AC/DC: la historia de los hermanos inmigrantes que revolucionaron el rock

El libro ‘Los Young’ revela la historia de Malcolm, Angus y George Young, el hermético y creativo clan de escoceses que fundaron uno de los grupos más importantes en la historia del rock

“Todas las canciones de AC/DC suenan igual, pero…¡qué gran canción!”. Así recuerda el periodista Jesse Fink una de las mayores críticas y a la vez alabanzas de esta banda australiana, nacida de tres hermanos provenientes de Escocia, que fieles a su carácter forjado en los barrios bajos de Glasgow sudaron y movieron cielo y tierra hasta llegar al Olimpo del rock.

MD128. MADRID, 2/3/09.- El guitarrista de la banda australiana AC /DC Angus Young durante el concierto que el grupo ofreció esta noche, el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, para presentar su último álbum, «Black ice». Este ha sido el segundo de los tres conciertos de su gira española, después de su actuación en Barcelona. EFE/ZIPI

“Todas las canciones de AC/DC suenan igual, pero…¡qué gran canción!”. Así recuerda el periodista Jesse Fink una de las mayores críticas y a la vez alabanzas de esta banda australiana, nacida de tres hermanos provenientes de Escocia, que fieles a su carácter forjado en los barrios bajos de Glasgow sudaron y movieron cielo y tierra hasta llegar al Olimpo del rock.

‘Los Young. Los hermanos que crearon AC/DC’ (Libros Cúpula) es la historia de Malcolm y Angus Young, quienes al salir de la adolescencia tomaron las guitarras (la rítmica el primer, la principal el segundo) y dieron forma a un sonido de rock duro que fue muchas veces imitado y jamás igualado.

“Todas las canciones de AC/DC suenan igual, pero…¡qué gran canción!”. Así recuerda el periodista Jesse Fink una de las mayores críticas y a la vez alabanzas de esta banda australiana, nacida de tres hermanos provenientes de Escocia, que fieles a su carácter forjado en los barrios bajos de Glasgow sudaron y movieron cielo y tierra hasta llegar al Olimpo del rock.
Portada del libro ‘Los Young’. Foto Libros Cúpula.

COMPRAR ‘Los Young’, de Jesse Fink, en Amazon

Basta oír uno de cualquiera de los tres acordes con que construyen sus canciones y enseguida se sabe que estamos escuchando a AC/DC.

El mismo sonido a lo largo de las décadas

Y da igual que sea un tema del iniciático High Voltage (1975), del excelente Back in Black (1980) o del poco trascendente Black Ice (2008): pasarán los años, pero AC/DC siempre suena como AC/DC.

Esos dos Young tuvieron una columna vertebral en sus inicios que fue clave para lograr ese sonido: el hermano mayor George, quien tuvo un éxito efímero con el grupo pop Easybeats, donde también tocaba otro hermano, Alexander.

Basta oír uno de cualquiera de los tres acordes con que construyen sus canciones y enseguida se sabe que estamos escuchando a AC/DC

George fue productor de la banda de Malcom y Angus hasta 1978, además de ocasional bajista. Entre los tres encontraron la cuadratura del círculo a la identidad musical del grupo y se aferraron al axioma de “si no está roto, no lo arregles”, puntaliza Fink.

“Todas las canciones de AC/DC suenan igual, pero…¡qué gran canción!”. Así recuerda el periodista Jesse Fink una de las mayores críticas y a la vez alabanzas de esta banda australiana, nacida de tres hermanos provenientes de Escocia, que fieles a su carácter forjado en los barrios bajos de Glasgow sudaron y movieron cielo y tierra hasta llegar al Olimpo del rock.
Angus Young y su hermano Malcolm durante la presentación de su disco «Stiff Upper Lip». Foto Guillermo Junquera | EFE

Talentosos, herméticos y huraños

Reconstruir su historia no fue fácil: el talento de los Young ha sido proporcional a su hermetismo. “Más que una banda de rock, eran un clan”, cita el autor, para recordar cómo los hermanos se negaron a dar entrevistas en casi toda su vida, y cuando lo hacían, eran tan rudos y barriobajeros que hacían sudar de incomodidad al periodista.

El núcleo duro de la banda de rock duro ignoró los llamados a participar en grandes conciertos benéficos (aunque aceptó algunos), descartó con desdén los pedidos de ex miembros de pasar a saludar por los camerinos o de reconocer el trabajo de DJs, productores y personas de prensa que fueron clave para construir su autopista al éxito.

Pero como escoceses hoscos que eran no dudaban de enseñar los puños si alguien ponía en duda la integridad de la familia, sea en el aspecto personal o musical.

Los enigmas del éxito de AC/DC

Fink se remonta a los orígenes musicales de George para luego avanzar en la carrera de AC/DC, donde a falta de los testimonios directos va recolectando una larga lista de músicos y personas del entorno que permiten armar un puzle que no sigue un orden cronológico estricto.

Los AC/DC vendieron 200 millones de discos, pero sus fundadores usaban coches de gama baja y calzaban zapatillas de 20 euros

Quizás el desfile de tantas voces puede marear un poco al lector, sobre todo los que no estamos familiarizados con el panorama del rock de la Australia de los ’70.

“Todas las canciones de AC/DC suenan igual, pero…¡qué gran canción!”. Así recuerda el periodista Jesse Fink una de las mayores críticas y a la vez alabanzas de esta banda australiana, nacida de tres hermanos provenientes de Escocia, que fieles a su carácter forjado en los barrios bajos de Glasgow sudaron y movieron cielo y tierra hasta llegar al Olimpo del rock.
Brian Johnson y Angus Young en Madrid, 2015. Foto Emilio Naranjo | EFE

Pero son claves para tratar de desentrañar algunos enigmas en torno a los AC/DC.

“¿Por qué perduraron y resonaron en cientos de millones de personas, inculcando una lealtad feroz y un fanatismo tan incondicional?”, se pregunta Fink.

Motivación y potencia

Y aporta algunas curiosidades de su historia, como el uso hasta el hartazgo de sus temas como motivación sonora, tanto de equipos de fútbol como de tiburones de las finanzas.

Temas como Hells Bells se convirtieron en la Cabalgata de las Valkirias del siglo XXI, al usarse por las tropas de EEUU en la batalla de Faluya en Irak, en 2004.

Los raperos del momento hacen mashup con Back in Black ilegalmente, porque por supuesto, los Young nunca levantaron el teléfono para autorizarlo.

“Todas las canciones de AC/DC suenan igual, pero…¡qué gran canción!”. Así recuerda el periodista Jesse Fink una de las mayores críticas y a la vez alabanzas de esta banda australiana, nacida de tres hermanos provenientes de Escocia, que fieles a su carácter forjado en los barrios bajos de Glasgow sudaron y movieron cielo y tierra hasta llegar al Olimpo del rock.
Angus Young, ‘el microbio atómico’, en acción. Foto Andreu Dalmau | EFE

A pesar de haber vendido más de 200 millones de discos y de nadar entre fortunas desde hace 40 años, los fundadores de AC/DC han usado coches de gama baja y toda la vida vistieron zapatillas de 15 euros.

El microbio atómico

La única mujer de los ocho hermanos de Glasgow, Margaret, fue la que sugirió que se vistan de escolares en los conciertos.

Y así sigue Angus, con gorra, chaqueta y pantalones cortos, “el microbio atómico” recuerda Fink, un nervio eléctrico en la guitarra principal que suda, se tira al suelo, muestra el culo y otras gamberradas para ser el número principal de ese parque de atracciones que son sus presentaciones.

“Todas las canciones de AC/DC suenan igual, pero…¡qué gran canción!”. Así recuerda el periodista Jesse Fink una de las mayores críticas y a la vez alabanzas de esta banda australiana, nacida de tres hermanos provenientes de Escocia, que fieles a su carácter forjado en los barrios bajos de Glasgow sudaron y movieron cielo y tierra hasta llegar al Olimpo del rock.
El legado de AC:DC pasa entre generaciones. Foto Emilio Naranjo EFE

Lo primero es la familia

En el 2017, con pocas semanas de diferencia, murieron George y Malcolm Young. Pero la saga familiar sigue, porque el incombustible Angus sigue al frente dando órdenes, acompañado en la guitarra rítmica por Stevie Young (hijo de Steven, otro hermano más).

Es verdad que hace décadas que no sacan grandes discos, aunque cada tanto vuelven a escena con un éxito, que los críticos dirán que es igual a otro éxito idéntico a otro, y así en un juego de espejos musicales.

Pero a ellos no les importa. Nunca les importó. La banda está contenta si sus fans coinciden con el postulado de un diario de Filadelfia: “AC/DC no hace rock & roll. Ellos son el rock & roll”.

a.
Ahora en portada