Tras la lluvia de Camille Claudel

La novela ‘La lluvia de Camille’ permite conocer la trágica historia de la talentosa escultora francesa y su lucha contra la indiferencia de la sociedad y sus fantasmas mentales

Muchos artistas han creado hermosas obras maestras mientras su vida se consumía en un laberinto de problemas mentales, estrecheces económicas y rechazos familiares y sociales. Así como Vincent Van Gogh, Edgar Allan Poe y Frida Kahlo, también Camille Claudel cargó con ese trágico destino.

Su talento para la escultura no admite discusiones, pero todavía hoy, a 77 años de su muerte, es más conocida por haber sido la amante de Auguste Rodin que por la belleza de sus creaciones en mármol, bronce o arcilla.

Una manera diferente de conocer su vida, presenciar su ascenso en los círculos artísticos y sumergirse en su descenso a los abismos es la novela biográfica La lluvia de Camille (Ápeiron Ediciones), escrito por la periodista palentina Esther Bengoechea Gutiérrez.

Portada de 'La lluvia de Camille'
Portada de ‘La lluvia de Camille’

Retazos de una vida difícil

Es una novela ágil, breve, que no marea al lector con saltos en el tiempo o cruce de estilos narrativos que pueden cortar la agilidad al relato.

“Las mejores obras de Rodin fueron creadas con Camille a su lado”

Esther Bengoechea

Ganadora del premio Rrose Sélavy de Novela Histórica, sus páginas presentan la vida de Claudel de manera cronológica; solo con dos breves diálogos, uno interior y otro dirigido a un ficticio Doctor Pavard, en la que la autora condensa diversas frases que la artista expresó en las cartas que han salido a la luz.

“Busqué una manera sencilla de relatar para que todos entiendan su vida, busqué que cada capítulo represente un día en un año determinado, que hayan sido significativos para ella”, precisa Bengoechea a Tendencias hoy.

Uno de los pocos retratos fotográficos de Camille Claudel
Uno de los pocos retratos fotográficos de Camille Claudel

El duro camino del talento

La obra comienza desde el nacimiento, en el momento en que su madre la rechaza decepcionada por haber esperado un varón, un odio que perdurará y crecerá conforme Camille demuestre su talento.

Solo su padre Louis Prosper, y en menor medida su hermano Paul, la protegerán y le darán el impulso necesario para que la magia que creaba con sus manos se encarrile en las academias de arte.

La escultura 'El gran vals'
La escultura ‘El gran vals’

Amor y arte

En París Camille superaría a sus compañeras de estudio, y un huraño Auguste Rodin quedará tan atrapado por su belleza como por su talento, en una relación tan tóxica en lo sentimental como fructífera en lo artístico.

“Las mejores obras de Rodin fueron creadas con Camille a su lado. De hecho no sabemos cuánto hay de Rodin en los trabajos de ella, y viceversa. Por ejemplo, en muchas esculturas creadas por él Camille era la responsable de hacer las manos y los pies, como en Los burgueses de Calais o La puerta del infierno”, apunta Bengoechea.

El descenso a los infiernos mentales

Pero el sueño feliz duró poco. Camille pierde un embarazo, se cansa de las promesas de Rodin y pasa del amor al odio más profundo, y su carrera se hunde mientras la pobreza la acecha y los desequilibrios mentales carcomen su espíritu.

Encerrada durante 30 años en un manicomio, Camille Claudel solo era feliz cuando llovía y podía crear obras efímeras con el barro de los jardines

A sus 42 años su familia decide encerrarla en el manicomio de Montdevergues, que será su hogar durante 30 años, hasta su muerte.

‘La edad madura’, en el Museo d’Orsay

Bengoechea describe su soledad frente a la indiferencia familiar, la pena del personal médico, que veía que su único momento de felicidad era cuando llovía y podía crear obras efímeras en el barro de los jardines, pequeña tregua que su madre exigió que se lo prohibieran.

“La sociedad me castigó por ser mujer y querer ser libre”, dice Claudel casi al final de libro, una idea que se ve en su lucha por romper ataduras familiares, sociales y de su propio espíritu.

Esther Bengoechea, autora de 'La lluvia de Camille'
Esther Bengoechea, autora de ‘La lluvia de Camille’

Dónde ver las obras de Camille Claudel

Su familia hizo lo posible por tapar su nombre y legado, pero cuando su hermano Paul murió la sobrina-nieta de Camille compró todas las obras que pudo de la escultora y creó un museo en Nogent-sur-Seine, cerca de París, en la casa donde la artista vivió en su adolescencia.

Además de las 43 obras de su autoría que allí se exhiben (junto con fotos y cartas que permiten conocer su vida), también es posible encontrar otros trabajos en los museos parisinos de Orsay y en el de Rodin, el centro dedicado al hombre que décadas después sigue proyectando una larga sombra sobre la vida y obra de Camille Claudel.

a.
Ahora en portada