Los últimos recuerdos de Gabriel García Márquez

Rodrigo García describe en su libro los últimos días de Gabriel García Marquéz y Mercedes Barcha. Además revela cómo avanza la producción de ‘Cien años de soledad’ y ‘Noticias de un secuestro’ como series

En marzo del 2014 el cineasta Rodrigo García llamó a su madre, quien le comentó que su padre llevaba dos días en cama por un resfriado. “No come y no se quiere levantar. Ya no es el mismo. Está apático”, le describe. “De esta no salimos”, agregó Mercedes Barcha. El 17 de abril, un Jueves Santo moría Gabriel García Márquez. El mismo día que Úrsula Iguarán, personaje de 100 años de soledad.

En marzo del 2014 el cineasta Rodrigo García llamó a su madre, quien le comentó que su padre llevaba dos días en cama por un resfriado. “No come y no se quiere levantar. Ya no es el mismo. Está apático”, le describe. “De esta no salimos”, agregó Mercedes Barcha. El 17 de abril, un Jueves Santo moría Gabriel García Márquez. El mismo día que Úrsula Iguarán, personaje de 100 años de soledad.

Los últimos días del escritor colombiano y los de su esposa son narrados en Gabo y Mercedes: una despedida (Literatura Random House), donde el hijo del premio Nobel narra sus últimas jornadas, cuando su cuerpo se apagaba y su mente ya estaba cubierta por las tinieblas de la demencia senil.

En marzo del 2014 el cineasta Rodrigo García llamó a su madre, quien le comentó que su padre llevaba dos días en cama por un resfriado. “No come y no se quiere levantar. Ya no es el mismo. Está apático”, le describe. “De esta no salimos”, agregó Mercedes Barcha. El 17 de abril, un Jueves Santo moría Gabriel García Márquez. El mismo día que Úrsula Iguarán, personaje de 100 años de soledad.
Portada de ‘Gabo y Mercedes: una despedida’. Foto Literatura Random House

COMPRAR ‘Gabo y Mercedes: una despedida’ de Rodrigo García, en Amazon

Una experiencia íntima

En una conferencia de prensa virtual desde Buenos Aires Rodrigo García dijo que a su padre le dolía no poder escribir el momento de su muerte. La idea no era reemplazar ese deseo, sino contar su experiencia, íntima y en un tono melancólico, las tres últimas semanas de vida del creador de El otoño del patriarca.

El libro relata las últimas semanas de García Márquez, los primeros momentos tras su muerte y el fallecimiento, seis años después de su esposa Mercedes

“No tiene la intención de ser un libro de memorias. La idea es hablar de la despedida y la disolución del ‘club de los cuatro’: Gabo, Mercedes, mi hermano Gonzalo y yo”, señaló.

En marzo del 2014 el cineasta Rodrigo García llamó a su madre, quien le comentó que su padre llevaba dos días en cama por un resfriado. “No come y no se quiere levantar. Ya no es el mismo. Está apático”, le describe. “De esta no salimos”, agregó Mercedes Barcha. El 17 de abril, un Jueves Santo moría Gabriel García Márquez. El mismo día que Úrsula Iguarán, personaje de 100 años de soledad.
El escritor y su esposa en Barcelona, 1968. Foto Rodrigo García Barcha.

Retazos de la vida de un genio

El libro fue escrito originalmente en inglés, idioma con el que Rodrigo García está acostumbrado a redactar guiones.

El autor precisó que la idea era “buscar un balance entre lo personal, que toca lo emotivo, pero sin ser demasiado sentimental conmigo mismo. Por otra parte quería buscar algunas anécdotas de la vida que no estén muy vistas”, indicó el autor.

Algunas de ellas son la negativa de Mercedes a leer los manuscritos hasta que sean publicados, mientras que el escritor colombiano trataba de no volver a tocar sus libros una vez salían de las imprentas: “Nunca releía sus libros (aunque lo hizo muchas veces muy tarde en la vida, cuando su memoria se estaba desvaneciendo) por temor a encontrarlos vergonzosamente deficientes y a que eso paralizara su creatividad”, cuenta García en el libro.

En marzo del 2014 el cineasta Rodrigo García llamó a su madre, quien le comentó que su padre llevaba dos días en cama por un resfriado. “No come y no se quiere levantar. Ya no es el mismo. Está apático”, le describe. “De esta no salimos”, agregó Mercedes Barcha. El 17 de abril, un Jueves Santo moría Gabriel García Márquez. El mismo día que Úrsula Iguarán, personaje de 100 años de soledad.
García Márquez y Mercedes Barcha, en el mismo árbol y con las mismas prendas que cuando le anunciaron el Nobel en 1982. Foto Rodrigo García Barcha

Aires de realismo mágico

Como separadores insertos entre los capítulos hay fragmentos de algunas obras de García Márquez en que se alude a despedidas y fallecimientos.

En algunos, como la muerte de la citada Úrsula, se ve que la partida de García Márquez tuvo un aire a realismo mágico.

Cuando fallece la matriarca de 100 años de soledad los pájaros “se estrellaban desorientados como perdigones” dice la novela, y antes de morir el escritor un ave apareció sin vida en su silla favorita.

O el momento en que tras el funeral “cuando levanto la vista del plato descubro un arcoíris pequeño y perfecto que se forma sobre el respaldo de la silla de mi padre”.

Estos sucesos “son de una casualidad asombrosa” dice García. “Nada está exagerado”, aclara, y precisa que lo que él no vivió en persona sobre esas semanas “fueron relatadas por la secretaria de Gabo o mi hermano”.

En marzo del 2014 el cineasta Rodrigo García llamó a su madre, quien le comentó que su padre llevaba dos días en cama por un resfriado. “No come y no se quiere levantar. Ya no es el mismo. Está apático”, le describe. “De esta no salimos”, agregó Mercedes Barcha. El 17 de abril, un Jueves Santo moría Gabriel García Márquez. El mismo día que Úrsula Iguarán, personaje de 100 años de soledad.
Los padres, en Los Ángeles, 2008. Foto Steve Pyke.

Los recuerdos se esfuman

En el libro el cineasta describe cómo a pesar de no reconocer a casi nadie, García Márquez pasó sus últimos días tranquilo, sin cuadros de ansiedad.

Más difícil fue el avance de la demencia “cuando estaba consciente que estaba perdiendo la memoria”, describió.

El hijo del escritor reveló que no hay nada inédito de importancia por publicar, excepto por el boceto de una novela que García Márquez nunca terminó y que tampoco autorizó a que pueda ser editada algún día.

Las series sobre las novelas

Por otra parte reveló que siguen adelante los proyectos para realizar dos series sobre sus libros. Noticias de un secuestro ya está filmada “más de la mitad” en localizaciones de Colombia.

‘Noticias de un secuestro’ ya fue filmada en la mitad de la producción, y de ‘100 años de soledad’ Netflix está analizando varios guiones

Producida por Amazon Prime Video, está dirigida por el chileno Andrés Wood. “Pienso que un director no colombiano le dará una nueva perspectiva a la historia”, dijo.

El gran éxito de García Márquez, 100 años de soledad, también llegará a la pantalla chica, producida por Netflix. Actualmente se encuentra en la etapa de selección de guiones, indicó.

El escritor se negó durante años a llevar su obra cumbre al cine, porque desconfiaba de las propuesta de ser protagonizada por actores que no sean colombianos o que hablen en inglés.

En marzo del 2014 el cineasta Rodrigo García llamó a su madre, quien le comentó que su padre llevaba dos días en cama por un resfriado. “No come y no se quiere levantar. Ya no es el mismo. Está apático”, le describe. “De esta no salimos”, agregó Mercedes Barcha. El 17 de abril, un Jueves Santo moría Gabriel García Márquez. El mismo día que Úrsula Iguarán, personaje de 100 años de soledad.
Retrato de Rodrigo García Barcha.

“Lo que ha cambiado es que con las plataformas se puede producir una historia de muchas horas, con muchos recursos. Y que se pueda hacer en el idioma local y que sea vista por todo el mundo. Esa fue la exigencia con Netflix y con todos los interesados”, señaló García.

La personalidad de Mercedes Barcha

El último capítulo está dedicada a la muerte de Mercedes, a quien describe como una mujer “con contradicciones, dura y blanda, exigente y sensible”.

“Su personalidad era fuerte y no se opacó” con la trascendencia literaria de su marido. De hecho, apunta el hijo, “no se tomaba demasiado en serio la fama y el éxito de Gabo”.

A Rodrigo García le gustaría pensar que sus padres estarían contentos con el libro, “escrito con amor y afecto y por la influencia que tuvieron en mi vida y la de mi hermano”.

“Aunque creo que mi madre me diría ‘¡qué chismoso’!”, ríe.

a.
Ahora en portada