La Inteligencia Artificial ayuda a Beethoven a terminar su 10ª Sinfonía

La 10ª Sinfonía que Beethoven no pudo concluir ya es una realidad gracias a un programa de Inteligencia Artificial

La Novena Sinfonía de Ludwig von Beethoven es considerada su obra maestra y una de las piezas más trascendentales de la música y el arte. Terminada en 1824, también fue su última composición, aunque el genial músico había comenzado a trabajar en una Décima Sinfonía. A su muerte, en 1827, apenas había logrado articular unos bocetos. Sin embargo, ahora se ha convertido en realidad, y todo gracias a la Inteligencia Artificial.

Beethoven apenas dejo unos bocetos de su Decima Sinfonia. Foto: Friedemann Vogel | EFE.

La Novena Sinfonía de Ludwig von Beethoven es considerada su obra maestra y una de las piezas más trascendentales de la música y el arte. Terminada en 1824, también fue su última composición, aunque el genial músico había comenzado a trabajar en una Décima Sinfonía. A su muerte, en 1827, apenas había logrado articular unos bocetos. Sin embargo, ahora se ha convertido en realidad, y todo gracias a la Inteligencia Artificial.

Lo que no han logrado hacer músicos y estudiosos de la obra de Beethoven, que durante décadas han trabajado en las pocas notas musicales y el puñado de ideas que el genio había anotado, se ha convertido en realidad gracias a la unión de la tecnología y el arte.

El próximo 9 de octubre se escuchará por primera vez, en un concierto en Bonn, la ciudad natal del artista, la 10º Sinfonía que culmina los trabajos de más de dos años.

La sinfonía inacabada de Beethoven

La Décima Sinfonía, junto a la Novena, fueron un encargo de la Royal Philharmonic Society de Londres a Beethoven alrededor de 1817. Sabemos que la Novena, que acaba con la universal Oda a la alegría, es una obra maestra pero, ¿qué sucedió con la Décima?

La Novena Sinfonía de Ludwig von Beethoven es considerada su obra maestra y una de las piezas más trascendentales de la música y el arte. Terminada en 1824, también fue su última composición, aunque el genial músico había comenzado a trabajar en una Décima Sinfonía. A su muerte, en 1827, apenas había logrado articular unos bocetos. Sin embargo, ahora se ha convertido en realidad, y todo gracias a la Inteligencia Artificial.
Beethoven murió en 1827 sin concluir su Décima Sinfonía. Foto: EFE.

Algunos artistas posteriores se atrevieron a tratar de descifrar las ideas que Beethoven tuvo para esta pieza. Uno de ellos, el musicólogo Barry Cooper, se aventuró en 1988 a completar el primer y segundo movimiento (las sinfonías tienen habitualmente cuatro movimientos) y llegó a concretar 250 compases a partir de los bocetos originales de Beethoven.

Sin embargo, lo limitado del material existente impidió ir más allá.

En 2019 y gracias a la Inteligencia Artificial se ofreció un concierto con los primeros minutos de la Décima Sinfonía. Ahora se han culminado dos movimientos de 20 minutos cada uno

Inteligencia artificial para pensar como un genio

En 2019, a Matthias Röder, el director del Instituto Karajan, una institución en Salzsburgo que promueve la música, pensó en recurrir a la Inteligencia Artificial para completar la décima sinfonía de cara a la celebración del 250 aniversario del nacimiento de Beethoven.

La Novena Sinfonía de Ludwig von Beethoven es considerada su obra maestra y una de las piezas más trascendentales de la música y el arte. Terminada en 1824, también fue su última composición, aunque el genial músico había comenzado a trabajar en una Décima Sinfonía. A su muerte, en 1827, apenas había logrado articular unos bocetos. Sin embargo, ahora se ha convertido en realidad, y todo gracias a la Inteligencia Artificial.
En 20120 se conmemoró el 250 aniversario de Beethoven. Foto: Friedemann Vogel | EFE.

El proyecto se articuló sobre un equipo de musicólogos, historiadores de la música, compositores e informáticos, entre ellos el pianista Robert Levin y el director del laboratorio de arte e inteligencia artificial de la Universidad de Rutgers, Ahmed Elgammal.

Mientras unos trabajaban en reconstruir los bocetos originales, otros se dedicaron a transcribirlos y procesar todo el trabajo del genio para entrenar a la Inteligencia Artificial.

En aquel momento el reto era casi inalcanzable: no había tecnología disponible que pudiera aprender el proceso creativo de Beethoven para que, dándole unos compases, pudiera convertirlos en oberturas, conciertos, sonatas y sinfonías.

El trabajo se centró en la startup de Inteligencia Artificial aplicada al arte –que ya emplean diferentes artistas en sus creaciones- llamada Playform AI. Meses después, ya era capaz de tomar una frase musical corta y convertirla en algo más, imitando la manera en que lo habría hecho el compositor (y aprendiendo, por ejemplo, a armonizar líneas melódicas, determinar si un boceto indicaba el inicio de un scherzo o la base de una fuga, unir secciones de música e, incluso, componer una coda).

La Novena Sinfonía de Ludwig von Beethoven es considerada su obra maestra y una de las piezas más trascendentales de la música y el arte. Terminada en 1824, también fue su última composición, aunque el genial músico había comenzado a trabajar en una Décima Sinfonía. A su muerte, en 1827, apenas había logrado articular unos bocetos. Sin embargo, ahora se ha convertido en realidad, y todo gracias a la Inteligencia Artificial.
En 2019 se ofreció un pequeño concierto con los primeros minutos de la Décima Sinfonía. Foto: Friedemann Vogel | EFE.

Incluso cuando se hubo llegado a una composición completa, la Inteligencia Artificial tuvo que descubrir cómo orquestarla, lo que implica asignar los diferentes instrumentos para cada una de las partes.

Prueba de fuego

Para comprobar si la dirección del trabajo era la correcta, en noviembre de 2019 el equipo se reunió en Bonn, en la Casa Museo de Beethoven, donde se ofreció a un grupo de periodistas, estudiosos de la música y expertos en el compositor un pequeño concierto. Eran apenas dos minutos de la Décima Sinfonía.

Ninguno de ellos pudo adivinar dónde terminaban las partes que había dejado Beethoven y las que se habían desarrollado a partir de la IA.

Tras otros 18 meses de trabajo se terminaron dos movimientos completos de más de 20 minutos cada uno. El trabajo está listo para presentar la Décima Sinfonía al mundo, un hito que tendrá lugar el próximo 9 de octubre en Bonn, con un concierto de la Beethoven Orchestra Bonn.

Además, se lanzará un disco llamado Beethoven X – The AI Project, del que ya puede escucharse el adelanto de su tercer movimiento en YouTube.

a.
Ahora en portada