La vuelta al mundo de la mano del último James Bond

Todavía faltan unos meses para el estreno de ‘No time to die’, pero ya podemos viajar por los lugares donde 007 perseguirá a los malvados de turno

La franquicia de James Bond presenta, para cada película, no menos de cuatro o cinco escenarios en diferentes partes del mundo. Más allá de Londres, obviamente, el agente secreto al servicio de su majestad presume de su habilidad para perseguir coches o lanzarse al vacío en sitios exóticos y de gran impacto paisajístico.

En el caso de No time to die (Sin tiempo para morir), la película número 25 del personaje creado por Ian Fleming y llevado al cine por la familia Broccoli, veremos a Daniel Craig en un resort de Jamaica, en una carretera de Noruega, en varios pueblitos italianos, en las agrestes montañas de Escocia y en los acantilados de las Islas Faroe.

Al menos eso es lo que se revela cuando se mira con detenimiento las escenas de su tráiler. Porque para viajar de la mano de 007 este año habrá que esperar a noviembre, cuando se espera el estreno de esta película (si el coronavirus no pone más contratiempos).

Jamaica

La isla caribeña es un clásico de muchos filmes de James Bond. De hecho en una elegante casa Ian Fleming se inspiró para dar forma a su personaje.

James Bond estaba tranquilo en Jamaica. Pero tuvo que salir a salvar el mundo. Foto: 007.com
James Bond estaba tranquilo en Jamaica. Pero tuvo que salir a salvar el mundo. Foto: 007.com

En un coqueto resort de Port Antonio, en la costa norte de Jamaica, el protagonista contempla las aguas verdes y aprovecha para navegar en un bonito velero. Hasta que desde Londres lo convocarán al trabajo.

Italia

Varios pueblos del sur de Italia sirvieron para localizaciones románticas y de acción en No time to die.

La magia del cine -y las exigencias del guión- logran que las secuencias filmadas en diferentes localidades se integren como si fueran un mismo sitio.

La magia del cine logra que diversas escenas de acción de Matera y Gravina di Puglia, en el sur de Italia, parezcan como si transcurrieran en un mismo sitio

Por ejemplo, la persecución de coches se filmó en Matera y el salto al vacío es desde un puente en Gravina di Puglia, distantes a 26 kilómetros entre una y otra.

Matera fue elegida capital de la cultura en el 2019, un poblado donde una cuarta parte de sus habitantes ofrecen sus viviendas en alquiler en Airbnb ya que gran parte de ellas están construidas dentro de la roca viva de las sierras, informa GQ.

Craig, a punto de saltar en el puente de Gravina di Puglia. Foto: 007.com
Craig, a punto de saltar en el puente de Gravina di Puglia. Foto: 007.com

Otras escenas fueron rodadas en Sapri, una bonita localidad cerca de Salerno, al suroeste de la bota, donde las calles se despliegan como un anfiteatro frente a una pequeña bahía del Mar Tirreno.

Noruega

A juzgar por el adelanto de la película, se podrán ver al menos dos localizaciones del país escandinavo. No es en vano: la producción aprovechó las exenciones impositivas del gobierno noruego para filmar en el país, indica The Guardian.

En un lago congelado entre los bosques tapizados de nieve en Nittedal, cerca de Oslo,  se ve al malvado interpretado por Rami Malek cargando una ametralladora automática.

El caprichoso trazado de la Atlanterhavsveien dará una cuota adicional de acción.
El vertiginos trazado de la Atlanterhavsveien dará una cuota adicional de acción.

Y hay otra localización, vertiginosa como corresponde a la saga, que no aparece en el tráiler.

Se trata de Atlanterhavsveien, la carretera del Atlántico Norte, un trayecto de 8,3 kilómetros que salta de isla en isla hasta la ciudad de Averøy, donde seguramente se verán escenas de persecuciones filmadas desde el aire.

Islas Faroe

Este archipiélago de soberanía danesa, más exactamente la isla de Kalsoy, sirvió de escenario para varias secuencias.

Como en otras películas, los agrestes valles de Escocia son el escenario buscado para filmar escenas de acción en la última saga de James Bond

Uno de los picos de la isla de Kalsoy, en las Faroe. Foto: Andrew Mayovskyy
Uno de los picos de la isla de Kalsoy, en las Faroe. Foto: Andrew Mayovskyy

Su complicada orografía, con 13 picos y 11 valles, además de su agreste clima, la convierte en un destino remoto y solo habitado por 130 personas.

Escocia

Además de Jamaica, cada tanto en alguna película de James Bond aparecen los paisajes escoceses.

En la última entrega la acción se traslada a los montes Cairngorms, una cadena de picos glaciares que se elevan hasta los 1.300 metros y que asemejan a una meseta.

Una de las escenas filmadas en los caminos de los montes Cairngorms, en Escocia.
Una de las escenas filmadas en los caminos de los montes Cairngorms, en Escocia.

Los serpenteantes caminos fueron el escenario buscado para ver cómo un coche se despeña al vacío. ¿A quién pertenecerá? En noviembre lo sabremos.

a.
Ahora en portada