Claves para recorrer el mundo en clave vegana y sostenible

Una guía para viajeros veganos y otra sobre turismo sostenible demuestran que hay una manera más responsable y ecológica de conocer países y culturas

Ser vegano es una decisión que implica estar con los sentidos alertas. El compromiso de no consumir alimentos de origen animal se extiende, en muchas personas, a mantener esa conducta en todos los ámbitos de un viaje, como la búsqueda de hoteles que cumplan con las pautas éticas de este movimiento.

Si al momento de iniciar un viaje se requiere una elaborada planificación, en el caso de los veganos la organización es mayor.

Estos detalles son analizados en Viaja Vegano (Anaya Touring), una guía sobre cómo recorrer el mundo sin tener un impacto directo entre los animales.

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.
Portada de Viaja Vegano. Foto Anaya Touring

COMPRAR ‘Viaja Vegano’, de Elisa Blanco Barba, 17,10€, en Amazon

Pero no hace falta ser vegano para aspirar a un tipo de turismo con un menor impacto social y ambiental.

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.

El mundo vegano

La periodista y activista Elisa Blanco Barba, con las ilustraciones de Pilar Roca, ayuda a organizar un viaje en clave vegana y a estar atento a los innumerables detalles que surjan.

Aunque uno de los puntos que más problemas puede traer a una persona cultora del veganismo es poder encontrar alimentos sin trazas animales, con sus consejos Blanco Barba extiende esta cultura al transporte, el alojamiento y las excursiones.

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.
Ser vegano no es una traba para viajar. Ilustración Pilar Roca

Aunque uno no sea vegano, el libro de Elisa Blanco ayuda a organizar un viaje de manera sostenible y con respeto por el destino

El libro describe la preparación básica previa a la salida, la manera de viajar contaminando lo menos posible, consejos para dormir sin culpa (con la sugerencia de pasar, al menos una noche, en un santuario de animales), cómo es el equipaje más sostenible, de qué manera disfrutar de los tours vegan-friendly, cuáles son las ciudades que más abren los brazos a esta cultura, y cómo organizar un viaje con niños bajo estos preceptos.

Al momento de comer

Por supuesto que el apartado de la alimentación es el más extenso. La autora explica cómo reconocer los restaurantes veganos (y evitar engaños), de qué manera identificar alimentos y qué alternativas buscar, analiza el dilema de las bebidas y recuerda que siempre es bueno tener un kit de emergencia con frutas y zumo para cuando el hambre aprieta y no haya ninguna opción vegana en kilómetros a la redonda.

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.
El libro abunda en claves sobre cómo disfrutar de los alimentos. Ilustración Pilar Roca

A lo largo de las páginas Blanco Barba despliega sus experiencias como periodista y autora de guías de viaje (o como trotamundos) para contar episodios agradables y algún apuro por apostar por el veganismo.

Además abunda en direcciones de ONGs, turoperadores, guías de restaurantes, hoteles y festivales que siguen las líneas del movimiento vegano.

Un vocabulario en inglés de frutos, cereales y alimentos, así como de frases útiles en varios idiomas, ayudan a los veganos a sortear las barreras lingüísticas en diferentes partes del mundo.

Se puede descubrir el mundo en clave sostenible. Ilustración Pilar Roca
Se puede descubrir el mundo en clave sostenible. Ilustración Pilar Roca

Viajar en clave verde

Holly Tuppen, en Viaje Sostenible, presenta una combinación de ensayo con una guía para planificar unas vacaciones o un recorrido de largo aliento con la menor huella de contaminación posible.

COMPRAR ‘Viaje Sostenible’, de Holly Tuppen, 26,8€, en Amazon

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.
Portada de Viaje Sostenible. Foto Anaya Touring

A través de un abundante caudal de cifras y hechos esta periodista británica recuerda que la emergencia climática está alterando drásticamente el mundo, y que una de las soluciones para poder disfrutar de conocer otros destinos “es cambiando la forma de viajar”.

Tuppen advierte que la única forma de poder seguir disfrutando de los viajes es cambiando la forma de trasladarnos y visitar los destinos

Sin embargo, advierte, “no todo es color de rosa. El viaje sostenible conlleva algunas cuestiones peliagudas”, donde sugiere mantener un debate constante sobre las causas y consecuencias de la deriva ambiental.

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.
Página de Viaje Sostenible. Imagen Anaya Touring

No caer en el abismo

“Se puede escoger la vía de la sostenibilidad o caer al abismo”, advierte, porque considera que el cóctel de la contaminación, la masificación, la pérdida de espacios naturales y la disolución de las identidades autóctonas el turismo puede quedar herido de muerte. O al menos, de su espíritu más auténtico.

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.
Hay muchas alternativas para viajar sin comprometer al medio ambiente. Foto Turismo de Mallorca

Tuppen recuerda que el coronavirus es una consecuencia del desequilibrio ambiental, y el borrón y cuenta nueva que significó la pandemia en el mercado turístico sirve para replantear la forma de viajar.

Sin huella contaminante

La autora da abundantes consejos sobre cómo reducir la huella de carbono (y estar atento a las compensaciones de emisiones), de qué manera planificar un viaje para que sea lo más verde posible, cuál es el equipaje ideal y cómo moverse en los destinos, sean en grandes ciudades o sitios remotos, para que el paso como turista tenga un saldo positivo.

Tuppen también sugiere visitar culturas autóctonas, apostar por el comercio justo y usar al turismo como una herramienta que ayuda a las comunidades marcadas por tragedias para salir adelante.

En Viaje Sostenible (también de Anaya Touring) se aportan varias sugerencias para evitar la generación de emisiones en los traslados y de qué manera al recorrer paisajes y culturas se puede dejar una huella positiva.
Recorrer destinos en bicicleta es una de las formas más sostenibles de viajar.

También da trucos para identificar a los establecimientos (sean alojamientos, agencias o restaurantes) que se cuelgan el cartel de ‘ecológicos’ y que solo lo son de palabra.

Además de varias entrevistas a activistas ambientales y organizadores de viajes sostenibles, esta escritora presenta actividades, alojamientos y formas de trasladarse más sostenibles en diferentes continentes del mundo.

Para que no haya excusas para poder disfrutar de los viajes de una manera más responsable.

a.
Ahora en portada