La película ‘El buen patrón’ peleará por un Óscar para España

‘El buen patrón’, de Fernando León de Aranoa, se impone a ‘Madres paralelas’ (Pedro Almodóvar) y ‘Mediterráneo’ (Marcel Barrena) y representará a España en la carrera por el Óscar

Será la segunda vez que Fernando León de Aranoa represente a España en la lucha por el Óscar. Lo hará con El buen patrón, la cinta protagonizada por Javier Bardem e inspirada en el mundo de las relaciones laborales, de las que dibuja una sátira.

‘El buen patrón’ se estrena en cines el 15 de octubre.

Será la segunda vez que Fernando León de Aranoa represente a España en la lucha por el Óscar. Lo hará con El buen patrón, la cinta protagonizada por Javier Bardem e inspirada en el mundo de las relaciones laborales, de las que dibuja una sátira.

Tras Los lunes al sol (2002) que no logró colarse entre las cinco nominadas a la categoría de mejor película en lengua no inglesa, la Academia de Cine ha escogido para para representar a España en la edición 94ª de los premios de Hollywood el último trabajo de León de Aranoa, que se presentó en el Festival de San Sebastián.

Estreno el 15 de octubre

A falta de dos semanas para llegar a las pantallas (será el 15 de octubre), El buen patrón logró imponerse a las otras dos películas preacandidatas para los Óscar: Mediterráneo, de Marcel Barrena, y Madres paralelas, de Pedro Almodóvar.

Los actores Irene Escolar y Ricardo Gómez han sido los encargados de anunciar el título seleccionado en un acto que también contó con el presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso.

La próxima ceremonia de los Óscar se celebrará en Los Ángeles el 27 de marzo de 2022.

Javier Bardem, en estado de gracia

Javier Bardem, ganador el mismo del Premio Óscar al Mejor Actor de reparto de 2007 por su papel de psicópata asesino No Country for Old Men (No es país para viejos), es el protagonista absoluto de la película que competirá en 2022 los Óscar representando a España.

Será la segunda vez que Fernando León de Aranoa represente a España en la lucha por el Óscar. Lo hará con El buen patrón, la cinta protagonizada por Javier Bardem e inspirada en el mundo de las relaciones laborales, de las que dibuja una sátira.
Irene Escolar y Ricardo Gomez han sido los encargados de desvelar qué película representará a España en los Óscar. Foto: EFE.

En ella encarna a Julio Blanco, un empresario abusador y egoísta, un personaje “difícil de defender, por las cosas que hacía”, explicó durante la presentación a al prensa de El buen patrón en el 69 Festival de cine de San Sebastián, “pero también admirable, por el morro que tiene”.

Bardem hablaba así del exitoso empresario “hecho a sí mismo” y que se siente algo así como padre y protector de sus empleados, aunque en realidad ni una cosa ni otra: realmente heredó la fábrica de su progenitor mientras se sobrepasa constantemente en relación a sus subordinados.

En el momento en el que el espectador lo conoce, está esperando la visita de una comisión que decide sobre un premio a la excelencia empresarial, el único que le falta. Al tiempo, uno de los empleados que ha sido despedido en un reajuste emprende una lucha en solitario y acampa frente a la fábrica rodeado de pancartas para pedir su readmisión.

Según Bardem, “enjuiciar al personaje no ayuda a la interpretación; tienes que empatizar y entender que tiene sus razones”.

Será la segunda vez que Fernando León de Aranoa represente a España en la lucha por el Óscar. Lo hará con El buen patrón, la cinta protagonizada por Javier Bardem e inspirada en el mundo de las relaciones laborales, de las que dibuja una sátira.
Bardem y León de Aranoa en el pasado Festival de San Sebastián. Foto. EFE.

León de Aranoa, por su parte, definió El buen patrón como “el reverso oscuro” de Los lunes al sol, aunque, en este caso, con una cierta carga de humor ácido, sarcástico a veces, pero muy divertido.

Humor y un ajuste de cuentas personal

“El humor es la mejor forma de acercarse casi a cualquier cosa (…) en mis películas siempre ha habido humor, pero es verdad que en esta película sentía la necesidad de no frenarlo como en otras; sentía era la mejor forma de mostrar ese paisaje del empleo tan deteriorado y tan jodido, porque tiene algo catártico y es una manera de vencerlo, de exorcizarlo”, explicaba.

De hecho, en una de las escenas más cómicas, donde el patrón lo pasa realmente mal, es una cena en la que se habla, entre otras cosas, de los subvencionados del cine: “No estaba en el guion, pero lo añadí, es un pequeño ajuste de cuentas personal” sobre un “tópico que llevamos muchos años escuchando, a ver si ya riéndonos un poco conseguimos explicarlo”.

La película, sin embargo, gira en torno a las relaciones verticales con el patrón y las horizontales entre compañeros. Y deja la puerta abierta al “riesgo de pasar la línea” que siente cualquiera en una situación de poder. “Todos llevamos un Blanco en potencia que pugna por salir”.

a.
Ahora en portada