Mario Casas: “Lo primero que hice tras el confinamiento fue ir al cine a ver ‘Matrix’”

El que fuera ídolo de jovencitas ha madurado y lleva un tiempo encadenando thrillers de calidad. Después de 'El practicante' se estrena 'No matarás'

En el Festival de Sitges, hablamos con Mario Casas de No matarás, de David Victori, que competía en la Sección Oficial, y de una carrera que dio un giro radical cuando Alberto Rodríguez le llamó para que formara parte de Grupo 7 (2012), uno de los primeros thrillers de la gran edad de oro que ha vivido el género en nuestro país. En este aciago 2020, de El practicante a No matarás pasando por la serie El inocente y Hogar, Casas ha explorado todas las caras del cine negro. 

A los títulos citados podríamos añadir la muy notable Toro, de Kike Maillo, una película con todos los números para hacer historia que no corrió la suerte que se merecía en taquilla. El actor gallego lo ve así: “Nunca se sabe, a lo mejor esa semana hace sol y la gente no va al cine. Yo es algo de lo que no puedo prescindir. En cuanto acabó el confinamiento, me fui a ver Matrix (porque no había demasiadas novedades). Enseguida corrí a sentarme en una butaca”. 

Puede sorprender que un tipo con hordas de fans enloquecidas siga yendo al cine pero, como nos aclara, “casi siempre voy al Heron City. Está cerca de casa y tiene muchas salas. Es verdad que nunca voy el fin de semana, pero sí de lunes a jueves, a primera sesión o a ultima hora. Mis padres siempre me llevaron mucho al cine, a ver Jumanji, El Rey León o Jurassic Park. Aunque fue con El niño que gritó puta(Juan José Campanella, 1991) cuando decidí ser actor. Quería hacer lo que hacía ese chaval”. 

Atrapado en el thriller 

“Si entre medias de estas últimas películas me hubiera llegado una comedia o un drama romántico que me llamara también lo hubiera hecho. Es todo un poco intuitivo. No escojo los proyectos en función del género, sino más bien por el guion, el personaje o lo que me va a ofrecer el director”, aclara. Y David Victori le ofreció la posibilidad de hacer algo completamente distinto. 

No matarás, segundo largo de Victori tras El Pacto (2015), es la historia de Dani, el personaje de Casas, un tímido de buen corazón, parapetado tras sus gafas de miope y entregado al cuidado de su padre, hasta que este muere.

Empujado por su hermana, se decidirá a emprender el viaje de sus sueños. Pero acabará viajando al final de la noche del Poble Nou barcelonés, en una pesadilla que arranca cuando conoce a una misteriosa femme fatal neogótica interpretada por la novel Milena Smit. Como Afterhours, el clásico de Scorsese que aquí se tradujo comoJo, qué noche, pero sin espacio para la comedia. No matarás es un thriller de alta tensión.

A Casas esta vez no le interesó tanto la historia, que también, sino cómo David Victori quería contarla. “Me habló de Victoria, que se rodó en un único plano secuencia. Todo No matarás se filmó en largos planos secuencia, aunque luego se cortaron por cuestiones de ritmo. Hay uno, en el piso donde se desencadena todo, que duraba 45 minutos. El de mi salida del piso se va a siete u ocho minutos sin cortar. Nunca había trabajado así, desde lo teatral, y para mí ha sido toda una experiencia porque nunca había hecho teatro, más allá de participar en La passió d’Esparraguera cuando era pequeño. Al rodar así, por primera vez desaparecía en el personaje”. 

«Todo No matarás se filmó en largos planos secuencia […]. Nunca había trabajado así, desde lo teatral, y para mí ha sido toda una experiencia»

Mario Casas

Robert Pattinson como modelo

Desde un buen principio, como si fuera una película de los hermanos Dardenne, la cámara se pega al cogote de Casas y ya no le suelta. Otros grandes hermanos fueron determinantes para que Casas aceptara el papel: “Me encantan los hermanos Safdie. Diamantes en bruto, con Adam Sandler, es una maravilla. Son películas pequeñas en las que aparentemente no está pasando nada. La cámara siempre va con los personajes, como con los Dardenne, pero en otro tono. La acción te va llevando y hace que el espectador sea un personaje más. Cuando David me dijo que iba a ser algo como Good Time enseguida dije que sí. Esa película me encanta, y Robert Pattinson está inmenso. Es el mejor actor de su generación. Va a callar todas las bocas habidas y por haber”. 

No matarás, con Mario Casas, llega el 16 de octubre a los cines.
‘No matarás’ llega el 16 de octubre a los cines.

La admiración de Casas por Pattinson no es casual. El londinense tiene su misma edad –ambos son del 86–, y también tuvo que quitarse de encima el sambenito de haber sido el vampiro de Crepúsculo trabajando con los mejores directores y superándose de película en película. Es lógico que el gallego, que podría haberse quedado en Tres metros sobre el cielo (2010), se vea reflejado. 

Hacer tres películas con Álex de la Iglesia –Las brujas de Zugarramurdi, Mi gran noche yEl bar– también ha sido clave: “Sí, Adane, ese personaje inspirado en ese tipo de cantante que hemos podido ir viendo a lo largo de los últimos años, es uno de los personajes con los que más he volado. Fue un aprendizaje brutal, ya que era un personaje muy al límite, y podríamos habernos pasado. Álex sabe que me gusta mucho componer a los personajes, y que me presto a cualquier cosa, por eso confía en mí”. 

«No me importaría trabajar fuera, salir de mi zona de confort. Pero ahora quiero tomarme un descanso porque he encadenado muchos proyectos»

Mario Casas

Asignaturas pendientes

Entre los directores con los que le gustaría trabajar, señala por supuesto a Almodóvar: “Aunque parezca extraño, no nos conocemos. No hemos coincidido nunca. Me gustan todas sus películas. Las del principio, cuando estaba en auge, y transmitía su personalidad por todos su poros, y Todo sobre mi madre, Volver, Hable con ella… Tampoco me importaría trabajar fuera, salir de mi zona de confort. Pero ahora quiero tomarme un descanso porque he encadenado muchos proyectos”. 

Mario Casas: “Lo primero que hice tras el confinamiento fue ir al cine a ver 'Matrix'”
‘No matarás’ está rodado en larguísimos planos secuencia.

Además de progresar como actor, Casas tampoco ha dudado en cambiar radicalmente de aspecto cuando la historia lo requería. Obviamente, bajó muchísimo de peso para encarnar, es un decir, a Francesc Boix en El fotógrafo de Mathausen (Mar Tarragona, 2018), aunque para El practicante también tuvo que bajar mucho de peso: “con Mathausen fui más allá de los límites que me marcó el dietista, pero tenía que hacerlo porque en los campos de concentración no estaban sanos. Eso sí, aún comiendo sólo una vez al día, intentaba alimentarme lo mejor posible. Mucha agua, vitaminas, verdura, pescado”. 

En la película de Carles Torras para Netflix, Casas es un paramédico que queda postrado en silla de ruedas tras un accidente, y se convierte en un tipo odioso que puede verse como quintaesencia de la masculinidad tóxica: “Sí, pero antes de sufrir el accidente, ya vemos que es un tipo raro, ya que roba a las víctimas de los accidentes. Queríamos evitar el cliché de que se vuelve malo porque queda invalido. Es un personaje ambiguo al que intentas entender, pero al final es un psicópata, un tipo con un trastorno antisocial de la personalidad, narcisista, con un ego desmesurado. Alguien que no empatiza, incapaz de empatizar”. 

Estreno ‘No matarás’: 16 de octubre.

a.
Ahora en portada