Fallece Alan Parker, el director de ‘El expreso de medianoche’ y ‘Fama’

El director de aclamados éxitos como 'El Expreso de Medianoche', 'Fama', 'Birdy' o 'El corazón del ángel', entre otros, ha fallecido a los 76 años

Alan Parker fue uno de los más respetados realizadores dentro del cine comercial de los años 80. Cuando Hollywood se enfocaba cada vez más al público infantil y/o adolescente, él siguió considerando al público como un adulto, aunque en sus orígenes trabajó mucho con niños. Siempre tuvo también una notable vena musical, que le valió tanto grandes éxitos como alguna polémica.

Hace poco lo comentaba con un amigo, El corazón del ángel (1987), aquel cautivador neonoir sobrenatural en el que Robert De Niro encarnaba al mismísimo diablo, que marcó a toda una generación. Mickey Rourke, entonces en la cima de su fama, era aquel veterano de guerra, detective de profesión, y traje maloliente que no sabía quién era en realidad. Entre los atractivos de la cinta estaba también la muy sexy Lisa Bonet.

Un director clave en los años 80

En los 80, Alan Parker era un tipo importante. Justo antes de El corazón del ángel había rodado Birdy (1984), premiada en Cannes, sobre dos veteranos de Vietnam: Uno, interpretado por Matthew Bodine, había regresado de la guerra tocado del ala, y soñaba con convertirse en pájaro, ante la desesperada mirada de su mejor amigo, al que daba vida Nicolas Cage. Acto seguido,  Parker estrenó Arde Misssissippi (1988), un clásico sobre las maldades del KKK en el sur de Estados Unidos con Gene Hackman y Willem Dafoe de agentes del FBI. Llegó entre las favoritas a los Oscar, pero sólo ganó Peter Biziou, el director de fotografía.

El expreso de medianoche (1978) es su obra más aclamada. Imagen: Columbia.

Antes de conquistar Hollywood, Sir Alan Parker, condecorado como tal en 1995, creció como un británico de clase trabajadora en Islington, cerca de Londres, y se labró un camino en el mundo de la publicidad, y después de profesionalizarse como director de anuncios firmó el guion de la maravillosa Melody (Waris Hussein, 1971), sobre una pareja de adolescentes que se daba a la fuga y se casaba en un descampado. Iba con canciones de los Bee-Gees antes de convertirse en los reyes de la pista de la discoteca. Una película finalmente muy influyente, que inspiró la celebrada Moonrise Kingdom, de Wes Anderson.

Se lanzó a la dirección con Bugsy Malone, nieto de Al Capone (1976), mezcla de musical y película de gánsters protagonizada por niños, que fue bien en Gran Bretaña, pero fracasó en Estados Unidos, antes de dar la campanada con El expreso de medianoche (1978), impresionante drama carcelario basado en el libro autobiográfico de Billy Hayes, que dio una idea al mundo de lo poco acogedoras que son las cárceles turcas. La película se llevó dos merecidos Oscar, uno por el guion adaptado que firmó Oliver Stone, con el que no se llevaba nada bien, y otro por la banda sonora sintética del gran Giorgio Moroder.

La fama cuesta…

Luego llegó la Fama (1980), literalmente y con la película homónima sobre una academia de triunfitos avant la lettre, que luego dio para una popular serie de televisión y cosechó otras dos estatuillas doradas de Hollywood, por la música y por la canción titular, que cantaba Irene Cara.

Su oído le llevó a dirigir una alucinante adaptación con grandes secuencias animadas de The Wall, el mítico álbum de Pink Floyd, en 1982, y a rodar Los Commitments, sobre una banda musical irlandesa a principios de los 90, que fue un éxito sonado. Pero también le arrastró a los brazos de Madonna, a la que dirigió en tres videoclips, pero sobre todo en Evita (1996), el biopic de Evita Perón, que causó mucha polémica en Argentina y recibió críticas bastante destructivas. Peter Travers, de Rolling Stone, por ejemplo, la definió como “un karaoke de 60 millones de dólares tratando de hacerse pasar por una película”.

Alan Parker no dirigía desde la notable La vida de David Gale (2003), protagonizada por el hoy depuesto Kevin Spacey, y tiene en su filmografía otros títulos como Bienvenido al paraíso (1990), El balneario de Battle Creek (1994) o Las cenizas de Ángela (1999).

a.
Ahora en portada