Las voces que enfrentan al feminismo radical

En el libro ‘Hombres y sombras: contra el feminismo hegemónico’ diferentes escritores y activistas analizan la radicalización de un movimiento que cae en una contradicción tras otra

No es un alegato contra el feminismo, sino contra los excesos de la radicalización, que como cualquier exceso, lleva a una ceguera intelectual y a postular posturas irreductibles.

Eso es lo que buscan los intelectuales y pensadores que reúnen sus ideas en ‘Hombres y sombras: contra el feminismo hegemónico’, un ensayo publicado por ED Libros.

Coordinador por la escritora y activista Miriam Tey, se pueden leer las reflexiones de Carmen Posadas, Teresa Freixas, Félix Ovejero, Pablo de Lora, Alfonso M. Gañán, Rebeca Argudo, Mónica Oriol, Sofía Rincón y la propia Miriam Tey sobre la deriva que el feminismo más sectario está teniendo estos años, con su llegada a ámbitos sociales, políticos y de la comunicación.

Un pensamiento que no refleja la sociedad

“El delirio de una parte del feminismo actual, hegemónico en los medios de comunicación y de la política, responde a una ideología totalitaria y sectaria que ha impuesto un modelo violento e injusto con el que muchas mujeres, pese a reconocer que todavía quedan terrenos por conquistar, no nos sentimos reflejadas”, afirma Tey en la introducción.

El delirio de una parte del feminismo actual responde a una ideología totalitaria y sectaria.

Miriam Tey

La coordinadora de esta obra aclara que no se trata de ser un alegato antifeminista, “sino una propuesta para reflexionar sobre el ideario y las estrategias del feminismo hegemónico y frentista”.

Marcha feminista en México. Foto: EFE

En búsqueda de ideas alternativas

Lo que buscan los autores es analizar estrategias alternativas “para lograr que las mujeres accedan al poder, en el caso de que estas decidiesen apostar por obtenerlo”.

Por ejemplo -sostiene Tey- que haya leyes de cuotas que aseguren la presencia del 50% de mujeres en cargos electivos no significa que el poder sea compartido en partes iguales: “en todo caso se habría logrado el 50 por ciento de la representación, pero no del poder”.

Avance sobre el lenguaje

El título de ‘Hombres y sombras’ surge por la traslación de ‘hombres y hombras’, un guiño al avance del feminismo radical sobre el idioma, con la postura de un lenguaje inclusivo que tira por las borda las reglas más básicas de la gramática y la comprensión del castellano.

Portada de Hombres y sombras. Foto ED Libros

“Fue en ese juego gramatical delirante como apareció el título de este libro, adjudicando género y sexo a las palabras, fue siguiendo esa dictadura absurda fuera de toda razón gramatical”, explica la coordinadora.

La alianza con los ultraconservadores

Otra de las plumas que escribe es la artista y dominatrix Sofía Rincón, quien ha saltado a la arena política en los últimos meses como una de las voces más frescas contra la propagación política de las nuevas ideologías de género promovidas por el Gobierno.

Según Rincón, una de las derivas del radicalismo es que se llega a una insólita alianza con los sectores más reaccionarios.

Las feministas radicales están apoyadas por los ultraconservadores.

Sofía Rincón

“Las feministas radicales están apoyadas por los ultraconservadores, en su batalla contra la prostitución y los transexuales”, sostiene. “Esta clase de feministas son machistas, por eso los ultraconservadores las apoyan”, resume.

Para esta artista, estas posturas extremas llevan a que “el gran enemigo de la sociedad ahora mismo sea el puritanismo”.

Fuera de las ideas que dicen defender

Un riesgo que se percibe en ese movimiento es que se aleja de las ideas que asegura promover.

Para el escritor y profesor Félix Ovejero el feminismo imperante políticamente está, a pesar de las consignas políticas, muy alejado del concepto del socialismo clásico, ya que “no es universal”, y apunta que este movimiento ha tenido a recluirse en círculos “endogámicos y dogmáticos”.

a.
Ahora en portada