Cómo tener la Capilla Sixtina en tu casa

Una edición de arte despliega las imágenes de la Capilla Sixtina en tamaño real, en una contundente presentación de tres volúmenes de 61x43 cm y con un peso de 11 kg

Quien haya estirado el cuello durante largos minutos en la Capilla Sixtina dará fe que no alcanza una visita para captar todos los detalles de la obra magna de Miguel Ángel y otros artistas renacentistas.

Las imágenes bíblicas, como la fascinante escena del Juicio Final, las secuencias del Génesis y la famosa creación con los dedos de Adán y Dios son imposibles de olvidar.

Pero hay mucho más para conocer y atrapar si uno tuviera el tiempo. O si se pasara horas repasando las fotografías del libro La Capilla Sixtina.

Los-tres-volúmenes-pesan-11-kg
Los tres volúmenes pesan 11 kg

Una obra descomunal

Este es una obra tan desmesurada como las pinturas renacentistas del Vaticano. No es uno sino tres volúmenes, que cada uno pesa 11 kilos y agrupados miden 43,5 por 61 centímetros.

La producción del libro llevó cinco años, con un cuidado procesamiento de 270.000 imágenes de la Capilla Sixtina

En sus 822 páginas se despliegan cientos de imágenes en escala 1:1, o sea tal cual como si uno estuviera a pocos centímetros de los profetas, santos y personajes que desfilan en las pinturas de la capilla vaticana.

Para producir esta obra un grupo de expertos estuvo durante 67 noches consecutivas realizando 270.000 fotografías de las paredes y el techo.

Para esa edición se realizaron 270.000 fotografías. Foto Editorial Callaway
Para esa edición se realizaron 270.000 fotografías. Foto Editorial Callaway

Ese fue el principio: porque luego le siguió un complejo trabajo de edición y retoque fotográfico que duró cinco años, donde se consiguió que las láminas desplegables tengan una coincidencia de color del 99,4% con las pinturas.

El proyecto editorial

En 1991 la editorial Callaway había lanzado un libro de formato gigantesco también con imágenes de la Sixtina.

Las láminas presentan imágenes en escala 1:1, como si uno estuviera a pocos centímetros de las figuras pintadas por Miguel Ángel y otros pintores renacentistas

Ese ejemplar de 644 páginas medía 43 centímetros de alto y pesaba 15 kilos. Su precio de venta, con el ajuste por la inflación, sería de 1.620 euros.

Cuando esta compañía contactó con los Museos Vaticanos para producir una segunda edición, le avisaron que otra casa de publicaciones, Scripta Maneant, estaba realizando un trabajo similar.

Por suerte Callaway se pudo sumar al proyecto de esa empresa y de la editorial de los Museos Vaticanos, y el resultado final es esta edición de solo 1.999 ejemplares.

Algunas láminas son escala 1 1 Foto Scripta Maneant
Algunas láminas son escala 1:1. Foto Scripta Maneant

La organización de la obra

Uno de los volúmenes se centra en los frescos del siglo XV, como los de las paredes norte y sur, como los retratos de los papas y las historias de Moisés y el Éxodo.

Otro repasa las pinturas del techo, con las historias del Génesis y de los profetas; y el tercero está dedicado al Juicio Final, con énfasis en la figura de Cristo y la Virgen entre los santos, con el contrapunto inferior de los demonios y los personajes del apocalipsis.

Escena del Juicio Final Foto editorial Scripta Maneant
Escena del Juicio Final. Foto editorial Scripta Maneant

Estos tres libros se venden por nada menos que 15.000 euros. Los editores no esperan que sean comprados por particulares, sino por bibliotecas, centros culturales e instituciones públicas que acerquen el arte, y que permitan contemplar la obra cumbre del Renacimiento como si se estuviera en Roma.

a.
Ahora en portada