La escena underground de la Barcelona poética

A lo largo de esta semana se celebra en Barcelona el festival de poesía Nudo, caracterizado por la diversidad, el plurilingüismo y lo alternativo

El viernes pasado hubo un aquelarre en Barcelona. Un aquelarre poético, pero aquelarre a fin de cuentas. Catorce mujeres subieron al escenario de una de las antiguas fábricas de Can Batlló para recitar sus versos y sus voces retumbaron con tanta fuerza que ni siquiera el Diablo se atrevió a asomar el rabo. Ni el demonio ni el coronavirus impidieron que la poesía resonara en ese polígono industrial reconvertido en recinto cultural, y tampoco impedirán que la IV edición del Festival Nudo desarrolle la programación que tiene prevista hasta el próximo sábado 31 de octubre.

Una de las características del acto ‘Desatadas. Aquelarre poético’ fue, sin lugar a dudas, la diversidad en las nacionalidades de las participantes. Había representantes de no pocos países latinoamericanos, así como de otros puntos de la geografía española, pero todas ellas residentes en la actualidad en Barcelona, lo cual permite hacerse una idea de la diversidad de la que todavía goza la capital catalana. Una diversidad, eso sí, que corre cierto peligro.

Abrir grupos estancos

La organizadora del evento, Carmen Berasategui, es una vitoriana afincada en Barcelona que creó el festival precisamente para reunir voces de distinta procedencia y, según cuenta, para romper esa tendencia a lo repetitivo que percibe en los festivales oficiales que se suceden en la escena catalana.

Begoña Ugalde, Lola Nieto y Carmen Berasategui. Foto: @Marta Calvo.
De izquierda a derecha Begoña Ugalde, Lola Nieto y Carmen Berasategui. Foto: @Marta Calvo.

Berasategui también es poeta. De hecho, ha firmado con el seudónimo Mara Carver su primer trabajo: Donde planean los pájaros (Piezas azules). En su opinión, Barcelona es una ciudad magnífica para inspirarte, pero no tanto para establecer una red de contactos: “En Madrid todo el mundo te abre las puertas, pero aquí los grupos son estancos y cuesta mucho acceder a los circuitos culturales. Por eso creé Nudo, para unir a poetas que a veces no tienen quién les eche una mano”.

«En Madrid todo el mundo te abre las puertas, pero aquí [en Barcelona] los grupos son estancos y cuesta mucho acceder a los circuitos culturales»

Carmen Berasategui

Lo que Berasategui quería desde un principio era mezclar voces, mostrar lo que se cuece más allá de la línea oficial, crear un espacio de expresión para quienes, en unas ocasiones por motivos lingüísticos y en otras por la dificultad para establecer contactos, se están convirtiendo en la periferia de la literatura barcelonesa. Pero, ojo, como dice la poeta mexicana Ale Oseguera (Un hotel de cinco estrellas sobre un cementerio, Oblicuas), “lo que está ocurriendo en la periferia es lo que marcará la auténtica poesía del futuro”. Y añade: “En esta ciudad hay un movimiento underground tremendo. Barcelona se está reinventando, o quizá reencontrando, y en este festival está la base de esa transformación”.

En Murcia nos iría mejor

Las poetas de la escena alternativa de la ciudad tienen que luchar con uñas y dientes no sólo para hacerse un hueco, sino simplemente para sobrevivir. Maite Martín Vallejo (La vida cotidiana arrasa Europa, RIL) dice que no puede quejarse de cómo le han ido las cosas, pero reconoce que Barcelona es dura, a veces muy dura, y se muestra convencida de que “en Murcia todo sería mucho más fácil”. ¿En Murcia? “Sí, porque habría menos competencia”.

Maite Martí Vallejo, Alicia García Núñez, Ale Oseguera Foto: @Marta Calvo.
Maite Martí Vallejo, Alicia García Núñez, Ale Oseguera Foto: @Marta Calvo.

De hecho, esta idea de que en otro lugar nos iría mejor se percibe también en las palabras de Begoña Ugalde (La fiesta vacía, Tege Libros), que ha decidido abandonar Barcelona y regresar a su Chile natal “porque allí todo ha cambiado mucho y están sucediendo cosas que me interesan. Pero también me marcho porque ya no percibo la tranquilidad y la jovialidad que antes se respiraba aquí’. Y, como su compañera, repite: “Ahora Barcelona es una ciudad dura, muy dura. La gentrificación, los precios… No sé. Todo ha cambiado mucho en cinco o diez años. En Chile la vida es más barata y dispondré de más tiempo para escribir, no como aquí”.

En Nudo las poetas que luchan a diario con el encarecimiento de los precios y con la falta de espacio para quienes no se alinean con la política oficial encuentran un espacio para mostrar su trabajo

La alicantina Alicia García Núñez (Superhéroes y/o villanos, Suburbia) no tiene ninguna intención de mudarse, pero coincide con su colega en la idea de que “Barcelona es una ciudad difícil para tirar adelante. Hace ocho años, cuando llegué, era mejor destino que Madrid, sobre todo por la escena underground. Pero las cosas ya no son como eran”.

El ‘underground’ no es lo que era

Evidentemente, el idioma es otra fuente de conflictos para las poetas que escriben en lengua castellana, y por eso todas agradecen la existencia de festivales como Nudo, donde no se prioriza tanto la lengua como el lenguaje, que no es lo mismo.

Lola Nieto, Maite Martí Vallejo, Ale Oseguera, Alicia García Núñez, Begoña Ugalde y Carmen Berasategui. Foto: @Marta Calvo.
Lola Nieto, Maite Martí Vallejo, Ale Oseguera, Alicia García Núñez, Begoña Ugalde y Carmen Berasategui. Foto: @Marta Calvo.

Aquí las poetas que luchan a diario con el encarecimiento de los precios y con la falta de espacio para quienes no se alinean con la política oficial encuentran un espacio para mostrar su trabajo. Incluso Lola Nieto (Vozánica, Harpo Libros), que sólo tiene palabras buenas para Barcelona, dice en cierto momento: “En esta ciudad ocurren muchas cosas y eso es maravilloso para un poeta. Pero si ocurren todas esas cosas es porque hay mucha gente de paso”.

El Festival Nudo no terminará hasta el próximo sábado. Hasta el momento, ha habido recitales de Celia Rapsoda, Alejandro Palomas y las catorce poetas de ‘Desatadas. Aquelarre poético’. Pero aún falta los espectáculos de V2 versos&visuals, Santa Ana y Corazón de Helfta, Jesús Alonso Ovejero y Javier Díez Eva, así como los recitales de Unai Velasco, e.j. malinowski, Isabel Martín, Joseps Pedrals y Gonzalo Escarpa. No se lo pierdan.

a.
Ahora en portada