado teatral, contará con producciones de largo recorrido nacional como El funeral de Teatro Che y Moche, o La hora de Mario de Es Escena. También con la compañía Javier Arnas y el mono Pedro el Rojo en su Informe para una academia.

El castillo de Mora de Rubielos en una edición anterior del festival. Foto Festivales de los Castillos de Aragón.

El castillo de Mora de Rubielos en una edición anterior del festival. Foto: Festivales de los Castillos de Aragón.

La danza correrá a cargo de la compañía de Miguel Ángel Berna con su último espectáculo Berna Íntimo, y dos propuestas nacionales La maldición de los hombres Malboro de Elena Carrascal y Excéntrica Producciones, y Korps de la compañía Miquel Barcelona.

También habrá espacio para el circo, con los catalanoaragoneses Seón y su representarción Infinit, un espectáculo de acrobacia y filosofía con mucha poesía y humor.

Música y humor

El espacio musical albergará un amplio repertorio de géneros que incluyen propuestas de artistas como Elem para los más jóvenes, y apuestas seguras como Despierta McFly o Los 3 norteamericanos; es decir, David Giménez, Roberto Artigas y Joaquín Carbonell.

El folclore estará representado con opciones arriesgadas como el folk neo-trad que representa Vegetal Jam y otras más convencionales como la rondalla Astí queda Ixo, que cumple veinte años, o la jota contemporánea del infalible dúo compuesto por Nacho del Río y Beatriz Bernad.

En cuanto al humor, se han programado los espectáculos Fabiolo Connection, del pijo divertido e irreverente creado e interpretado por Rafa Maza; Increíble pero cierzo de Diego Peña, la alocada comedia de Esperando al Karma de Hello Yoli & Factory Producciones, y Manual de instrucciones propias de los “oregoneses” de Jorge Asín y Marisol Aznar.

El funeral de Teatro Che.

El funeral de Teatro Che.

También habrá hueco para la magia con el carismático ilusionista Civi-Civiac o el archiconocido Anthony Blake y su espectáculo Más allá de la imaginación. Y, por supuesto, manteniendo el compromiso con los nuevos creadores y las propuestas escénicas de corte contemporáneo, este año se contará con Livalone, de la Fundación de Creación Colectiva y con el apoyo de la Fira de Teatre al Carrer de Tárrega.

El precio de las entradas oscila entre los 10€ y los 20€ -también existen abonos para todas las sedes-, un precio inferior a otros años por empatía con la situación actual, conteniendo incluso actuaciones gratuitas.

Cultura contra la despoblación

Surgido a partir del festival Puerta al Mediterráneo, con más de 30 años de trayectoria, Festivales de los Castillos de Aragón nació en 2018 para recuperar eventos desaparecidos como el de Illueca, en Zaragoza, o Valderrobres, en Teruel, pero también para generar otros nuevos, como el de Sádaba.

El objetivo común es vehicular a través de las artes escénicas, pero también otras disciplinas como las artes plásticas, las visuales o incluso la gastronomía, un turismo de verano que ponga en valor cada uno de los espacios y contribuya a luchar contra la despoblación en las zonas rurales de Aragón.

a.
Ahora en portada