Nadie dejará de asesinar en Barcelona

La 16º Edición del Festival de Novela Negra de Barcelona arranca el 21 de enero y se prolongará durante diez días. Eso sí: las condiciones sanitarias obligan a hacerlo virtualmente

Oscuridad. Si algo ha caracterizado a la BCNegra desde sus inicios es la oscuridad. En cualquiera de los enclaves donde se han celebrado sus conferencias, debates y mesas redondas durante sus 16 años de existencia ha reinado siempre una oscuridad francamente inquietante.

He participado en las seis últimas ediciones, casi siempre como moderador, y les puedo asegurar que, cuando uno miraba al público desde el escenario, no veía más que sombras.

El escritor hablando de muertes y crímenes y asesinos, y el público sumido en la oscuridad, sin saber quién se ha sentado a su lado, notando la respiración de un desconocido a sus espaldas. Si, el clima perfecto para un festival de novela negra.
El escritor Carlos Zanón, comisario de BCNegra

Oscuridad y tensión en el ambiente

La organización siempre se ha preocupado por el clima. Los dos comisarios que hasta la fecha ha tenido el festival, primero el tristemente desaparecido Paco Camarasa y después el felizmente aparecido Carlos Zanón, quisieron siempre dotar del ambiente preciso a los eventos realizados y, dada la temática de la BCNegra, nada como la oscuridad para mantener al espectador agarrotado en su butaca.

El escritor hablando de muertes y crímenes y asesinos, y el público sumido en la oscuridad, sin saber quién se ha sentado a su lado, notando la respiración de un desconocido a sus espaldas. Si, el clima perfecto para un festival de novela negra.

El escritor hablando de muertes y crímenes y asesinos, y el público sumido en la oscuridad, sin saber quién se ha sentado a su lado, notando la respiración de un desconocido a sus espaldas. Si, el clima perfecto para un festival de novela negra.
Joyce Carol Oates, ganadora del premio Pepe Carvalho.

Aunque sea virtual, BCNegra se realiza

Este año, sin embargo, los amantes de la novela negra tendrán que conformarse con apagar la luz de casa. Porque las circunstancias sanitarias han impedido que la BCNegra puedan celebrarse con público, por lo que las charlas serán retransmitidas en streaming.

“En ningún momento nos hemos planteado cancelar el festival. no hemos querido que dé la impresión de que la cultura es algo de lo que se puede prescindir”.

Carlos Zanón, comisario de BCNegra

‘Pero en ningún momento nos hemos planteado cancelar el festival -explica Carlos Zanón en el podcast realizado con la mesa de redacción de Tendencias Hoy-. Porque no hemos querido que dé la impresión de que la cultura es algo de lo que se puede prescindir. La cultura es vida. Es lo que nos mueve, lo que nos emociona, lo que nos hace salir a la calle’.

El escritor hablando de muertes y crímenes y asesinos, y el público sumido en la oscuridad, sin saber quién se ha sentado a su lado, notando la respiración de un desconocido a sus espaldas. Si, el clima perfecto para un festival de novela negra.
Kiko Amat. Foto: Cesar Nuñez

El paisaje canalla de Las Ramblas

El leitmotiv de esta edición son Las Ramblas, sin duda uno de los espacios más emblemáticos de Barcelona. De hecho, es el escenario donde transcurren infinidad de novelas negras. Sin ir más lejos, Pepe Carvalho, personaje creado por Manuel Vázquez Montalbán y del que Carlos Zanón no sabe si volverá a rescatar para alguna novela –‘nunca se sabe’, dice-, tenía el despacho en esa arteria catalana.

En un principio, los actos iban a celebrarse en una cincuentena de lugares de Las Ramblas, porque, como dice el comisario del evento, ‘ahora que no hay turistas, es el momento de que los barceloneses recuperemos este espacio’, pero al final casi todos se realizarán en el Palau de la Virreina, desde donde se retransmitirán a los seguidores.

Del 21 al 31 de enero, se celebrarán 52 mesas redondas en las que participarán 119 autores y 40 moderadores.

El escritor hablando de muertes y crímenes y asesinos, y el público sumido en la oscuridad, sin saber quién se ha sentado a su lado, notando la respiración de un desconocido a sus espaldas. Si, el clima perfecto para un festival de novela negra.
Olga Merino. Foto: Marta Calvo.

Los actos de BCNegra

Entre los actos más destacados, quizá haya que señalar la entrega del Premio Pepe Carvalho a Joyce Carol Oates.

La escritora neoyorkina insistió hasta el último minuto en su deseo de recoger personalmente el galardón y, ante la imposibilidad final de hacerlo, ha asegurado que viajará pronto a Barcelona para reunirse con sus lectores.

Por otra parte, se conmemorará el centenario del nacimiento de una de las autoras fundamentales del género, Patricia Highsmith, y se recuperará la obra de otra dama negra imprescindible: Fred Vargas. Además, se rendirá un homenaje a la novela ‘La ciudad y la ciudad’ de China Miéville y otro a ese personaje de Laidlaw creado por William McIlvanney.

El escritor hablando de muertes y crímenes y asesinos, y el público sumido en la oscuridad, sin saber quién se ha sentado a su lado, notando la respiración de un desconocido a sus espaldas. Si, el clima perfecto para un festival de novela negra.
Jordi Canal y Álex Martin. Foto: Manel Gimeno.

En el programa, nombres internacionales de gran altura como Claudia Piñeiro, Hideo Yokoyama, David Peace, Massimo Carlotto o Marion Brunett; nacionales de no menos envergadura como Juan Gómez Jurado, Marta Sanz, Domingo Villar, Alicia Giménes Barlett, Jordi Amat, Rosa Ribas, Kiko Amat y Edurne Portela; y primeras espadas del género en catalán como Lluís Llort, Jordi Cussá, Margarita Aritzeta, Guillem Sala o Núria Cadenes. Para saber cuándo hablarán cada uno de estos grandes, nada como visitar la página oficial del festival.

En BCNegra se organizarán 52 mesas redondas con 119 autores y 40 moderadores

Por otra parte, es especialmente emotivo que la organización haya tenido un recuerdo para Anna Portnoy, sin duda una de las fotógrafas más importantes dentro del género negro.

Portnoy estaba muy vinculada a la librería Negra y Criminal y a su propietario Paco Camarasa, y durante años fue la encargada de fotografiar a todos los escritores que no sólo pasaban por aquel establecimiento, sino también por la ciudad.

La exposición de sus retratos será, sin lugar a dudas, uno de los actos más emotivos para los seguidores de este festival en un año en el que, recuérdenlo, habrá que apagar la luz de casa. Que no es lo mismo escuchar a estos escritores con luz que entre tinieblas.

a.
Ahora en portada