Más utopía y menos distopía: el festival Eñe aboga por la esperanza en la literatura

El festival literario Eñe se hace digital el año en que la naturaleza demostró que la realidad puede ser más terrorífica que cualquier distopía

Libros, películas y series, títulos como El cuento de la criada, Black Mirror, Snowpiercer. Los Juegos del Hambre, El hoyo, Watchmen, La Valla o el clásico 1984 orwelliano, ahora hecho cómic. Apenas un leve repaso evidencia el éxito que, en los último años, han cosechado distopías de todo tipo. Sociales, ecológicas, tecnológicas, sobre la democracia o la involución, los apocalipsis varios han sido una obsesión en la literatura, el cine o las series.

Justo en el año que la realidad supera cualquiera de estos horripilantes mundos imaginados, el Festival Eñe propone la utopía como tema estrella en la que será su primera edición digital.

Según el director literario de la cita, el escritor y periodista Jesús Ruiz Mantilla, si bien las distopías “poseen un evidente aunque dañino poder de atracción”, la realidad este 2020 “parece habernos propiciado una lección de humildad desde un rincón de su hartazgo en la pelea por los desvíos de una imaginación donde no parecía dispuesta a verse reflejada en más disparates. Al menos, nos ha lanzado un aviso: dejad de imaginar distopías, la naturaleza en sí puede superar vuestras peores pesadillas”.

Se requiere un cambio de prioridades, defiende en el manifiesto de la cita, que se extenderá hasta el 20 de noviembre, cuando se entregue el premio Premio Festival Eñe 2020 al escritor Mario Vargas Llosa en el madrileño Círculo de Bellas Artes. “Ha llegado el momento de volver a centrarnos en uno de los sentidos más nobles de la creación: la concepción sana de alternativas a la injusticia y la opresión”, continúa Ruiz Mantilla. “Necesitamos otras salidas al bucle oscuro de la desesperanza”. Es la hora de aspirar a ser mejores. Es la hora de la utopía.

Festival Eñe

La dialéctica entre utopía y distopía centra la presente edición de Eñe, autodenominado ‘La fiesta de la literatura’ y creado como punto de encuentro entre escritores, libros y lectores, que dadas las circunstancias se celebra por primera vez en formato digital, un “reto”, afirma la organización, que a la vez permite llevar el festival literario a un mayor número de espectadores, disolviendo fronteras del espacio y el tiempo.

Organizado por La Fábrica y el Circulo de Bellas Artes, la nueva edición del festival cuenta con una treintena de actos, desgrana Ruíz Mantilla, que resalta además que el festival “paradójicamente se ha engrandecido”, al sumarse al formato digital debido a las medidas de seguridad de la pandemia, un canal por el que el festival “amplía su alcance hacia todos los 500 millones de espectadores de habla hispana”.

El Círculo de Bellas Artes, el Instituto Cervantes, la Biblioteca Nacional, la Real Academia Española, Casa América, CentroCentro, la Biblioteca Regional de Madrid y Centro Sefarad-Israel acogerán la programación

Autores de diferentes ámbitos conversarán en el marco de la cita sobre la presencia de la distopía y la utopía en ámbitos como la literatura latina, de la mano de de los escritores Martín Caparrós y Santiago Roncagliolo, o en obras concretas donde puede apreciarse esta dicotomía, como Un Poeta en Nueva York, obra de Lorca sobre la que debatirán Ana Merino y Luis García Montero.

Karina Sainz Borgo; Benjamín Prado; Pol Monen y Adam Quintero, que comentarán La conjura contra América, de Philip Roth, luego convertido en miniserie; Elvira Lindo y Renato Cisneros; Raquel Lanseos, Horacio Castellanos Moya; Juan Mayorga y Alberto Conejero; Soledad Puértolas y Manuel Gutiérrez Aragón, que debatirán sobre la utopía y la distopía en Galdós; Marwan; Javier Gomá e Irene Vallejo; Zoë Beck y Rosa Ribas; Antonio Lucas; Antonio Muñoz Molina y Josep Pons; Violeta Medina; o Juan José MIllás y Juan Luis Arsuaga, que hablarán de utopías y distopías desde la ciencia son otros de los participantes.

Pese al reto de la organización online del evento, el formato digital permite abrir la cita a los 500 millones de personas de habla hispana del mundo

Alemania, país invitado

El festival se abre por primera vez a un país de habla no hispana, Alemania, incorporando en esta sección especial “cinco grandes conversaciones que van desde novela negra, ciencia ficción, humor y sátira o teatro, realizadas con el apoyo de la Embajada de Alemania”, indica Luis Posada, director del Festival Eñe.

Vargas Llosa recibirá el premio Festival Eñe. Foto Javier López EFE
Vargas Llosa recibirá el premio Festival Eñe. Foto: Javier López | EFE.

Además, la poesía también estará presente en las jornadas, que contarán con “pequeños actos que se irán intercalando” entre las charlas de los autores.

Sin renunciar al carácter cercano e interactivo, el encuentro digital tendrá además “reuniones en Zoom entre autores y espectadores”, haciendo así que “lo digital no sea un sinónimo de distanciamiento”, un ámbito que según ha aclarado mantendrán de cara a las próximas ediciones, para así mantener el amplio alcance que ofrecen los eventos digitales.

De forma complementaria a las charlas emitidas en streaming del 16 al 21 de noviembre, el festival también contará con una parte presencial, el 28 y el 29 de noviembre en la ciudad de Málaga, extendiéndose hasta Navidad con un programa dirigido a públicos familiares en La casa del lector del Matadero Madrid.

Para el director de La Fábrica, Alberto Arnaut, “La cultura no es un lujo, es una necesidad”, y resalta el papel que lectura ha tenido -y aún tiene- para los ciudadanos durante la pandemia, por lo que un festival literario es “ahora más necesario que nunca”. Así es como “veintidós conversaciones entre autores de todos los estilos y generaciones”, se acercan al público, aprovechando “las posibilidades” que dan las redes.

a.
Ahora en portada