La fiesta más rara del Premio Planeta

El Grupo Planeta entrega sus galardones más preciados a Eva García Sáenz de Urturi y Sandra Barneda en una ceremonia en la que el único alcohol que corrió fue el de manos

La última fiesta que se ha celebrado en Barcelona antes del cierre de bares y restaurantes decretado por la Generalitat de Cataluña ha sido la del Premio Planeta. Bueno, realmente no ha sido una fiesta. Tampoco una gala. Ni siquiera una cena. Llamémosle, pues, una celebración. Una celebración, eso sí, en la que Eva García Sáenz de Urturi se ha embolsado 601.000 euros y Sandra Barneda, 150.250. Por tanto, una celebración estupenda. Al menos para ellas.

Unos días antes, el reducido número de invitados a la LXIX edición del Premio Planeta –unas 150 personas, frente al millar y medio habitual- recibió las instrucciones que debía seguir para asistir a un acto que, de un modo excepcional, se celebraría en el Palau de la Música Catalana. Teníamos que entrar en el recinto antes de las 18.50 horas y sentarnos inmediatamente en las localidades asignadas, absteniéndonos de permanecer en las zonas de paso y de interactuar entre nosotros. Además, debíamos llevar las mascarillas durante toda la ceremonia y se prohibía tajantemente abandonar la butaca en ningún momento.

La fiesta no fiesta

Curiosamente, el 15 de octubre también se celebra el Día Internacional del Lavado de Manos y, por un momento, dio la sensación de que estábamos celebrando esa efeméride. Y es que, desde la puerta del Palau de la Música Catalana hasta la butaca, los asistentes tuvimos que superar una serie de medidas de seguridad de lo más estrictas, entre las que destacaban el uso de gel hidroalcohólico hasta en dos ocasiones.

La fiesta del hidroalcohol. Foto Andreu Dalmau EFE
La fiesta del hidroalcohol. Foto: Andreu Dalmau | EFE.

Todo esto hizo que el acto muy seguro, pero también algo deslucido. Y es que normalmente Planeta monta un sarao de los buenos. Viajan hasta Barcelona escritores, periodistas y ejecutivos de los cuatro puntos nacionales, y el vino corre que da gusto. En esta ocasión, el único alcohol que corrió fue el de manos.

Con todo, algunas cosas no cambian. Por ejemplo, los cuchicheos sobre los ganadores corrieron de boca en boca igual que otros años. Se hablaba de Boris Izaguirre, de María Dueñas y de algún que otro nombre asociado a la casa, pero la verdad no fue desvelada hasta que José Creuheras hizo su parlamento y hasta que la presentadora Esther Vaquero saludó a la Vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo; a la Delegada del Gobierno, Teresa Conillera; y a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Después, la pianista Marta Muñoz tocó una pieza de piano compuesta por el tristemente desaparecido Carlos Ruiz Zafón, y a continuación Javier Cercas explicó su experiencia como ganador de la pasada edición.

En una gala deslucida, la sonrisa se dibujó bajo la mascarilla de Eva García Sáenz de Urturi, ganadora del 69 Premio Planeta con el thriller histórico Aquitania

Eva García Sáenz de Urturi, Premio Planeta 2020

Y por fin llegó el momento de conocer al ganador. Esta vez, la sonrisa se dibujó bajo la mascarilla de Eva García Sáenz de Urturi, con la novela Aquitania, un thriller histórico que ella misma comparó con El nombre de la rosa, de Umberto Eco. La ganadora ya es una vieja conocida de los lectores, principalmente gracias a su Trilogía de la Ciudad Blanca, un thriller policiaco ambientado en Vitoria que ha llegado a más de un millón de lectores y que está compuesto por los títulos: El silencio de la ciudad blanca, Los ritos del agua y Los señores del tiempo.

Eva García Sáenz de Urturi, Premio Planeta 2020. Foto: Getty Images.
Eva García Sáenz de Urturi, Premio Planeta 2020. Foto: Getty Images.

El finalista fue Sandra Barneda, que se presentó con la novela ‘Un océano para llegar a ti’. La popular presentadora de programas de Mediaset publicaba hasta el momento en la editorial Suma de Letras, del grupo Penguin Random House. Así pues, y como ya ocurriera el año pasado con Javier Cercas y Manuel Vilas, Planeta vuelve a pescar el río ajeno. Barneda participó en el evento por video conferencia y agradeció al jurado que la hubiera permitido participar en esta fiesta no como invitada, sino como ganadora.

El Premio Planeta ha cambiado de formato para adaptarse a las circunstancias sanitarias, pero ahora planea en el ambiente una pregunta que no podremos responder hasta que el coronavirus no sea un recuerdo: tras la ruptura con la tradición que ha supuesto este 2020, ¿aprovechará la editorial para cambiar definitivamente el formato de su fiesta estrella? A fin de cuentas, si desea hacerlo, es el momento perfecto. Esa duda queda en el aire. Lo sabremos el año que viene. Si Dios y Oxford quieren.

a.
Ahora en portada