Detrás de la leyenda negra del rock & roll

Artistas que mueren a los 27 años, apología del satanismo, las resurrecciones de Elvis…el rock tiene una faceta oscura donde los mitos se mezclan con el marketing

Hay una cara oculta del rock que en ocasiones es más conocida que su faceta musical. Entre historias a mitad de camino de la verdad y el mito, crímenes, vinculaciones con el satanismo y sucesos trágicos, desde el nacimiento de este ritmo se creó una leyenda negra que creció con las décadas.

Muchas de ellas se detallan en el libro Historia maldita del rock (editorial Luciérnaga), donde el periodista Javier Ramos de los Santos navega por 70 años de este ritmo para presentar un compendio de historias donde el estupor se mezcla con la risa ante la ridiculez de algunos mitos, pero en que también hay lugar para la indignación y la sorpresa.

Portada del libro 'Historia maldita del rock'. Foto: Editorial Luciérnaga
Portada del libro ‘Historia maldita del rock’. Foto: Editorial Luciérnaga

Según Ramos su obra es “un desfile de artistas y grupos malditos, de rock satánico, canciones de ultratumba, extrañas muertes y desapariciones, algunas leyendas urbanas y verdades que pueden dejarnos sin palabras”, dijo a Tendencias.

Desempolvando viejos mitos

Es un libro que todo apasionado por el rock lo leerá rápido, no solo porque son poco más de 200 páginas, sino porque muchas son historias y anécdotas que en la infancia y adolescencia parecían verdades reveladas, y con el paso del tiempo se aprendió a distinguir la certeza del bulo más burdo.

La supuesta muerte de Paul McCartney es una de las leyendas urbanas que crecieron junto a la fama de The Beatles

Entre esas historias se encuentran el mito creado en torno a la supuesta muerte de Paul McCartney en 1966 (retratado con ironía en el documental Paul McCartney Really is Dead: The Last Testament of George Harrison – Paul McCartney realmente está muerto: el último testamento de George Harrison), las veces que Elvis Presley fue visto vivito y coleando o el cuento de que Keith Richards esnifó las cenizas de su padre mezcladas con cocaína.

Para Ramos muchas de estas historias fueron campañas de marketing directas o accidentales. “Los grandes artistas han aprovechado su carisma en beneficio propio. El gamberrismo y el hecho de llamar la atención o la ambigüedad siempre les ha reportado suculentos y pingües beneficios”, apuntó.

Exposición Linda McCartney Liverpool
La supuesta muerte de Paul McCartney se convirtió en un bulo demasiado grande. Foto Linda McCartney.

Las relaciones peligrosas del rock con Satán

En los años ’50 y ’60 la revolución que generaron Elvis, Chuck Berry y The Beatles fue aprovechada por sectores religiosos y ultraconservadores para demonizar al rock; aunque también llegaban azotes desde la Unión Soviética, que calificaba a este ritmo “como un artilugio yanqui para contaminar a la sana juventud comunista”, repcrdó Ramos.

Grupos y artistas aprovecharon este sello de chicos malos en beneficio propio, aunque muchas veces la jugada se les fue de las manos.

El mito de que había mensajes satánicos cuando se escuchaban vinilos al revés fue usado por The Rolling Stones en Simpatía por el Diablo, de 1968, donde Lucifer se presentaba como una figura culta y con estilo.

Al final Jagger tuvo que aclarar que se había inspirado en unas rimas de Baudelaire y que no había tal adoración por el demonio.

¿Jimmy Page hizo un pacto con el diablo? El guitarrista de Zeppelin no confirma ni desmiente. Foto Wikipedia
¿Jimmy Page hizo un pacto con el diablo? El guitarrista de Zeppelin no confirma ni desmiente. Foto Wikipedia

Otros prefirieron mantener un halo de ambigüedad, como Jimmy Page, que no confirmaba ni desmentía que el éxito de Led Zeppelin y su talento para la guitarra se debía a la práctica del ocultismo.

Profecías donde no las había

Claro que hubo tragedias que golpearon a sus protagonistas sin esperarlo. Ramos recuerda cómo un demente como Charles Manson creyó escuchar profecías en Helter Skelter, de The Beatles (considerado el primer tema heavy metal de la historia), y aseguró que su mensaje apocalíptico le llevó a asesinar a Sharon Tate y sus amigos.

Charles Manson aseguró que el tema de The Beatles ‘Helter Skelter’ tenía mensajes apocalípticos que le llevó a ejecutar sus crímenes

Décadas más tarde, el andrógino Marilyn Manson tomaría el apellido de ese asesino para disfrazarse de artista maldito bajo los acordes del rock industrial.

Marilyn Manson, satanismo y marketing. Foto: Wikipedia
Marilyn Manson, satanismo y marketing. Foto: Wikipedia

El trágico Club de los 27

En este libro también se analiza la particular historia del Club de los 27. Así se llama al hecho (¿casual?) de que artistas como Brian Jones, Janis Joplin, Jimi Hendrix y Jim Morrison murieron entre 1969 y 1971 cuando habían llegado a los 27 años. Y todos a causa de su vida desenfrenada entre las adicciones y los excesos del negocio.

En 1994 Kurt Cobain se sumó a la lista tras suicidarse con una escopeta y Amy Winehouse en 2011 por una intoxicación etílica.

Kurt Cobain, otro artista muerto a los 27 años.
Kurt Cobain, otro artista muerto a los 27 años.

También hay lugar para recordar muertes absurdas como la de Terry Kath (guitarrista de Chicago) por apostar en la ruleta rusa y extrañas como la de Michael Hutchence (vocalista de INXS) en una dudosa combinación de suicido y juego sexual. O casos como la de Richey James Edwards, líder de Manic Street Preachers, quien desapareció sin dejar rastro.

La cruel maquinaria del rock

Gran parte de estas historias trágicas surgen, sostuvo Ramos, a que “el negocio del rock es cruel y realista, tanto como la vida misma”. Sin desmerecer su talento, “las estrellas de la música son víctimas de todos los vicios que la sociedad ha cultivado durante siglos”, agregó.

Elvis vendió más discos muerto que en vida. Foto: Pixabay
Cada tanto alguien dice que Elvis está vivo. Foto: Pixabay

Por ello el sistema necesita de los escándalos para seguir adelante, con las leyendas y las tragedias como ingredientes de un cóctel demasiado tentador para dejarlo de lado.

Sino, que lo digan Elvis Presley y Jimmy Hendrix, que han vendido más discos muertos que en vida.

a.
Ahora en portada