Así cambiaron las canciones de amor en 70 años

Del romanticismo a la posesión, del idealismo al erotismo: dos investigadores de la UOC de Barcelona analizan la evolución (e involución) de las letras del pop

El 75% de los grandes éxitos de cada año de Billboard, entre 1946  y 2016, eran canciones de amor

¿De qué hablamos cuando hablamos de amor? O mejor dicho, ¿qué clase de amor es el que cantamos bajo la ducha, en el coche o en medio de un concierto?

El amor es el rey del pop, protagonista indiscutible entre los grandes éxitos musicales en las últimas siete décadas.

El reinado del amor

Según un estudio realizado por Salvador Climent Roca y Marta Coll-Florit, del Grupo de Investigación en Lingüística Aplicada (GRIAL) de los Estudios de Artes y Humanidades de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), las temáticas románticas coparon casi el 75% de los temas que encabezaron el ranking anual de la revista Billboard entre 1946 y 2016.

El 75% de los grandes éxitos de cada año de Billboard, entre 1946  y 2016, eran canciones de amor

Los investigadores recuerdan que la música pop “se crea con el objetivo de alcanzar el éxito comercial, y la evocación de sentimientos de amor y desamor ejerce una poderosa atracción hacia todo tipo de público”.

Reflejo de cambios sociales

Para Roca y Coll-Florit, el análisis de las letras ayuda a comprender el cambio de las tendencias sociales a gran escala. Porque aunque sean temas y listados del mercado musical estadounidense, su proyección alcanza a gran parte del hemisferio occidental.

Este estudio revela que los artistas recurren a las metáforas en la gran mayoría de los casos para reflejar sus sentimientos de amor romántico.

Para los investigadores esto tiene relación con que gran parte del pensamiento lingüístico es metafórico, “ya que este recurso ayuda a expresar conceptos y emociones complejas de una manera efectiva”.

¿Qué clase de amor es el amor?

Entre el centenar de figuras más utilizadas para hablar de amor, destacan aquellas que se refieren al amor como cercanía, posesión, unidad, contacto físico, cautiverio o como un viaje.

También es habitual hablar del ser querido como un niño pequeño (el equivalente a un baby, en inglés) o a una comida apetecible. Todo cabe en nombre de la creatividad.

La evolución romántica

Pero la forma de demostrar y proclamar el amor a los cuatro vientos (o en todo caso, al micrófono) no es la misma en los años ’40 que en los ’70 y que hace una década.

Basta comparar, dice el estudio publicado en la revista Text & Talk, las letras aterciopeladas de Perry Como en Prisoner of Love al amor tóxico que Justin Bieber descubre en Love Yourself

El estudio asegura que el 75 % de las canciones más populares sobre amor hablan de una experiencia romántica, mientras que el 25 % restante derivan por la tangente erótica.

Erotismo y liberación sexual

La liberación sexual de los años ’60 llegó con un cierto retraso a las canciones más exitosas, ya que las canciones de temática erótica se concentran entre los años 1977 y 1982, cuando esta temática protagonizó los seis temas más escuchados de cada año.

Entre 1996 y 2008, dicen Coll-Florit y Roca, se observa otro boom de canciones explícitamente sensuales, con cinco canciones sobre el tema en un periodo de trece años.

Pero no todo es pasión: el análisis temporal indica que catorce de las quince canciones más escuchadas entre 1983 y 2016 hablaban de la angustia del amor.

De la pasión a la posesión

Gran parte de los temas analizados hablan del amor como proximidad física: desde el deseo de que la persona querida esté cerca, hasta el contacto amoroso y la fusión entre amantes.

Pero otras lo toman en términos de posesión y cautiverio. Al menos una veintena de las canciones de amor más populares dibujan una «relación de amor desigual», en la que uno de los amantes considera al otro como suyo.

En varios casos, además, el amor se muestra como una forma más de subyugación. El 67 % de las canciones analizadas por este estudio, de hecho, muestran una correlación entre las metáforas de proximidad física y las de posesión. Es decir, ambas ideas parecen superponerse.

¿A alguien le suena Every breath you take de The Police? Pues esa es la idea. Y no, no es precisamente una canción romántica.

«Es normal que en las canciones de amor se recurra a las metáforas sobre proximidad física, porque es algo que se desprende de la experiencia natural de las relaciones amorosas. Las metáforas de posesión, en cambio, reflejan un cliché cultural muy arraigado en la cultura popular», valoran Climent Roca y Coll-Florit.

The Beatles decían que Todo lo que necesitas es amor. Sí, pero en ocasiones cabe analizar qué clase de amor es el que se ofrece desde la música pop.

a.
Ahora en portada